Helado de turrón

Por | 26 Ene 07, 14:12

semifrioturron.jpg

Ingredientes:

-Una tableta de turrón blando.
-4 huevos
-3 cucharadas de azúcar
-una pizca de sal
-un tetrabrick de los pequeños de nata líquida para postre
-75 gramos de pistachos
-media tableta de chocolate negro
-una hoja de menta para decorar

Esta receta impresiona un poco, pero es sencillísima y está deliciosa. Viene a ser como el egg nog pero con turrón en lugar de whiskey y ron. Lo primero que tenéis que hacer es comprar unas varillas. Vale ya de batir con un tenedor. En los chinos este gran invento vale 0,60 euros. Se cogen 4 huevos, se separan las claras y las yemas, pasando la yema de una mitad de la cáscara de un huevo a la otra mitad, dejando caer la clara en un cuenco, y finalmente echando la yema en otro.

Se baten las yemas junto a 3 cucharadas soperas de azúcar en el bol más grande que encontréis; en otro cuenco las claras con una pizca de sal (sí, algunos postres llevan sal); y en un tercer cuenco un paquetito de nata líquida de la de postre (de nuevo, no confundir con la de cocinar). Las claras se dejan a punto de nieve y la nata, espesita.

Ahora se machaca una tableta de turrón con un tenedor, con un rodillo o como buenamente se os ocurra. Una vez bien machacado, se vierte sobre las yemas. Se va amalgamando (me encanta esta palabra) todo en el que resulta el mayor momento de pánico de toda la receta: comprobaréis que el turrón se queda atrapado dentro de las varillas. No pasa nada. Se van echando primero las claras mientras se sigue moviendo, y después la nata. Al mezclar todo esto ya va quedando una textura mucho más líquida y apetecible (este es el momento de probarlo si no aguantáis más).

A esta receta típica de helado de turrón, Jamie Oliver añade pistachos, y la verdad es que le va fenomenal. Se pelan unos 100 gramos de pistachos (aparte de la cáscara hay que quitar la piel aunque si no se puede en algunos, no pasa nada) y se vierten al final con todo lo demás.

Se echa toda la mezcla en el tupper más bonito que tengáis y se echa por encima media tableta de chocolate negro bien picada y troceada. Se mete en el congelador y a esperar. Es tan importante descongelar antes de servir como volver a congelar en cuanto os hayáis echado la cantidad que queráis. Decorar con una hoja de menta si tenéis visita.

La Tienda JNSP