Quantcast

‘Dallas Buyers Club’: un Erin Brockovich tejano

-

- Publicidad -

‘Dallas Buyers Club’: un Erin Brockovich tejano

Dallas-Buyers-ClubRepasar la filmografía de Matthew McConaughey durante la primera década del siglo XXI da más pena que la carrera de Paz Vega y Jordi Mollà en Hollywood. Que el protagonista de grandes bodrios del nuevo milenio como ‘Tiptoes’ (2003), ‘Sahara’ (2005), ‘Novia por contrato’ (2006) o ‘Como locos… a por el oro’ (2008), sea también el abyecto policía de la sórdida ‘Killer Joe’ (2011), el conmovedor forajido de la fabulosa ‘Mud’ (2013), el irresistible maestro de “el lobo de Wall Street” o el policía existencialista de la indispensable ‘True Detective’ (2014), resulta más sorprendente que la desaparición del avión malayo. Su caso es tan extraordinario que se ha creado un neologismo para definirlo: “McConaissance”.

Después de ganar el Oscar por ‘Dallas Buyers Club’, la “McConaissance” puede considerarse finalizada. Para ello el actor ha tenido que pagar el peaje estipulado: ponte a dieta (adelgazó veintiún kilos), elige una historia dramática y con trasfondo social basada en hechos reales (la lucha contra las instituciones de un enfermo terminal de sida) e interpreta a un personaje de pasado reprobable pero futuro redimible (Ron Woodroof, un cowboy de rodeo tejano, drogadicto, homófobo y mujeriego).

- Publicidad -

Pero vamos a ser justos. Si alguien responde a ese perfil, al del actor encantado de verse “irreconocible” y explotarlo a conciencia, es su compañero de reparto Jared Leto. Desde meses antes del estreno de la película todos habíamos visto las “impactantes” fotografías que Terry Richardson le había hecho. Todo un presagio para lo que nos esperaba en ‘Dallas Buyers Club’: una interpretación tan llamativa como exhibicionista; perfecta, eso sí, para ganar un Oscar como actor secundario (como ya había hecho Christian Bale en ‘The Fighter’).

Por el contrario, McConaughey no basa toda su interpretación en el “disfraz”. El actor que más veces ha salido sin camiseta en el cine después de Tarzán no aprovecha aquí la ocasión para marcar costillas, para exhibir su sacrificio anatómico. Lo que luce –resplandece- es talento interpretativo. El siempre interesante Jean-Marc Vallée (‘C.R.A.Z.Y.’, ‘Café de Flore’) debuta en Estados Unidos poniéndose, de forma inteligente, a los pies del actor. Y como él, tampoco se quita la camiseta. Presume con elegancia de elipsis para, salvo contadas excepciones, no caer en la pornografía sentimental.

- Publicidad -

Hasta ver ‘Dallas Buyers Club’ pensaba que este año el Oscar no se le podía escapar a DiCaprio, que no había habido ningún actor capaz de llevar el peso dramático de una película como lo había hecho él en ‘El lobo de Wall Street’, que ninguna interpretación había sido tan decisiva para el éxito artístico de un filme como la suya. Me equivocaba. McConaughey -explosivo, incombustible, simpático, despreciable, trágico, conmovedor- es la película. 7,5.

Lo más visto

No te pierdas