El nacimiento (¿y muerte?) del «witch-house»

Por | 12 Dic 10, 17:49

Un simpático artículo sobre los modernos en El País recientemente recordaba que cuando los medios hablan sobre una tendencia la aniquilan, impidiendo su desarrollo. El periodista musical y deportivo Paolo Hewitt decía que «a los chavales no les gusta verse reflejados en los periódicos, por lo que las subculturas, al menos para ellos, mueren en el momento en que son institucionalizadas por los medios. Al haber tanta prensa, se sacan a la luz pública movimientos que están en fase embrionaria y no se les permite desarrollarse». Con estas palabras podríamos considerar que el «witch-house» murió exactamente dos días después, cuando el periódico publicó un reportaje sobre el mismo. A pesar de que Pitchfork reconocía en su artículo de mayo que la mayoría de artistas vinculados a este género ni siquiera tenía en la calle un EP.


El «witch-house» sería una tenebrosa corriente del house, influida por Burial, The Knife, el chill-out de KLF y también por la ralentización del hip-hop del fallecido DJ Screw, conocida como «screw & chop», que ha derivado al término «drag-house», de «drag» («arrastrar», «rezagarse», incluso «hacerse pesado»). El que quizá sea el artista más interesante del movimiento, oOoOO, a pronunciar «oh», proyecto de Christopher Dexter Greenspan, reconocía en Pitchfork la existencia de un grupo de gente en diferentes partes del mundo, conectada más por internet que por una ciudad, que hacía algo que se conocía como «drag house».

En Playgroundmag Javier Blánquez ha aupado el «witch-house» como etiqueta más destacada de 2010, aunque en Rockdelux parece no haber calado tanto la denominación (aunque sí el sonido). En la interesante crítica de esta revista de ‘King Night’ de Salem (disco del mes), Juan Cervera escribe: «algunos lo llaman «witch house», una de las etiquetas más tontas y risibles de las surgidas últimamente en un mundo que parece no existir si no es convenientemente compartimentado y etiquetado. Flaco favor para una música que el primer tanto que tiene a su favor es, precisamente, el de escurrirse entre los dedos para ser catalogada». Sin embargo, Cervera reconoce que la música de Salem «embruja (oh: witch)» y se sirve para describir al grupo de alteraciones del sonido de Cocteau Twins, Burial, My Bloody Valentine, Crystal Castles… o Dennis Cooper. Finalmente, compara las sensaciones experimentadas al escuchar el disco con las vividas durante 2009 con el debut de The xx.

Precisamente Romy de The xx ha sido una de las más interesadas dentro del mundo del pop. A pesar de los ríos de tinta escritos sobre el asunto, es el 19 de diciembre cuando se publica el primer single del dúo Creep, formado en Brooklyn por dos Lauren: Dillard y Flax, siendo este último conocido por ser DJ de las giras de Fischerspooner. El tema se llama ‘Days’ y puede escucharse desde esta semana.

Dejando de lado la (medio) broma de que los medios acaben con la moda al hablar de ella, quizá el mayor inconveniente para la supervivencia a la larga del «witch-house» sea la disparidad de estilos que encontramos en los principales representantes. Aunque la tendencia hacia lo oscuro es un nexo común (como los nombres imposibles en casi todos los casos), hay grupos que suenan mucho más dubstep, mucho más house o mucho más hip-hop que otros. En un momento en que precisamente el dubstep está abriendo sus puertas al pop en supergrupos como Magnetic Man, no parece muy probable que White Ring o Sleep ∞ Over se queden estancados en un solo sonido, sino que con el tiempo evolucionen hacia diferentes (y conocidos) lugares. Aun así, es obvio que muchos de estos artistas son interesantes. Estos son algunos de ellos:

oOoOO, en activo desde 2008, ha publicado dos EP’s y un split con White Ring disponible en Spotify. Aquí apareció la turbulenta ‘Seaww’, aunque también cuenta con momentos más pop como ‘NoSummr4U’, con una estupenda línea vocal que casi podría haber sido un single de éxito. Como curiosidad, se animó a remezclar el tema ‘I Live For The Day’ para un tributo a Lindsay Lohan.

Sleep ∞ Over, trío de chicas de Austin, es de los que parece evolucionar del witch-house hacia el dreampop, como parecen avanzar sus últimos singles, ‘Outer Limits’ y ‘Your World Is Night’. Su música ha sido descrita «como si Beach House estuvieran en la tumba» o por The Guardian como la que Carrie, la de Brian de Palma, habría escuchado la noche de antes del clímax de la película. Junto a oOoOO, Creep y Salem quizá sean las que más futuro tengan.

White Ring son de Nueva York y llevan en activo desde 2005. El dúo formado por Bryan Kurkimilis y Kendra Malia justifica las comparaciones con Crystal Castles en las voces. No son tan salvajes sus sintetizadores herederos del sonido The Knife, pero sí sus gritos. Tienen dos singles, ‘Black Earth That Made Me’ y ‘Suffocation’, este último en Spotify, además del split con oOoOO.

Balam Acab es el proyecto de un muchacho de 19 años llamado Alec Koone. Este año ha publicado el EP ‘See Birds’, tema que tiene su versión «moon» y su versión «sun». Canciones como ‘Dream Out’ son un fiel reflejo de esa ralentización de los beats asociada al género y la misma portada lleva a los terrenos acuosos y oníricos de pistas como ‘Big Boy’.

LAKE R▲DIO es el también adolescente Caden Moore, miembro de Heavy Ghost. A través de su Bandcamp regala o vende a la voluntad dos EP’s llamados ‘Blair’ y ‘The Weather’, así como un largo, ‘Planet Earth About To Be Recycled’, que él mismo ha etiquetado como «witch-house».

Laurel Halo, cuyo verdadero nombre es Ann Arbor, es una muchacha de Michigan asentada en Brooklyn, entre cuyos méritos está haber realizado una remezcla para ‘Ready For The World‘ de How To Dress Well y otra para ‘Look’ de Sébastien Tellier. También ha sacado su propio material, como el 12″ de ‘King Felix’, que incluye cuatro temas y una remezcla, a destacar la pista ‘Embassy’.

///▲▲▲\\\, casi inencontrable en internet debido a su extraño nombre, es más reconocible (y pronunciable) con el nombre de Horse MacGyver, con el que ha editado ‘Void‘, donde aparecen incluidas muchas de sus canciones más míticas, de las más próximas al hip-hop (aunque con pocos beats por minuto, ya sabéis) de todo el movimiento.

†‡† se suma a la lista de nombres impronunciables. A través de Last.fm puede descargarse gratis un EP, cuya pista principal se llama ‘>>>>▲<<<<'. Como xix, podría ser uno de los proyectos que mejor definiría el sonido witch-house.

La Tienda JNSP