Día de la Música Heineken 2011: sábado

Por | 20 Jun 11, 19:26

Este fin de semana se ha celebrado la primera edición a lo grande del Día de la Música Heineken, después de que el festival haya tomado diversas formas durante los últimos años (alguna de ellas también tuvo lugar en el Matadero). El precio de los abonos, casi simbólico (24 euros), propició el llenazo total y la cita tiene que convertirse sí o sí en un clásico de la ciudad. El cartel es excelente, uno de los mejores que ha visto la capital, y la única pega que se pudo poner a la organización fueron las colas en los accesos cuando miles de personas se presentaron el sábado a última hora de la tarde a pesar de que había habido conciertos durante todo el día. Debido a que mucha gente se acercó al festival sólo para ver a Vetusta Morla, el concierto de estos tuvo que ser retrasado media hora. La no venta de alcohol de alta graduación (sólo se vendía cerveza) había sido cosa del ayuntamiento.


Solletico: Las chicas de Solletico (bueno y los chicos) ofrecieron uno de los conciertos más monos de la mañana, a pesar del calor enorme que hacía en el escenario Mercado Música Matadero, que propiciaba que la gente viera los shows más bien desde las sombras más cercanas, lejos del escenario en sí. Con un repertorio muy Elefant, entre lo épico de esa canción sobre la primavera (‘Las barbas del capitán’) y el humor en esa otra en la que hablan sobre el siglo XX, Solletico están llamados a ser los nuevos Nosoträsh. Grandes ganas de escuchar un disco largo y en mejores condiciones que su primer EP. Que alguien les fiche ya. Sebas.

Scala & Kolacny Brothers: Los hermanos Steven y Stijn con un coro de decenas de mujeres vestidas de videoclip de Robert Palmer actuaron en el Escenario Rockdelux, mucho más adecuado para su propuesta que el Escenario RTVE a pleno sol, donde repitieron el domingo. La banda se dedica a desnudar éxitos medio alternativos como ‘Creep’, ‘With Or Without You’, ‘The Beautiful People’ o ‘When Doves Cry’ y en Madrid se atrevieron también con el castellano en ‘Clandestino’ de Manu Chao y, de manera más sorprendente, con ‘Cumpleaños total’ de Los Planetas. Un concierto perfecto para ver en un festival de estas características, como curiosidad. Sebas.

Odio París: Odio París sufrieron un retraso de 45 minutos porque por lo visto nadie podía coincidir con Scala, pero les benefició el cambio, y al final dieron uno de los conciertos más concurridos de la mañana en el Escenario UFI. El quinteto defendió de nuevo sus excelentes canciones con bastante buen sonido, a pesar de algún problema aislado, y canciones como ‘Cuando nadie pone un disco’, ‘Ya no existes’, ‘Uno de noviembre’ o ‘Ahora sabes’, para terminar, sonaron tan potentes como en estudio. Tienen la gracia además de ser shoegazers de verdad: Óscar, Víctor y Álex al frente cantan, tocan y hacen coros mirando al suelo. Sebas.

Disco Las Palmeras: Si alguien había pensado que Odio París habían sonado demasiado alto, suponemos que ese alguien abandonaría la sala durante el concierto de Disco Las Palmeras, en el que más que en ningún otro punto, se repartieron tapones gratuitos. A pesar de que fueron muchos los que tuvieron que retirarse o apartarse de los altavoces (como sucedió a My Bloody Valentine en aquella edición madrileña del FIB donde coincidían con Mika), el volumen era el adecuado para su rabiosa propuesta que bebe de los sonidos más sucios del kraut y el punk. No faltó su hit ‘A los indecisos’ hacia la mitad del set. Sebas.

Reina Republicana: Dos grandes aciertos de JENESAISPOP: haber incluido a Reina Republicana entre los grupos nacionales a observar en 2011 y a su cantante Amaia entre las cantantes más guapas sobre la faz. Encantadora incluso más en directo que en estudio, Amaia cuenta con una bonita voz cada vez con más personalidad y un repertorio que ya vamos adivinando que va a dar lugar a un gran disco. Las melodías parecen excelentes, las canciones se diferencian entre sí desde la primera escucha gracias a sus diversos matices entre lo popi y el noise y ‘Clonidina’ o ‘La reina’, para cerrar, no pierden nada en sus interpretaciones en directo. Imposible no mover los pies viendo cómo se entrega Israel. Sebas.

