Andaluces, levantaos (y II)

Por | 29 Nov 18, 23:59

Tras la primera parte de este artículo centrado en el trato de la cultura andaluza en el resto de España, continuamos hablando con Dellafuente, Mala Rodríguez, Zahara, Lin Cortés, Mimi Doblas, Anni B Sweet, Mimi Barbz, Antonio Arias, Warmi y Roberto Leal. En esta segunda entrega las declaraciones de todos ellos son las protagonistas absolutas, y tratarán temas como sus dificultades al empezar, la andaluzofobia interiorizada, los complejos con el acento y comentarios que han escuchado incluso en su vida profesional, el doble techo para los gitanos, la relación entre estereotipos andaluces y el capitalismo, el centralismo Madrid/Barcelona y, como decíamos al final de la primera entrega, habrá menciones a Alberti y Lorca, a la serie de animación ‘Bandolero’ y hasta a “un Bad Bunny maricón”. No os perdáis las anécdotas que nos cuentan, y aprovechad para coger papel y boli, porque también les pedimos que nos recomienden artistas andaluces menos conocidos por el público.

“Yo lo quiero contar y a la vez no quiero meter a nadie en un follón…” me empieza a decir Dellafuente. “He dado lo más puro de Andalucía referente al flamenco, en cuanto al baile concretamente, en una prueba, y la persona en cuestión dijo que por qué no se hacía con alguien de Barcelona. Es como si se quisiera mostrar al gran público la pureza de Andalucía pero quitándole la pureza real, estandarizándolo. A mí cosas así me han pasado muchas, y me han sentado súper mal, tío. O sacar algo andaluz y por huevos que me lo subtitulen. Que dices tú “¿por qué no lo subtitulamos en inglés y así lo entiende el resto del mundo también?”. Y son cosas contra las que estoy luchando constantemente”. Antonio Arias de Lagartija Nick me cuenta que él ha tenido una experiencia distinta, “quizás por haber empezado en los años del punk y la Movida, haber tocado en el País Vasco con mi hermano Jesús… pero sí, estoy totalmente convencido de que por lo general al andaluz no se le da el mismo trato”. Zahara me cuenta que, en la época de ‘La Fabulosa Historia de…’, cuando vivía en Barcelona: “había muchos promotores o salas que no querían contratarme o que directamente no se interesaban por mí porque decían, ya no que yo fuera andaluza, sino que mi nombre sonaba andaluz y que por lo tanto tendría que hacer flamenquito o algo así y que no les cuadraba. Por supuesto, sin escucharme”. De esa asociación del músico andaluz con un solo estilo me habla también Mimi Doblas: “las tres andaluzas de ‘OT 2017’ somos un reflejo de la variedad cultural que hay en Andalucía: Mireya toca los palos del flamenco, Marina es una niña de soul y a mí me gusta lo urbano”. “De aquí solo se esperan merches, niñas pastori… que están muy bien, pero no es solo eso, hay muchas alternativas”, me dice Warmi, malagueño y uno de los pocos traperos abiertamente gays en España. “Con ese tema noto más techo de cristal aún, noto que si fuese hetero tomarían más en serio lo que estoy haciendo. Porque no hay un Bad Bunny maricón, vaya”.

¿Este “doble techo” del que nos habla Warmi, y del que nos hablaba antes Anni B Sweet, existe también con los artistas andaluces gitanos? “Sí, el tema de los prejuicios raciales lo veo clarísimo”, me responde sin atisbo de duda Lin Cortés. “Hay muy buenos artistas gitanos que cantan y tocan de puta madre, y la mayoría de festivales los hacen otros que no son gitanos, y yo creo que eso tiene que ver con el racismo. Los programadores, ya sabes… es verdad que el gitano tiene una bohemia, pero forma parte del flamenco, en los músicos de jazz buenos también estaba eso. No somos oficinistas, somos artistas, y la bohemia es lo que tiene. Pero los gitanos no están a la sombra por eso. Me da pena decirlo, pero España sigue siendo un país muy de derechas. Ellos siempre han querido a sus gitanitos para que les canten, para que animen sus fiestas, pero ya está, nunca se ha valorado al gitano, ni tampoco se ha valorado al flamenco como una música de verdadera calidad hasta que el flamenco pegó fuera. Entonces dijeron aquí “¡hostia, el flamenco es bueno!” Pero hasta hace poco el flamenco era pa que se divirtieran los señoritos”. Le pregunto si ve algún avance al respecto y me responde que, aunque hay cambios, también tiene una mala sensación respecto a lo que está por venir, un posible retroceso: “estamos viviendo en una época muy decadente, tío, una época en la que la derecha y la ultraderecha está triunfando en todos los países, en todos lados… y eso desde luego moderno no es, más bien paleto, antiguo. Lo moderno debería ser más igualdad, y no tener que reivindicar tanto cosas que deberían darse por supuestas, como la lucha contra el racismo”. Lin sostiene también que ha notado más valor a su arte fuera de Andalucía: “he tocado muchos años con Raimundo Amador y en el norte a Raimundo lo adoraban, y en cambio aquí no se le valoraba tanto”.

