La Casa Azul / La Revolución Sexual

-

- Publicidad -

La Casa Azul / La Revolución Sexual

270_ER-1131G.jpg Nosotros, como Silvia Niza, cuyo disco en solitario, por cierto, esperamos que exista, nos compramos esta semana dos discos: el de Uke y el de La Casa Azul, ambos con referencias a «la revolución sexual». A pesar de que estaba previsto que se editase el año pasado por estas fechas, no ha sido hasta ahora cuando hemos podido saber a qué suena lo nuevo de este grupo de cinco chicos de Guille Milkyway.

‘La Revolución Sexual’ sigue sonando a europop puro y duro, sobre todo con esos samples no acreditados guiños a ‘Ritmo de la noche’, Abba o ‘Living on a video’, ahora con sonidos también muy disco y j-pop, estilo que además protagoniza el diseño gráfico del álbum. Aunque, la verdad, Guille podría hacer post-rock, trip-hop, discos ibicencos, sevillanas o hardcore en el sentido jevi o bakala, porque con ese concepto de melodía, lo mismo nos iba a dar.

- Publicidad -

Las canciones (repetimos, C-A-N-C-I-O-N-E-S) son igual de efectivas y de pegadizas que las de ‘El Sonido Efervescente’ o las de ‘Tan simple como el amor’. En ellas, Guille sigue sorprendiendo con algunas de sus temáticas, como el fútbol («el momento más feliz es cuando el martes hay Champions y Deco se sale y aplasta a Mourinho en la semifinal», de ‘El momento más feliz’), el consumismo (‘Prefiero no’) o la adicción a determinados medicamentos (‘No más Myolastan’, que es un temazo aunque quizá se parezca demasiado a ‘Chicle cosmos’); pero cuando más nos gusta es, por supuesto, cuando nos habla de amor y de desamor: de las personas que te dieron motivos para pensar que sí, pero que a la hora de la verdad prefieren o preferirán a otros. Porque tanto a través de los momentos tristes (‘Chicos malos’) como de los alegres (‘El momento más feliz’), intuimos en Guille a un pobre chico al que no le han contestado muchos mails y sms. Como a nosotros. Y eso está incluso por encima de nuestro amor por el pop, ¿no?

- Publicidad -

Del amor por la música nace precisamente otra de las mejores canciones del disco, ‘Esta noche cantan para mí’, por la que pasan, como señalaron nuestros lectores, Blossom Dearie, Karen Carpenter, Dusty Springfield, Astrud Gilberto, Kirsty MacColl y Nina Simone. Otra enciclopedia musical a seguir, mientras algunos insensatos seguirán pensando que lo de La Casa Azul es súper fácil de hacer (???), a pesar de la tremenda complejidad de sus arreglos.

A ‘La Revolución Sexual’ puede ponérsele la pega de que termine empalagando o que, al principio, cueste distinguir unos temas de otros, como sucede cuando un estilo te es ajeno. Pero al final, como en el caso de Jens Lekman, cada pieza por separado alcanza la categoría de temazo, entre lo autoparódico y medio cómico (atención a la referencia a Chayanne) y lo terapéutico. «El tiempo pasará y poco a poco iré encontrando una salida». Farala y Supervago.

Calificación: 10/10. Le íbamos a poner un 8 pero sabemos que la canción más insospechada va a terminar siendo nuestra favorita, o sea que mejor un 10.
Temas destacados: ‘La revolución sexual’, ‘Esta noche sólo cantan para mí’, ‘El momento más feliz’
Te gustará si te gusta: el pop. Si no te gusta el pop, ¿qué haces aquí?
Escúchalo: en su MySpace
Enlaces relacionados: Entrevista a La Casa Azul

Lo más visto

No te pierdas