Ellos: Por fin pudimos ver el anunciadísimo show de Ellos con cuarteto de cuerdas. Una opción que, sin lugar a dudas, venía de perlas a ‘Cardiopatía severa’, su último álbum, en el que la Orquesta de Bulgaria tenía un lugar preferente. Así, el concierto de los madrileños se quedó un poco cojo para aquellos que iban buscando su faceta electrónico-festiva, pero fue una oportunidad para ver a otros Ellos. La aportación del cuarteto de cuerdas era necesaria en ‘Hasta el final’ o ‘Lo nuestro’, aunque no siempre sonaron tan alto como hubiéramos deseado. En realidad, brilló más el piano, otro instrumento que no suele estar presente en sus conciertos y que en esta ocasión se escuchó mejor que nunca, dando a las canciones más cuerpo. El grupo también recuperó éxitos antiguos como ‘Lo dejas o lo tomas’ o ‘En tu lista’, aunque se echó de menos ‘Diferentes’ y sobre todo que el concierto fuera un poco más largo. Farala.

Sam Amidon: El de Vermont salió al escenario Rockdelux con bastantes más ganas de hablar que de cantar, y así pasó gran parte de su show tocando temas como bailar y estar borracho o mirarle a los ojos a un hermano pequeño (al suyo dijo admirar mucho). En cierto modo, la concepción de su show intimista en este auditorio de conciertos para ver sentado se prestaba un poco a este tipo de conexión entre el artista y el público, al que pidió que cantase el estribillo de ‘Relief’, una versión de R. Kelly incluida en ‘I See The Sign’ y que sí, lo habéis adivinado: suena mejor cuanta menos instrumentación y floritura tiene. Farala.

PS I Love You
: El curioso dúo formado por Paul Saulnier y Benjamin Nelson, pese a lo reducido de su formación, es capaz de hacer un rock bastante ruidoso, con una faceta melódica que muchas veces viene por parte de la guitarra de Saulnier, un virtuoso que, por su aspecto, parece haber sido rechazado de una banda heavy y está vengándose con su proyecto. Siendo uno de los primeros en abrir la tanda de la tarde del sábado, llamaron bastante la atención con las canciones de su buen debut, ‘Meet Me At The Muster Station’ (2010), como ‘Butterflies & Boners’, ‘Get Over’ o su laureado single ‘Facelove’. quietmansmiling.

Anna Calvi: Anna Calvi fue una de las cantantes con más carisma que pasó por el Escenario RTVE, lo cual tiene mucho mérito si recordamos que sólo tiene un disco y desde luego todavía no cuenta con un hit claro. Vestida con pantalón negro a pesar de tener todo el sol del país en la cara, mostró lo buena guitarrista y cantante que es, en temas como ‘Jezebel’. Su concierto arrancó con un gran solo de guitarra, pero no sólo dio vueltas alrededor del rock, sino que a veces se movió cerca de los ritmos veraniegos más crudos, como si Anna fuera una versión femenina de Chris Isaak. Ella puede desaparecer del panorama indie ahogada por mil y una comparaciones con PJ Harvey, pero su interpretación al final de la versión de ‘Surrender’ será difícil de olvidar. Sebas.

Algora: El escenario UFI se quedaba un poco corto en sonido durante algunos conciertos y sobre todo en espacio, quedándose pequeño en los conciertos sobre todo de la tarde. Fue ‘Galimatías’, el último disco de Algora, el que tuvo más presencia en este show, aunque Víctor también se arrancó a cantar canciones más personales como ‘David’ o incluso su hitazo, ‘Paraaguas’, que casi nos quedamos sin escuchar porque alguien pensó que el concierto había terminado antes de tiempo y puso música a todo trapo. Farala.

Lüger
: ‘Concrete Light’ es la prueba de que Lüger han sabido dar continuidad a su propuesta tras la marcha de Diego Veiga. La voz principal ahora corre por cuenta de Daniel Fernández, su bajista, y con la llegada de Edu García a la guitarra, el impactante directo que venían ofreciendo queda intacto. Su segundo LP, recién salido del horno, confirma que la psicodelia kraut con la que se dieron a conocer sigue muy presente, a juzgar por temas como ‘Monkeys Everywhere’, ‘Dracula’s Chauffeur Wants More’ o ‘Hot Stuff’ (ideal para el escenario/sauna ¡Madrid!), las cuales sonaron junto a otras de su debut, como ‘Swastika Sweetheart’ o ‘La Fin Absolue Du Monde’. Un pasado reciente que ahora se ve renovado, y de qué manera. quietmansmiling.

