4 razones por las que ‘Patrick Melrose’ debería ser la serie del otoño

Por | 25 Sep 18, 9:16

Ni HBO ni Netflix: la mejor propuesta televisiva para este otoño viene de la mano de ShowTime. Sky España acaba de estrenar ‘Patrick Melrose’, una miniserie 4 veces nominada a los Emmys de este año (no se ha llevado ninguno, eso sí), de tan solo cinco capítulos, basada en la adaptación de las novelas de Edward St. Aubyn. Patrick es un aristócrata inglés con una infancia tremenda, alcohólico y adicto hasta la extenuación a todo tipo de drogas, mientras la serie tiene el morbo añadido de tener un tinte semiautobiográfico y de recrear temas de actualidad. En este artículo repasamos las 4 razones por las que hay que reivindicar ‘Patrick Melrose’.

El reparto

El Emmy se ha ido de las manos al cásting y de hecho solo Benedict Cumberbatch estaba nominado. Una pena, pues el elenco es sobresaliente, con interpretaciones magistrales como la de Hugo Weaving y la de la radiante Jennifer Jason Leigh, en su momento nominada a los Óscar por su memorable papel en ‘Los odiosos ocho’ de Tarantino. Un reparto que puede poner contra las cuerdas a Benedict Cumberbatch como protagonista, pero como ya hemos comprobado en otras ocasiones, antes incluso de su nominación también a los Óscar por ‘The Imitation Game’, él sale reforzado ante el nivel competitivo de sus compañeros. Nos tenemos que remontar a ‘Trainspotting’, a Leornardo Di Caprio en ‘Diario de un rebelde’ o a la más reciente ‘El lobo de Wall Street’ para ver viajes tan salvajes de colocón máximo.

La ambientación

La historia de Patrick transcurre a lo largo de varias décadas, recreando estéticas que van de los primeros 60 a casi los años 2000, detalle que hará las delicias de los amantes a un buen vestuario. Además tenemos como valor añadido el hecho de estar ambientada casi en exclusiva en tres puntos geográficos. Con solo mencionarlos la boca comienza a salivar: una luminosa campiña al sur de Francia; la oscura vida nocturna de Nueva York; y Gran Bretaña, con epicentro en la vida social aristocrática de Londres como telón de fondo.

Los temas que aborda

Y la forma en que son tratados. Llevamos ya muchas series dedicadas al negocio del narcotráfico, su blanqueo, la producción, la distribución… pero parece no existir el consumidor habitual, el esporádico, el que consigue desintoxicarse y el que no; cómo afectan en el entorno familiar, los complejos de culpabilidad o su vinculación a distintos grupos sociales…. El guión de David Nicholls bajo la dirección de Edward Berger (‘Deutschland 83’), a pesar de flojear en el segundo capítulo con el consiguiente riesgo de perder espectadores, proporciona las claves para llegar a esos caminos embarrados, gracias a unos diálogos audaces, de vértigo en cuanto a agilidad mental, derrochando humor socarrón y una crítica feroz hacia las clases altas, o por el contrario a los jetas que viven de las donaciones y la beneficencia. Patrick es puro nervio y tiene para todos.

El factor humano

El factor humano infinito en un entorno familiar tormentoso es otro de los puntos clave de la serie: hay varias ocasiones en que te preguntas cómo es posible que no se estén matando los unos a los otros. Varios son los personajes que sufren y ejercen comportamientos propios de un verdugo, siendo a la par juez y parte, pero aquí no hay delimitaciones rigurosas de buenos y malos. El calvario de los personajes no impide vislumbrar que, al final del túnel, las víctimas vean luces para recomponer sus inseguridades. Parafraseando a The Killers, “Are we human? Or…”. 8,5.

Etiquetas:
  • david

    La estoy siguiendo. Espectacular no lo siguiente. Hace falta series así.

  • funambulista

    Creo que si vamos a hablar de series del otoño (aunque no se haya estrictamente de esa estación por unos días), es de justicia mencionar la 5a temporada de BoJack Horseman. Es simplemente una de las mejores series de este siglo y se sigue superando con cada tanda de episodios.

  • No soy millenial

    Qué saturación de series, de verdad.

  • Àlex Reig

    Bojack es de las mejores series recientes, pero se les está yendo con el rollo dark que ya empezaron a explotar en la 4a temporada. En mi opinión, es una lástima que abandonen progresivamente el humor un poco punk de la 1a y la 2a. Da la impresión que eso que parecía “fresco” se está volviendo demasiado autoconsciente. Podemos terminar con una serie de tintes psicológicos de lo más intenso e intragable, a parte de, por supuesto, jodidamente deprimente.

  • funambulista

    Pues creo que ese toque Sadcore es genuino, además saben muy bien cómo hacer crecer en el espectador la misantropía. Estoy de acuerdo con que hubo un cambio en las narrativas, mucho menos gamberras a dia de hoy. Sin embargo el tipo de reflexión que consigue despertar en el espectador te sigue cogiendo de improviso, hay momentos en los que simplemente me quedo impactado. Sí, hay un tufo a adoctrinamiento, pero también sabe como ninguna hacer autocrítica de ello.

    Para mi sigue siendo un 10, porque cuando se volvió mas dramática encontró el alma de los personajes, mejor construidos que en cualquier serie contemporánea.

  • ヒメネス ペドロ

    Pienso igual. De 18.000 series que te encuentras en los servicios de streaming la mayoría me parecen de Domingo por la tarde. La parte positiva es que hay para todos los criterios, pero también opino que hay un exceso de producto y una sobrevaloración inmensa para algunos de ellos.

  • Adriana

    Deberían botarnos a todos del trabajo y mantenernos económicamente mientras nos ponemos al tanto con todas las series. Eso de la jornada de 8 horas ya no es suficiente. Yo quiero más derechos!

    A propósito, alquien me puede recomendar una serie para ver el próximo solsticio?

  • Gabriel

    No puedo con Cumberbatch, es un actor que no soporto, pero si usted dicen, ya la pongo en mi lista de pendientes.

  • Alejo Alberdi

    Entre el Di Caprio de El lobo de Wall Street y el Harvey Keitel de Bad Lieutenant oscila Cumberbatch en el primer episodio. Me gustó cómo se presentaba su camino hacia la sobriedad en los siguientes, y eso que su queridísima mamá (ironic mode off) no dejaba de darle motivos para la recaída.

Send this to a friend