Mac Demarco / 2

-

- Publicidad -

Mac Demarco / 2

Los punteos de las canciones del primer largo de Mac Demarco, llamado ‘2’ quizá porque en la primavera de este año ya editaba el EP ‘Rock and Roll Nightclub’, que parecía un disco completo, son los perfectos para que un fan muy fan de Pavement, Jeremy Jay o Jonathan Richman -del que no se cansa de declararse seguidor- pase escuchando su disco en bucle un domingo al atardecer. Ese es el gran secreto de canciones como ‘Freaking Out The Neighbourhood’ o ‘The Stars Keep On Calling My Name’, que además con su letra «cariño, te llevaré donde vaya, simplemente me quiero ir», nos traslada al pop cincuentero de autocoche más naíf.

El cantautor canadiense, que además de haber sido parte de bandas como Makeout Videotape, se ha prestado a realizar experimentos médicos por dinero y ha grabado este disco en calzoncillos, ha seducido a gran parte de la crítica internacional por sus composiciones costumbristas y espontáneas, de vez en cuando salpicadas de alguna sorpresa como ese ‘Cooking Up Something Good’, que parece un tranquilo retrato familiar de papi y mami, pero esconde algo en el sótano. Sin embargo, ‘2’ termina resintiéndose de su excesiva sencillez y repetición, algo que te queda claro al llegar a un instrumental tan gratuito como ‘Boe Zaah’.

- Publicidad -

Cuando has escuchado las perversas rimas de Hunx & His Punx, llenas de referencias sexuales (él habría hecho algo mucho más divertido con ‘Annie’), o las estupendas de Adam Green en el inolvidable ‘Friends of Mine‘, inesperadas, chocantes, políticamente incorrectas, corruptas y mutiladas, las canciones de Demarco resultan demasiado blandas y predecibles. La ironía hay que adivinarla más que nada en su tono de voz, porque sus letras tienden a ser de las que riman «town» con «down» y «find» con «mind».

Hay una canción llamada ‘Ode to Viceroy’, dedicada a su marca de tabaco favorita, que contiene frases como «te fumaré hasta que me muera», y termina con el sonido de sí mismo encendiendo un cigarrillo y después tosiendo. ¿Esa es toda su capacidad de autoparodia? ¿Ese es todo su sentido del humor? El ‘Yo fumo’ de Bebe, la peor canción de todo su último disco, sonaba bastante más carismática… O por lo menos irritaba. No obstante, si algo salva este ‘2’ del suspenso es la aullada ‘Still Together’, que se agradece mucho como final, dando pie a seguir dando oportunidades al disco ad nauseam y permitiendo suponer, en este caso sí, un directo divertidillo.

- Publicidad -

Calificación: 6/10
Lo mejor: ‘Still Together’, ‘The Stars Keep On Calling My Name’, ‘Cooking Up Something Good’
Te gustará si te gusta: mucho Jeremy Jay, las letras de Best Coast
Escúchalo: Youtube

Lo más visto

No te pierdas