Toro y Moi: Parecía poco probable que Chaz pudiera transmitir toda la palestra de colores de su música a tan temprana hora de la tarde (también le habían programado a una hora similar un par de días antes en el Sónar), pero sí lo consiguió. El Escenario Entradas.com se convirtió en una fiesta bastante funky (ahí está ‘Still Sound’) donde cerrar los ojos y bailar al ritmo de sus canciones. Sus últimos temas de krautpop en directo suenan tan naturales que parecen venir de la improvisación aunque situado al lado izquierdo del escenario, mientras en el centro y derecha le acompañan un batería, guitarra y bajo, Chaz parece tener todo muy atado. Fantástica definitivamente la comunión de las ideas provenientes de su primer disco con las del segundo. Sebas.

The Pains of Being Pure At Heart: Con su flamante ‘Belong’ bajo el brazo, uno de los grupos más queridos por estas tierras volvió a pisar suelo español por enésima vez, en esta ocasión con el reto de comprobar si sus nuevas canciones aguantan el tipo en directo frente a las de su estupendo debut. Tal vez porque el sol pegaba fuerte y les daba de lleno (o por una presumible afonía de Kip), estuvieron un poco faltos de garra, pero gustaron igualmente, porque es difícil que suenen ‘Belong’, ‘Heaven’s Gonna Happen Now’, ‘Heart In Your Heartbreak’, junto a ‘Come Saturday’, ‘This Love Is Fucking Right!’ y ‘Stay Alive’, y no le entren a uno ganas de mover el esqueleto. quietmansmiling.

Wild Beasts: No me cansaré de decir que por las características que está adquiriendo su música con sus últimos lanzamientos, el concierto de Wild Beasts encajaba mejor en el escenario Rockdelux, para poder sentarse y apreciar en mejores condiciones las sinuosas y etéreas cadencias de la banda de Hayden Thorpe. Pero tal vez tampoco era tan mala idea ponerlos al aire libre, ya que la cantidad de público que quería verlos era más que considerable. Además, sus dos primeros álbumes cuentan con bastantes temas bailables, equilibrando la balanza de este modo. Según se acercaba la noche, el cuarteto de Kendal salió a escena, y encandiló a los presentes con preciosas composiciones como ‘Loop The Loop’, ‘Bed Of Nails’, ‘Plaything’ o ‘Albatross’, pertenecientes a ‘Smother’ (2011), su último LP, y otras como ‘We Still Got The Taste Dancin’ On Our Tongues’ o ‘All The King’s Men’, de ‘Two Dancers’ (2009), probando así que toquen donde toquen, van a ser exitosos. quietmansmiling.

Vetusta Morla: El gran concierto del sábado, al menos grande en cuanto a asistencia, fue el de Vetusta Morla. Tanta gente fue de propio para ver a los de Tres Cantos que su actuación se tuvo que retrasar media hora para que nadie se perdiera el comienzo. Aunque no despiertan muchas simpatías entre los más indies de la escena, algo que es irrefutable es su directo, capaz de convencer al más escéptico. Las canciones que de por sí son grandes en el estudio, sobre el escenario se transforman en gigantes, gracias a la arrolladora fuerza de la voz de Pucho y de la maestría del resto de músicos. Así, con el savoir faire de quien lleva más de una década en esto, dividieron su set entre ‘Mapas’ (2011), destacando ‘Los Días Raros’, ‘En El Río’, ‘Lo Que Te Hace Grande’ y ‘Baldosas Amarillas’, y ‘Un Día En El Mundo (2008), del cual no faltaron ‘Copenhague’, ‘Valiente’ o ‘Sálvese Quien Pueda’. Le pese a quien le pese, nunca pasan desapercibidos. quietmansmiling.

Crystal Fighters: Aunque a muchos les gusta simplemente desprestigiar a los ¿navarros? por varios motivos, ya sea porque salen hechos un cuadro al escenario, porque utilizan mal una txalaparta o porque suelen tender al exceso en todas sus formas, el sábado quedó claro que son capaces de poner a bailar a cualquiera, incluso a aquellos que han sido tan criticados porque solo habían ido al Día de la Música para ver el concierto de Vetusta Morla. A pesar de la espera propiciada por el retraso del concierto anterior, al final el público se animó a bailar los mejores cortes de ‘Star Of Love’, donde destacaron, por encima de todos los demás, ‘Plage’, ‘At Home’ y ‘Xtatic Truth’ para cerrar el día. Y un último apunte: hay que ver cómo se nota cuando una banda se lo está pasando bien en el escenario. Farala.

Fotos: Heinekenpro.

La Tienda JNSP