Las claves visuales de los vídeos de Rosalía, Twenty One Pilots, Lola Índigo, Miles Kane y The Prodigy.

Por | 07 Ago 18, 11:18

La “mirá” de Rosalía, la distopía teen de Twenty One Pilots, el debut chandalero de Lola Índigo, la bronca en blanco y negro de Miles Kane y la descarga anfetamínica de The Prodigy. Abrimos las costuras narrativas y estéticas a cinco de los videoclips más destacados que se han publicado estas últimas semanas.

‘Pienso en tu mirá’, Rosalía
El capítulo tres de la serie de vídeos ‘El mal querer’ amplía el discurso estilístico iniciado en el capítulo uno, ‘Malamente’. El director Nico Méndez (CANADA) continúa moviendo la cámara como un capote en torno a los tópicos ibéricos y la iconografía del extrarradio. Pero esta vez, en sintonía con la letra de la canción, pinta sus imágenes de un negro lorquiano. El comienzo no puede ser más elocuente. Un plano fijo muestra la cabina de un camión en el que “baila” la figura de una flamenca mecida por el exceso de velocidad del vehículo. Tras el impacto de éste, que conecta narrativamente con la última secuencia del vídeo -un accidente-liberación con guiño final (el camionero es El Guincho)-, comienza lo que podría ser un flashback: la historia de una chica de barrio encerrada en su casa de Bernarda Alba por su posesiva pareja. Por medio de un formato cuadrado (4:3 con los bordes redondeados), que amplifica la sensación de acoso y opresión del relato, vemos un despliegue de símbolos que van desde lo más obvio –la esclava con el nombre de Varon Dandy, la rotura de la flamenca figurita de Lladró con un bate de béisbol- a lo más sugerente, a la riqueza metafórica que contienen secuencias como la del dormitorio (una manera muy visual y eficaz de representar una prisión marital), las de la mancha en el pecho como símbolo de la perpetuación de la cultura machista, o ese juego semántico de la España negra que se establece entre la aceituna, el perdigón y el ojo de “tu mirá”.

‘Jumpsuit’, Twenty One Pilots
‘Jumpsuit’ comienza donde terminó el anterior ‘Heavydirtysoul’: con la imagen de un coche incendiado. El protagonista del vídeo se sube al capó y, dirigiéndose a la cámara, nos dice que “es hora de despertar”. El coche se vuelve a incendiar y el cantante Tyler Joseph “despierta” en medio de un río como si fuera Bear Grylls en ‘El último superviviente’. A partir de ahí, comienza una historia llena de elementos simbólicos que parece sacada de un relato de distopía adolescente. Por medio de dos líneas narrativas vemos al cantante remontando el río mientras es vigilado desde lo alto por un grupo de encapuchados y, paralelamente, a un monstruoso jinete, con reminiscencias de los Nazgûl de ‘El señor de los anillos’, que se acerca galopando. El encuentro entre ambos tiene un carácter alegórico. El jinete deja unas marcas negras en el cuello del cantante, que son las mismas que lleva en sus conciertos y que remiten a Blurryface, el personaje simbólico que da título al anterior álbum del dúo. Joseph sigue al jinete -¿hacia su pasado?- hasta que logra huir de él con la ayuda de los encapuchados -¿hacia su futuro?-. El giro final lleva la historia hasta el siguiente capítulo, el vídeo ‘Nico And The Niners’.

‘Ya no quiero ná’, Lola Indigo
El vídeo que ilustra el debut de Lola Índigo está tan cronometrado como una prueba de triatlón. Tres minutos, tres partes diferenciadas, cada una de un minuto de duración. La primera está protagonizada por una Mimi reivindicativa (lleva un top con un lema asociado a la campaña feminista Free the Nipple) que exhibe sus dotes para el baile en un entorno (sub)urbano, una coreografía cuyos movimientos están subrayados por un expresivo uso de la cámara lenta en momentos estratégicamente escogidos. La segunda, compuesta por un montaje de imágenes con Mimi en plan sexy y Mimi con trenzas en plan Frozen de extrarradio, sirve como desahogo sentimental (un minuto de reproches lanzados directamente a la cámara) y como descanso entre coreografías. La tercera es una mezcla de las dos anteriores. Una combinación de baile y regañina (mucho “no, no” moviendo el dedo índice), que termina con un simbólico plano contrapicado, entre feminista y reunión de latin queens, con el grupo mirándonos desafiantes desde arriba: “ya no quiero ná”.

