Quantcast

Gasca / Suerte

-

- Publicidad -

Gasca / Suerte

Con el cambio de siglo numerosas formaciones editaban discos en sellos independientes nacionales, sobre todo en Elefant y Jabalina, aparentemente influidas por el «sleeper» en que se había convertido ‘Un soplo en el corazón’ de Family. En 2003, de hecho, se publicaba un disco de homenaje en Rockdelux en el que participaban Niza, La Monja Enana, Apenino o Astrud (aunque estos últimos no tan entusiasmados). En aquella corriente de nuevo electropop estaban proyectos olvidados como Dar Ful Ful o Gasca, que ya en aquel momento afirmaban no haber escuchado nunca a Family pero sí por supuesto a algunos de los grupos de los que habían tomado ideas, como New Order (la fuerte presencia del bajo), OMD o Human League.

‘Suerte’, el segundo disco de este proyecto liderado por Carlos Andreu en el que permanece Óscar Roc y también como colaborador su «vecino» David Rodríguez (La Estrella de David, BEEF, La Bien Querida), en este caso como productor y músico, llega 12 años después de ‘Telescopio’. Como si este fuera más o menos el tiempo que ha de pasar para que una propuesta musical pase a ser reivindicable en lugar de repetitiva o caduca, en sintonía con otros proyectos desarrollados en los últimos años como Los Lagos de Hinault o Comando Suzie, este nuevo álbum vuelve donde lo dejaron canciones de encanto tan palpable como ‘Nunca vas a volver’. Es inevitable vincular la nostalgia que desprenden temas como el single ‘Verano del 95’ («Yo busco algo de calor, porque a pesar de este sol abrasador, con el espíritu helado estoy»), o esas referencias a viajes y países (‘Sahara’) con el grupo de Javier Aramburu, pero atentiendo a la gravedad de la voz y a sus letras, es difícil no pensar también en grandes románticos precedentes y ya universales como Serge Gainsbourg.

- Publicidad -

Aunque quizá al álbum le falte un gancho claro para esas nuevas generaciones que a duras penas sepan de qué llevo hablando un par de minutos, ‘Suerte’ es un buen compendio de buenas melodías arregladas con tanta variedad como aquel debut, sin que nada suene fuera de lugar, algo a lo que contribuye la voz de Andreu y la de sus invitadas. Suzette abre haciendo coros en esa fantástica canción superviviente llamada ‘Hemos pensado en irnos’, pero esta podría haber sido perfectamente entonada también por Ana de La Bien Querida, que aparece en ‘Abre el telón’. ‘Castilla’ entusiasma por los evocadores teclados con los que da comienzo y ‘Desaparecer’ logra el mismo efecto con su delicioso riff de guitarra y su delicada percusión.

La mandolina y el banjo de Pigmy en ‘Hazme un guiño’ o las guitarras eléctricas que van emergiendo en ‘Sahara’ hasta desmelenarse en la balada minimalista ‘No me vas a reconocer’ y sobre todo la final ‘Eres tan así’, construyen un disco elegante y centrado, en el que destacan pistas como ‘Un siglo más’, con una madurez calmada pero escalofriante que recuerda a las últimas composiciones presentadas por Kikí d’akí.

- Publicidad -

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Verano del 95’, ‘Un siglo más’, ‘Hemos pensado en irnos’, ‘No me vas a reconocer’
Te gustará si te gustan: Carlos Berlanga, Gainsbourg y (lo sentimos) Family
Escúchalo: Deezer

Lo más visto

No te pierdas