Mucho / Pidiendo en las puertas del infierno

-

- Publicidad -

Mucho / Pidiendo en las puertas del infierno

mucho-pidiendo¿Son estos los mismos Mucho de ‘El apocalipsis según Mucho‘? ¿Tanto les ha influido para bien ejercer de músicos en la excelente gira de Zahara y tocar palos como ‘Oh, salvaje’? El grupo surgido de las cenizas de Sunday Drivers y Underwater Tea Party pega un salto mortal dejando de lado las sonoridades americanas y el protagonismo de las guitarras en favor de un pop sintético y un «French touch» que podríamos asociar a los Daft Punk del segundo disco o a los Phoenix más eficientes. Porque el disco puede abrirse con esa pesadilla de sudores fríos que cita a Jesucristo, Supermán y Maradona de ‘El león de tres cabezas’, cuyos primeros compases suenan a los Coldplay de ‘The Scientist’. Pero segundos más tarde se imponen los sintes y las programaciones, que en el cúmulo de tragedias en un mal día de ‘Fue’, les vincula con unos Stereolab más pop, es decir, con Ladytron.

Aún cuentan con letras un tanto rococó, con alguna frase que nadie diría en su vida cotidiana («me hallo en un estado muy salvaje / muy orgulloso de mi linaje») y alguna mal calzada, como ese «hombre, pues claro» en medio de una ‘Perro Negro SL’ que enfrenta sumisión «loser» e insumisión amenazante. ¿Y cómo se «trocean las prisas con cuchillos oxidados» como indica ‘La velocidad’? Cierta intencionalidad política parece evidente en indicios como «en nuestro país la picaresca es la reina de la fiesta» (‘Sucumbe el universo’), pero a veces frases como «Tú que ahora hablas catalán en la intimidad, tú que hablas de la salvación dorada y que no dejas salir a los niños de debajo de tu sotana» aturden más que perfeccionan la sátira buscada.

- Publicidad -

Sin embargo, esta vez hay que elogiar sus logros musicales: hay ambición en estructuras y ambientaciones y una ejecución impecable en la producción de Ricky Falkner, Santos & Fluren y Martí Perarnau IV. Al margen del encanto del single ‘Las puertas del infierno’ y del falsete de ‘Nuevas ruinas‘, el gancho del tonto riff de teclado en las estrofas de ‘Los amantes no olvidan’ está a la altura de su estribillo celestial y de su coreable letra («todas las tormentas me acaban calando (…) / haz conmigo lo que quieras»). Y la final ‘Reunión de pastores, ovejas muertas’ es tan loca como probablemente querían, empezando en lo pastoral para después radicalizar su ritmo. Cuando se quedan sin batería en mitad de ‘Las puertas del infierno’ está claro que han conseguido una interesante y afrancesada mezcla entre las letras de Lori Meyers y el gracejo de Love of Lesbian. Esperemos que conquisten a ambos públicos.

Mucho actúan con Tigres Leones el 11 de marzo en Madrid. Tickets, en entradas.com.

- Publicidad -

Calificación: 7/10
Lo mejor: ‘Las puertas del infierno’, ‘Nuevas ruinas’, ‘Los amantes no olvidan’, ‘Fue’
Te gustará si te gustan: Phoenix, Mendetz, Lori Meyers, Love of Lesbian
Escúchalo: Deezer

Lo más visto

No te pierdas

‘Cachitos’ se pone las botas con un especial «políticamente incorrecto»

Lolés León simulando una felación a Raphael, una fumada orgía con sangre de Los de Jaén...

La Prohibida recupera el tesoro ‘Determinista’ de Parade

Entre los daños colaterales que nos ha dejado la pandemia, el cierre de clubs nocturnos, Boite incluida. El público...