Anderson .Paak “lo hace llover” a lo grande en el delirante clip de ‘Bubblin’

Por | 22 May 18, 20:34

Anderson .Paak se convirtió con ‘Malibu’ –su segundo disco de estudio, cuarto si consideramos los que publicó anteriormente bajo el nombre de Breezy Lovejoy– en una de las voces más frescas e imaginativas de la nueva música negra norteamericana. A medio camino del rap, el jazz, el soul, la música de baile y el pop, Paak establecía una obra llena de riqueza que ponía los dientes largos de cara a su futuro. Pues bien, el futuro ya ha llegado.

De hecho llegó, como os contamos en nuestra playlist semanal Ready for the Weekend, el pasado viernes con ‘Bubblin’, un nuevo single del músico californiano que, si bien no es lo que esperábamos de él, sí va extendiendo su impacto a medida que pasan los días, y las escuchas. Esta canción, producida por Antman Wonder y Jahlil Beats –dos productores de aún no demasiado renombre–, es una aproximación algo canónica al hip hop –Paak demuestra que su flow está a la altura de los mejores–, protagonizada por un excitante sampler de cuerdas y metales de ambiente noir cinematográfico.

Sin embargo, ‘Bubblin’ multiplica su gancho al acompañarse de una pieza visual delirante y rebosante de humor para ver de principio a fin, creada por el colectivo Calmatic –que han creado vídeos para Kendrick Lamar, Zayn o Khalid, entre otros muchos–. En ella, al rapero le cambia la vida meter su tarjeta en un cajero automático que comienza a hacer llover los billetes, literalmente, sobre él y los que le rodean. Como ha adivinado la madre del propio Anderson, el clip evidencia que “la canción trata sobre el amor al dinero, cómo hace reaccionar a la gente y cómo les cambia. El cajero representa la abundancia y, también, el deseo insaciable y su inevitable detrimento”. Lo ha clavado, Mamá Paak.

Etiquetas:
  • No.

    Anderson (pulmones de acero) .Paak. ¿No necesita respirar entre verso y verso? Que grande. Y la canción también.

  • Ewan

    Personalmente considero Venice un disco con más gancho aunque algo más “destartalado” que su trabajo posterior. Ganazas para lo que viene.