Sun Kil Moon / Among The Leaves

Por | 08 Ago 12, 16:39

Sun Kil Moon es un boxeador surcoreano de peso gallo (inferior al peso pluma). Este nombre fue el que Mark Kozelek escogió para otro de sus proyectos musicales y no es para nada casual, porque Sun Kil Moon suenan leves y, en su quinto largo, reafirman su pasión por el perfeccionismo, una práctica que Kozelek ha llevado a cabo desde 1989. Su primer grupo, Red House Painters, fue pionero en el movimiento sadcore. ‘Old Ramon’, (Sub Pop, 2001), su último álbum como banda, fue grabado en 1998 y por diferentes fusiones en las discográficas de la época, Red House Painters se quedaron sin contrato y sin sello donde lanzar. Agotado por la situación, Mark Kozelek se dedicó a editar EPs bajo su propio nombre y ya en 2003 apareció ‘Ghosts of the Great Highway‘, el debut de Sun Kil Moon, una formación que cuenta con dos ex Red House Painters: Anthony Koutsos en estudio y Jerry Vessel en directo.

‘Among The Leaves’ (Caldo Verde Records, 2012) no es muy novedoso si se ha seguido la carrera del cantautor de Ohio. En él prevalecen los sonidos lentos y la guitarra sigue siendo imprescindible. Se trata de un relato autobiográfico en forma de álbum, el más asequible hasta la fecha, y que representa la madurez de un artista que lleva más de 20 años en la órbita musical. Son muy pocas las canciones que están acompañadas de otros instrumentos, principalmente son su guitarra y su voz los que cuentan 17 historias distintas en hora y media, historias muy relacionadas con la música.

Aquel Kozelec melancólico de ‘Admiral Fell Promises’ o ‘April’ es sustituido por alguien más ácido y mordaz, hasta consigo mismo. Alguien que canta temas de una sinceridad casi sonrojante como en ‘That Bird has a Broken Wing’ cuando, escondido detrás del sonido inofensivo de la guitarra, le reconoce a su pareja que le fue infiel y que además volvió de una gira con una ETS. ‘Sunshine in Chicago‘ tiene un verso revelador: “Mi banda tocaba aquí en los noventa y teníamos unas fans preciosas, ahora solo firmo posters a tíos en zapatillas”. ‘I Know It’s Pathetic But That Was The Greatest Night Of My Life’ tiene un título muy largo y dura unos escasos dos minutos, es la canción que abre el disco y es la historia de un affair con una fan. ‘Track Number 8’ es un tema acústico que habla sobre los dolores de cabeza que trae componer y ‘Elaine’ es, quizás, la canción más llamativa de las 17 que componen el disco, ya que en cinco minutos se desgranan hasta tres canciones con una misma temática: una joven que abusó de los estupefacientes.

El denominador común de ‘Among The Leaves’ es el desprecio que Mark siente por las giras y viajes largos (‘UK Blues’, ‘UK Blues 2’), el cansancio por tantos años en el mundo de la música y quizá la espina de haber tenido éxito un éxito muy moderado y en un núcleo muy concreto. ‘The Moderately Talented Yet Not So Attractive Middle Aged Man’ nos lleva a entender que él sería ese “hombre no muy atractivo de mediana edad” y, precisamente, esta imagen a medio camino entre perdedor y músico exitoso es lo que hace que uno se familiarice tan rápido con el álbum.

Calificación: 7,8/10
Lo mejor: ‘Elaine’, ‘Track Number 8’, ‘UK Blues’
Te gustará si te gusta: Red House Painters, Neil Halstead, Damien Jurado
Escúchalo: Spotify

  • Holden Caulfield

    Me parece un poco más flojo que los discos anteriores, pero aun así admiro profundamente a Mark Kozelek. Lo vi hace un par de años en el Heliogàbal de Barcelona y me maravilló.

Send this to a friend