‘Cry On My Guitar’, Miles Kane
En el videoclip ‘Loaded’, Miles Kane aparecía con el rostro más abollado que Edward Norton en ‘El club de la lucha’. ‘Cry On My Guitar’ es su precuela. ¿Quién le había dejado la cara como un ecce homo al cantante de The Last Shadow Puppets? Su nombre es Finn Bálor, el famoso luchador irlandés de WWA. Juntos protagonizan una pelea inspirada, según el director Brook Linder (autor también de ‘Loaded’), en las películas de James Bond. Sin embargo, visualmente el realizador opta por otro enfoque. La contrastada fotografía en blanco y negro recuerda a la del cine indie de los noventa, a películas como ‘Pi’, ‘Clerks’, ‘In the Soup’, ‘Mala noche’ o los primeros filmes de Jim Jarmusch. Y la puesta en escena, con mucha cámara al hombro y movimientos bruscos, remite a las peleas coreografiadas por Paul Greengrass para la saga Bourne. En el último tercio del clip, cuando salen de la habitación, la escritura visual cambia. A través del uso de la cámara lenta, la luz estroboscópica y la inserción, a modo de flashes, de planos en color que remiten a ‘Loaded’, el director transforma la fisicidad del enfrentamiento inicial en algo mucho más estilizado, elíptico y hasta onírico.

‘Need Some1’, The Prodigy
El director filipino Paco Raterta parece haber traducido a imágenes el nuevo tema de The Prodigy casi de forma literal, acompañando al pie de la “letra” la descarga sonora del grupo británico. Ambientado en Manila, el vídeo comienza con el despertar de un guitarrista al que la música de The Prodigy le provoca los mismos afectos estimulantes que la “droga caníbal”. Entre espasmos y espumarajos, persecuciones y encontronazos, el protagonista avanza por los bajos fondos de la ciudad, llena de yonquis y pandilleros, hasta llegar a una sala de conciertos junto a los demás miembros del grupo. Este desbocado recorrido nocturno, cuyos ambientes degradados recuerdan a los del también filipino Brillante Mendoza (‘Serbis’, ‘Kinatay’), está narrado por Paco por medio de una nerviosa cámara al hombro y un vertiginoso montaje en el que combina planos con diferentes texturas fotográficas, cromáticas, rítmicas (imágenes ralentizadas y aceleradas) y de formato, cambiando del cuadrado al panorámico casi a golpe de headbanging. El final, con la imagen del guitarrista en el mismo cuarto donde se despertó, parece sugerir que todo este agitado viaje ha sido más mental que físico, más efecto colateral de la flakka que verdadero ejemplo de épica callejera.

  • Cash.S.S

    Hace poco me di cuenta de las similitudes entre ‘pienso en tu mira’ y ‘tu mira’ de Lole y Manuel, que es banda sonora de Kill Bill 2.
    Tiene coros de niño y todo.

  • Tranny

    Sí !!! Yo también lo pensé hace un par de días ! Y la mirá que se clava

  • Cash.S.S
  • Andrea_

    Yo fui la primera en comentar las referencias a Lorca en ese vídeo, pero igualmente, ya he visto a los intensitos/as de las rrss comparando a Rosalía con Lorca.
    Que hablar de “referencias de una muchacha a su obra”, guay, pero comparar a una chiquilla de BCN con el genio de la lit. española me parece de flipaditos

  • Tranny

    JAJAJAJAJA. MEMACO

  • Tranny

    “Me da mieo cuando sale
    sonriendo pa la calle
    poque tooh pueen vei
    loh hoyuelito que ti salen”

    Está CALARAMENTE a la altura del ‘Romancero’ por favor… !!! Además, Lorca no sabía rimar el verbo “salir” con el verbo “salir”.