¿Tiene esto que ver con ese complejo del que hablábamos al principio, esa “andaluzofobia interiorizada”? “Lo del complejo es cierto totalmente” opina Dellafuente, “mira, dentro del mundillo, cuando se habla de alguien de fuera de Andalucía… quizás si es de Extremadura no porque es un caso parecido al nuestro, pero si el tío viene de Madrid o de Barcelona, o de Galicia, ya piensas que lo va a hacer mejor, que va a ser mejor profesional, solo por el hecho de ser de allí, que van a tener más medios… que esto último es totalmente cierto, tienen más medios”. ¿Se pone de manifiesto este complejo, por ejemplo, al intentar ocultar el acento? “Cuando ha venido gente de fuera de Andalucía a trabajar aquí, a los que somos de aquí nos transmitía siempre la sensación de “Dios mío, qué profesional es, qué bien habla, ¿no?”, y creo que eso tiene mucha relación con todo este complejo”, me comenta Roberto Leal. Dellafuente también responde afirmativamente: “Es verdad que cuando hacemos entrevistas y tal en Madrid o en Barcelona me cohibo, tío, intento hablar más correctamente de como yo hablo en mi vida diaria, porque si no es como que tu palabra importa menos, que tiene menos validez, tan solo por tu acento y tu forma de expresarte”. Zahara también sentía complejo de su acento: “asociar el andaluz a hablar mal es algo con lo que he convivido siempre. Eso unido a mi facilidad para que se me peguen otros acentos hizo que poco a poco fuera perdiendo el andaluz. Ahora, aunque quiero recuperarlo, solo me sale cuando hablo con mi familia de Úbeda”, lamenta la autora de ‘Santa’. Esto coincide con lo que nos contó Roberto Leal, que coincidió con ella en el concierto de OT del Bernabéu: “a mí también se me había olvidado que era andaluza. Pero, hablando con ella, le salió el acento, y a mí también, y me pareció algo muy guay, ¿no?, es como que lo llevas ahí, salen tus raíces”. A él mismo también le ha pasado: “cuando empecé a trabajar, que estaba en los informativos de Telecinco, no es que me lo mandaran, pero yo mismo me impuse ese mecanismo: si hablaba de sucesos, de temas serios, cambiaba mi acento… estaba más pendiente de cómo decía algo que de lo que decía, y me di cuenta de que no podía seguir así. Si estás pendiente de “ay, que aquí va la zeta, aquí mejor la ese”… acabas siendo una marioneta de ti mismo”. “Es lo típico escuchar al de al lado hablando en un castellano bueno y luego escucharte tú y decir “madre mía, qué cateta estoy sonando”. Es que se nos machaca desde niños con eso”, piensa Mimi Barbz. “Yo recuerdo de pequeña ver los dibujos, todos en castellano, y pensar que era yo la que hablaba mal. Luego veía los dibujitos de ‘Bandolero‘ y decía “ah bueno, mira, éste habla como yo”, y era un alivio”, concluye.

