Life Is A Losing Game

Por | 25 Jul 11, 12:35

Sí, el juego de palabras es bastante burdo y profundamente absurdo, pero no por ello deja de ser menos realidad. La vida es un juego que tenemos perdido de antemano, y aun así, decidimos jugarlo como buenamente podemos, con más aciertos o con menos. Pero todos, antes o después, vamos a encontrarnos ante un final común, inevitable, irrevocable. No podemos hacer nada para cambiarlo. Sin embargo, cuando ese final llega a un ser cercano, siempre nos parece injusto. Y si encima es incluso más joven que nosotros, y aunque no lo conozcamos de nada, nos lo parece todavía más.


Hace unos días encontraba inmerso en una discusión por Twitter discutiendo la actuación de Amy en Belgrado. Cual abogado del diablo, reconocí que si yo tuviese que enfrentarme, casi diariamente, a un disco tan jodido como ‘Back To Black‘, probablemente hubiese tenido los mismos problemas de Amy. Las letras de las diez (u once, según la edición) canciones de este disco llevan su firma, y son en gran parte autobiográficas. Casi todas destilan rabia, dolor, dramatismo, pena y la historia de varios amores enfermizos, ya sea por las drogas, los hombres o ese mal llamado “vivir intensamente” que ha llevado a Amy a esta situación.

Ahora Amy se ha marchado. Y muchos, egoístamente, nos estamos lamentando por no haber estado presentes en su concierto del FIB de 2007, o por no haber comprado una entrada para el Rock In Rio madrileño cuando tuvimos oportunidad. Siempre pensamos que habrá más ocasiones, que con el éxito que estaba cosechando en nuestro país, volvería pronto. Craso error. Ya nunca podremos ver a esa cantante que, según llegaba al escenario, se desnudaba. Y, como bien se aprecia en los vídeos de Youtube, su inseguridad iba creciendo a medida que transcurrían sus canciones, recuerdos fugaces de momentos que marcan, que marcan tanto que pueden llevarte a la autodestrucción.

Junto a nosotros quedan varias copias de sus discos, copias que nunca sustituirán a la original, y que ahora nos vemos forzados a escuchar compulsivamente, mientras un torrente de agua se agolpa sobre nuestros lagrimales y nos vemos forzados a gritar a pleno pulmón “we only said goodbye with words, I died a hundred times. You go back to her, and I go back to black”.

Tanta parafernalia podría resultar excesiva teniendo en cuenta que Amy Winehouse no es ni ha sido la intérprete más talentosa del panorama del jazz o del soul. Basta con echar la vista atrás y recordar el trabajo de Aretha Franklin, Diana Ross, France Ballard, Nina Simone, Ella Fitzgerald o Billie Holiday. Cualquiera de ellas podrían arrebatarle la corona a la Wino sin despeinarse. Pero sin lugar a dudas, Amy es quien supo actualizar el sonido del soul, y adaptarlo a las desestructuradas relaciones sentimentales del siglo XXI, escribiendo versos como “he left no time to regret, kept his dick wet”, y resultando infinitamente más fresca y espontánea que todas esas copias posteriores que vendieron una absurda imagen de niñas buenas y que -por lo general- nunca pasarán a la historia con un disco como el ‘Back To Black’, perfecto de principio a fin.

Pero si hay algo que ahora nos entristece es ver que las supuestas recuperaciones de Amy no eran tal. Y que, por mucho que nos fastidie, nadie o casi nadie de su entorno hizo nada a tiempo para conseguir que Amy pudiese escapar del terrible infierno que son las adicciones. O quizá jamás se dejó ayudar (sus padres pidieron varias veces a la gente que dejara de alimentar el mito porque de lo contrario, su hija moriría). Por suerte, yo nunca recordaré a Amy por sus apariciones en la prensa sensacionalista, sus borracheras, sus idas y venidas, sus escarceos con las drogas o sus relaciones sentimentales. Cada vez que quiera recordarla, simplemente volveré a poner su disco cumbre, a disfrutarlo como el primer día y a escuchar a la propia Amy decirme que vivió su vida como supo y como pudo. Probablemente eso es mejor que las mil páginas que van, vamos a dedicarle los medios de comunicación de aquí a finales de semana. Adiós Amy, te echaremos de menos. Mucho.

Etiquetas:
  • JosefK

    Gracias :)

  • jarl

    ¿neceditáis subir las visitas y por eso os marcáis toda la pagina llena de amy? Si seguro que alguno de vosotros solo habían escuchado el back to black y de ahi las 2 o 3 mas famosas del cd… pf

  • edupremia

    Gracias + 10000

  • afterhours

    De verdad que hay gente muy pesada y muy negativa. Gracias Sebas y Farala por estos maravillosos y sentidos artículos. Gracias Amy.