  • mardebering

    Que mala es la canción de Liam Howlett y compañía.

  • Adriana

    Y yo la primera en notar que El Guincho salía en los créditos como el camionero que sale de camión después del accidente.

    Y averigüé por los mismos medios que Rosalía usó dos dobles en Malamente (la que maneja la moto y la que se tira contra el cristal).
    Y también me di cuenta que la cabeza de toro tan linda que sale en Malamente también hizo su aparición en “Pienso en tu mirá”.

    Pero no quiero que me den crédito (que ya yo me los estoy dando). Que JNSP use todas las referencias de donde las quiera sacar. Ahora, no me pongo brava si me compran la figurita de Lladró que destroza el macho feo ese de un batazo. Eso me dolió. Es más, creo que estoy traumatizada.

    Pero, hay una solución!

    https://www.amazon.com/Lladro-Passion-Anniversary-Flamenco-Dancer/dp/B00BTIL7ZE

    Mi cumpleaños es en mayo.

    Hay tiempo. :)

  • funambulista

    Me vais a saltar a la chepa pero es que la música de Rosalía tiene similitudes con todo y muy forzadas tanto a nivel estético como visual. Es la abanderada de la “desflamenquización” de lo flamenco.

    https://www.elconfidencial.com/cultura/2018-08-05/rosalia-apropiacion-cultural-flamenco-fusion_1600138/

  • Adriana

    Nadie te va a “saltar a la chepa” (eso quiere decir atacar, no?). Se vale presetar otros puntos de vista. Estoy leyendo el artículo sobre la desflamenquización (buen título!). Muchas gracias.

    Del artículo de El Confidencial tengo esto que decir: Que el flamenco no exista como género musical en el internet, sino como “latin music” es culpa de los americanos, que se empeñan en simplificarlo todos. Ellos no tienen ni el tiempo ni la capacidad en entender nada a fondo. Si no le das el resumen y el estereotipo, se lo inventan ellos.

    En este país las latinas son consideradas como mujeres calientes, exóticas (a estas alturas!!), sexy. La mayoría sede ante esta etiqueta y se la deja poner (no es nada malo, después de todo). Hay gente (yo) que no quiere que la perciban así. Gente que incluso ODIA la etiqueta de “latina” (yo, otra vez). Y se pasa la mitad de su vida tratando de cambiar eso. ¿Quieres saber algo? Es energía perdida. No les da la gana de verte de otra forma. Eso o de verdad el cerebro no les da para hacer distinciones.

    Los americanos dominan el internet, la información que más se consume. Mientras ellos no quieran hacer esos cambios de percepción y de clasificación, no hay nada que hacer.

    Tu no puedes obligar a alguien a hacer algo que no quiere o no puede hacer. El hecho de que las divas latinas no pongan ningún esfuerzo en alejarse de las malditas etiquetas (que tanto billete les han dado) tampoco ayuda.

  • funambulista

    Es una muy buena reflexión, eso también pasa con el estereotipo de masculinidad y feminidad. El etiquetaje es tremendo, una chica andaluza y gitana nunca que sea cantante dificilmente estaría a dia de hoy donde está Rosalía, porque Rosalia ha tomado los estereotipos mas “molones” como decía el artículo. Ha dejado las etiquetas que no le interesan a un lado, y eso no lo pueden hacer otros artistas. No digo que tomar de aquí y de allí no sea algo lícito, son tus influencias musicales, pero con lo de esta mujer yo veo un estilo, una mercadotecnia que poco tiene de auténtica.

  • Adriana

    A lo de la selección de estereotipos tenemos que echarle un poco la culpa a CANADA. Yo no sé tú, pero yo conocí a Rosalía por los videos. El primero fue una cosa que ella hizo para Nowness cuando promocionaba el primer disco, dirigido por CANADA. Ya desde ese momento ellos tenían claro la imagen que querían dar. Rosalía, que como buena milenial quiere que la conozca el mundo entero, obviamente estuvo de acuerdo. CANADA ya no es una productora española (bueno, catalana, pero para mí los catalanes son españoles), ellos se mueven a otros niveles, piensan en otros términos. Saben éxactamente dónde darle al público americano (léase internacional). ¿Y eso está mal? Eso se llama ser ambicioso. Los juicios negativos se los dejo a otra gente, que a mí CANADA me encanta.

