Hit de ayer: ‘Abandon Ship’ (1984), la joya del pop orquestado de April Showers

Por | 06 Jul 18, 11:34

La reciente publicación de uno de los discos con mejores melodías de lo que va de año -el fabuloso ‘Frontier Man’ de Gruff Rhys– ha vuelto a poner en la palestra de la actualidad una de las variedades más bonitas de la música pop: el pop orquestado. Desde que Leiber y Stoller empezaran a introducir arreglos de cuerdas en las canciones de los Drifters en los primeros 60 y los Beatles revolucionaran su uso pocos años después, la combinación entre cuerdas, metales y los sonidos modernos del pop se han ido adaptando a todas las décadas. En los 70 proliferaron en pop, country y soul (el sonido Philadelphia no habría siquiera existido sin ese recurso), y ni en los ultra-tecnológicos 80s cesaron de aparecer los arreglos de cuerda en todo tipo de géneros y estilos. Hoy precisamente toca hablar de la orquestadora más importante de aquella década: Anne Dudley.

En tiempos recientes se habla mucho de la poca representación femenina en la música, cosa muy cierta y que acarrea además otra lacra en asociación: el escaso reconocimiento de las que sí estuvieron ahí, fueron pioneras, y sin embargo son víctima de un evidente sesgo histórico. Figuras como Delia Derbyshire o Sister Rosetta Tharpe se empiezan a reevaluar como verdaderas precursoras, pero queda mucho por reivindicar: el caso de Anne Dudley es especialmente incomprensible. A pesar de haber ganado un Oscar (por la banda sonora de ‘The Full Monty’, en 1998), ser miembro (y la compositora de más talento) de los vanguardistas y comerciales The Art of Noise y haber trabajado como arreglista de orquesta para artistas como Paul McCartney, Pet Shop Boys (los fabulosos arreglos del ‘Very’), ABC, Pulp, Frankie Goes to Hollywood(la gloriosa ‘The Power of Love’) , Seal, Cher o las Spice Girls, su nombre sigue siendo muy poco conocido, o desde luego no a la altura de su obra. Además, como teclista de sesiones participó en infinidad de discos célebres: es responsable, por ejemplo, de las partes de sintetizador más chulas del ‘Everything She Wants’ de Wham!

Dudley ostenta también el curioso el honor de ser la única persona que podría haber advertido a Jarvis Cocker del plagio inconsciente en el que incurrió con ‘Common People’, porque siete años antes de colaborar en ‘Different Class’ había participado como arreglista en ‘Descanso Dominical’ de Mecano, incluída -sí- ‘Los Amantes’. En realidad en el disco de Pulp no intervino en esa canción en particular, pero sí en una de sus tres cumbres de pop orquestado, sus arreglos más fabulosos: ‘Something Changed’. Una canción emocionante de por sí, pero cuyas cuerdas la elevaban al mismísimo paraíso. ¿Las otras dos? Por un lado, el álbum ‘The Lexicon of Love’ de ABC (1982), una lección en orquestaciones para el pop que increíblemente fue su debut como arreglista (la realizó con veintitantos años). Y por otro, un single de 1984 tan poco conocido como fascinante, y que hoy ocupa este espacio.

Jonathan Bernstein y Beatrice Colin eran dos músicos de Glasgow que en 1982 formaron April Showers tras la salida de Colin del efímero grupo de pop The French Impressionists. Precisamente fue su antiguo sello el que les sacó el single de debut aquel mismo año. A pesar de su poca repercusión, un año después los ficharía un sello mayor, Big Star, que con más presupuesto y el apoyo de Chrysalis reclutó a Anne Dudley para producir el sencillo, cuya cara A era una completa joya titulada ‘Abandon Ship’ (abandonen el barco), compuesta por Jonathan. Para ella Anne Dudley, además de armar una producción con excelente sonido espacioso similar al de las producciones de su compañero en The Art of Noise Trevor Horn, y crear unos arreglos con los toques singulares justos para darle personalidad (ese extraño eco corto en la voz, un bajo “fretless” con su peculiar sonoridad), compuso un arreglo de cuerda absolutamente sublime, perfecto para envolver en fantasía esa letra sobre un encuentro amoroso durante la última noche del año, un delicioso carpe diem antes de que las cosas se estropeen: “abandona el barco antes de que mis problemas empiecen a inundarnos / abandona el barco, ¿por qué no te tiras? El agua está deliciosa”…

Quizá nunca se haya combinado con tanta perfección el pop de guitarras y el lustre de un arreglo de cuerdas… Anne Dudley siempre ha sostenido que un buen arreglo tiene que elevar el estribillo, aportar sutilmente un impacto mayor, sin restarle protagonismo. Y en ‘Abandon Ship’ consiguió su obra maestra. Aunque hay que decir que sus celestiales líneas melódicas, que abrazan, elevan, transportan, y dejan caer suavemente a la canción según el momento, cerca estuvieron de hacer sombra a la melodía principal. No es casualidad que en su versión 12” el single (que se vende por una pequeña fortuna en la actualidad) incluyera una portentosa versión instrumental que deja disfrutar cada nota, incluyendo esa magnífica conclusión del “middle eight” o puente en la que la orquesta se queda sola.

Anne Dudley está de actualidad en estos días por la reciente publicación del álbum ‘Anne Dudley Plays The Art Of Noise’, en el que recrea al piano algunos de sus éxitos con su antiguo grupo, unas reinterpretaciones realizadas con el previsible buen gusto que caracteriza a la inglesa.

‘Abandon Ship’ sonó en Popcasting #255 de Jaime Cristóbal, ya disponible en este enlace.

Etiquetas:

Send this to a friend