  • @jarl: estamos haciendo un homenaje, tal y como hicimos cuando murió Michael Jackson. Para nosotros, Amy era un icono de la música, alguien a quien admirábamos profundamente: siempre, siempre ha tenido un espacio en esta página. Su último disco fue nuestro número 4 en la lista de los discos de la década. Así que, como poco, me parece que acabas de escribir un comentario muy fuera de lugar.

    Y si quieres saber cuántas veces hemos escuchado a Amy, siempre puedes pasarte por nuestros Lastfm. Y ahí compruebas.

  • Laleche

    ¿Icono de la música? Yo no la consideraría como tal. No le ha dado tiempo a tanto. Si que era una potencial leyenda, pero se quedó en “intento de”. Hizo dos buenos álbumes, que no brillantes, pero su talento vocal era indudable.

    Estoy cansada del “cantante mito” que se mete de todo y muere joven y de repente se convierte en un icono. No, no es un icono. En absoluto. Para mi iconos son los Rolling, los Beatles, Bruce Springteen, James Brown o Raphael, si te pones, que llevan tropecientos años en la música y ahí siguen o ahí estuvieron hasta que murieron de viejos. Esos si son iconos, con una larga y respetable tryectoria dedicada a la música. Supervivientes de las malas rachas que pudieran pasar. Pero alguien que ha muerto por culpa de sus propias negligencias y del pasotismo de los de al lado no se convierte en un icono. Dejemos que Amy descanse en paz, ya nunca sabremos de lo que podría haber sido capaz musicalmente.

  • yeah

    graccie.

  • malo

    Hizo dos buenos álbumes brillantes. Solo por eso vale por mito, no es la cantidad de discos y años pasados, sino la calidad.
    Otros ven color en Raphael o la Gaga. País de ciegos.

  • Zac

    Que se discuta la brillantez de Frank y sobre todo de Back to Black me irrita. Y muy probablemente viene de gente que no se a dignado a escucharlo entero. Enfín, sólo el tiempo dirá si se convierte en mito, pero desde luego icono de la música contemporánea es indiscutible.

    Y totalmente fuera de lugar, pero podríais encabezar algun otro artículo con esta foto, que me parece que sale guapísima, y eso.
    http://userserve-ak.last.fm/serve/500/4492748/Amy+Winehouse+back+to+black+promo+photo.jpg

  • Qué foto más guay, Zac :_) Gracias!

  • Muy bonito, Farala, pero a a mí se me hace y se me hará imposible recordar a Amy solo como aquella gran artista de soul que compuso un disco precioso. Su adicción a las drogas y al alcohol es parte de su marca por mucho que nos pese, en el momento que oyes frases dentro de su obra maestra como “it’s got me addicted, more than any dick did”, u observas en la portada del álbum a una Amy decaída, sentada en una silla con unas piernas esqueléticas y llena de tatuajes. Amy era más que una maravillosa intérprete, era una enferma en cuyo legado inmortalizó su depresión, por eso no se puede escuchar ‘Back to black’ tratando de ignorar lo que fue Amy. El propio disco ya te está hablando de ello, Amy ya te está contando que es una chica mala que bebe, se droga y sufre desamor. Ese álbum no es solo un gran disco de soul, es el testamento de una adicta, y ahí está el valor de la obra más allá de las grandes melodías y la perfecta producción.

  • Algo en la garganta.

  • Diego

    Descubrí a Amy Winehouse en jenesaispop, y os doy las gracias por ello.
    En ese artículo supervago escribió:
    “Pocas veces la decadencia ha sido tan adictiva y hermosa.”

  • Toojumpy

    Ahora guardo como oro en paño mi cd de Amy traido en el 2007 de Canada.

    Lo dicho, una joya el disco y ella. RIP

  • Neoxma

    Pues yo llevo desde el sábado con nudo en la garganta, y cada vez que escucho “love is a losing game” o “back to black” algo me recorre por el cuerpo. Incluso, egoístamente, pienso que he perdido la oportunidad de escuchar canciones maravillosas que ella descubriría. D.E.P

  • Hoy me he puesto a llorar en el metro al leer el Evening Standard. Supongo que me pasaba como a Amy, creía que era invencible y estas cosas sólo le pasan a otros.
    Una pena. A pesar de todos sus demonios creo que solo se hizo daño a ella misma.

  • humbert

    Bueno, lo de la muerte y el final es peor aún conceptualmente de como lo solemos enfocar , por autoprotección ante el abismo, la nada y el absurdo existencial.
    Quiero decir que no es que “al final” te espera la muerte, sino que te mueres y ese es el final, aunque no estés al final de nada, ni al principio ni aunque no sepas ni donde estás.

  • jordán

    “[…]nos vemos forzados a gritar a pleno pulmón “we only said goodbye with words, I died a hundred times. You go back to her, and I go back to black”.”

    pero qué cierto. Amy, Amy, Amy…

Send this to a friend