    Lo cómico es que a pesar de esa estética onda Rihanna, con coreógrafía (y coreógrafa) americana, etc, el video sigue siendo super español. Al menos para los americanos. Les gusta pero no lo entienden. Porque no entienden los códigos de la cultura española, ni les interesa. Me doy cuenta cuando leo los reviews de las canciones (más bien de los videos) que no entienden nada. Algunas interpretaciones, como la de “Pienso en tu mirá” que hizo Pitchfork, son alucinantes.
    Nada, que esto funciona así. Si tú como artista quieres ser internacional, ni se te ocurra ser 100% auténtico. La autenticidad tiene un precio en la era del internet: ser incomprendido y eventualmente ignorado. ¿Qué artista, qué milenial quiere eso?

  • Adriana

    Una autocrítica: medio que estoy criticando que a los “latino” se lo estereotipe, y yo estoy haciendo lo mismo con los catalanes, que dicen que no son españoles, cosa que yo no entiendo (sinceramente no le he puesto ningún esfuerzo). O sea, les estoy dando el mismo tratamiento que los americanos me dan a mí.

    ¡No generalizar es muy agotador! No hay cerebro pa tantas especificidades.

  • Avalancha

    Es que creo que se inspiró en lole y manuel porque tiempo atras de que saliera la cancion citó versos de tu mirá en su tuiter

  • Andrea_

    Ajajajajaajajaajaja

  • Andrea_

    Yo no lo decía por JNSP, ósea nunca me quise dar crédito por nada porque se que es algo que puede ser percibido por quien sea, me refería a usuarios -en general- de rrss.

    Pero entiendo tu postura

  • Cash.S.S

    Yo a ella no le echaría la culpa, la actual generación y un poco de la anterior se han dedicado a despreciar lo ”cañi” y lo castizo, y por que se lo ven a ella es super mega trending, por supuesto que no todo de aquello era perfecto. A mi me gusta el flamenco y la copla, pero no están en mi playlist vamos, así que me gusta lo que está haciendo Rosalía en su ”nueva era”, la anterior no, por que está ”facilitandome” este estilo. Por que hay que reconocer que las letras no están mal, aunque las haya escrito C.Tangana, la producción es mucho mejor que cualquier producción extranjera y los videos son pa cagarse de bonitos.

  • Cash.S.S
  • Tranny

    El artículo está bien pa enterarse de casos jevis en la historia (lo de Diplo clama al cielo). Pero no estoy de acuerdo con que Rosalía no tiene ninguna responsabilidad en la cuestión del apropiacionismo. Esa postura implica santificar e infantilizar a la muchacha y por ahí no paso, chocho.

    Vamos a ver, ya sabemos que el racismo es estructural y, por tanto, impregna todos los ámbitos de esta sociedad capitalista globalizada; pero Rosalía tiene su propio margen personal de elección para decidir NO imitar y capitalizar el acento, las expresiones, las maneras y la estética de los gitanos andaluces.

    Ella no puede ser la cabeza de turno del racismo, por supuesto. Ya he dicho varias veces que la productora de sus vídeos y los medios de comunicación tienen muuucha tarea. Pero por favor, no tratemos a las chicas jóvenes como si fueran imbéciles. Alguien como Rosalía sabe muy bien lo que hace, que de tonta no tiene un pelo.

  • Tranny
  • Adriana

    No, pero que sí den crédito cuando usen reflexiones / observaciones / datos de nosotros los comentadores. Claro que sí. (Es más elegante y uno por aquí abajo se siente mejor).

    Aunque insisto, a mí más que los créditos me gustan los regalitos. ;)

  • Adriana

Send this to a friend