“A mí lo que me da más rabia es lo de que somos catetos, con la larga trayectoria de poetas, actores, músicos, artistas andaluces en general”, se queja Mimi Doblas. Su tocaya malagueña se detiene especialmente en el concepto de “cateto”: “el talento y la cultura se pueden tener de muchísimas formas. Puede que en Andalucía haya en porcentaje más zonas de campo, menos desarrolladas, pero ojo, menos desarrolladas en el sentido de estudios universitarios y tal, porque te puedes encontrar familias que han trabajado en el campo toda su vida y eso no quita que sean menos ni que dejen de tener cultura. Nadie sabe de absolutamente todo, yo a lo mejor de lo mío sé muchísimo, pero tú me preguntas en qué época crecen las naranjas y no tengo ni puta idea. Y así cualquier persona, dependiendo del tipo de vida que haya tenido… yo sé de unas cosas y la otra persona sabe de otras, no tiene que ser inculta por eso”.Barbz pone de ejemplo al mismísimo Lorca: “tú ves sus escritos originales, y yo no he visto una cosa con más faltas ortográficas en mi vida. Y no te hablo de andalucismos, sino de faltas. Y, madre mía, si ahora resulta que Lorca era inculto y cateto, yo me mato. Yo abogo por la ortografía, claro, pero eso no condiciona lo otro”. Mala Rodríguez también hacía hincapié en esa larga lista de artistas: “soy andaluza, sí, como Alberti, como Lorca, como Lola Flores… ha habido tanta gente tan máquina en Andalucía que si no los mantenemos nosotros vivos, ¿quién los va a mantener?”. Finalmente, Antonio Arias sentencia: “pocas civilizaciones fuera de Inglaterra o EEUU han aportado tanta música al mundo como la andaluza. Y además para quedarse”.

¿Es aún más difícil si estás empezando? ¿Es posible triunfar fuera del binomio Madrid/Barcelona, y especialmente en Andalucía? “Está imposible en general”, lamenta Arias, “cómo coño consigue un grupo pagarse instrumentos, grabaciones, tener la ilusión para seguir… es una cuestión de escenas de influencias para que los vean… de derechos de autor olvídate, de que te paguen lo que te pagaban antes olvídate, etc”. Warmi y Mimi Barbz, que de nuestra lista son los que más encajan en esta categoría, tienen claro que si: “si quieres llegar a algo, te ves obligado a ir a Madrid o Barcelona”, me dice el primero, aunque la segunda matiza “también es verdad que peor lo tiene alguien de un pueblo perdido de Castilla La Mancha”. “Sé de gente con ideas muy buenas que estaba aquí, se fue fuera y allí le funcionó, hizo contactos, había medios… a mí mismo me pasa”, me confiesa Dellafuente acerca del centralismo. Él ha pensado muchas veces en irse allí, “porque en una semana que me tiro en Madrid entre reuniones y tal avanzo en mi carrera lo que un año en Granada, es exageradísimo. Aunque hables por Internet con marcas y tal, como el frente a frente… como eso no hay nada. Y eso en Andalucía no lo podemos hacer”. “Yo misma me tuve que ir a Madrid por eso”, me cuenta Mimi Doblas, “aunque poco a poco veo más cosas por Andalucía, al menos en cuanto a festivales y propuestas culturales”. “Ahora que estamos tontos perdíos y no importa tanto cómo cantes sino cuántos seguidores tengas en Instagram, ahí da un poco más igual si eres andaluz o de Honolulu… pero sí, siempre he tenido claro que si yo estuviese en Madrid trabajaría más. Si te mueves en Madrid te codeas con la gente por la noche, y te salen más cosas, que si conoces a un músico y te invita a su disco, que si a un periodista y te hace un artículo…” describe Lin Cortés, detallando un ambiente parecido al que satirizaban precisamente los andaluces Pony Bravo en ‘Mi DNI’. “Lo ideal sería tener un apartamentito en Madrid, pero no hay dinero pa tanto. A ver si se compra el Dellafuente ya una casa en Madrid y me prepara una habitación”, bromea Lin. Barbz, cuyo tema ‘Págame‘ trata precisamente el feminismo capitalista, cree que detrás del estereotipo también hay negocio: “a nivel de sistema está muy bien planteado y quieren que sea así: Madrid y Barcelona están para una serie de cosas y Andalucía está para otra serie de cosas. A España le viene de puta madre que la zona de Andalucía sea fiesta, cerveza, siestecita, playita y olé. Eso hace que mucha gente venga y en verano esto sea una auténtica mina. Tanto guiris como gente de Madrid y de otras partes de España, claro… porque oye, los andaluces serán unos catetos pero no veas qué playas tienen, una cosa no te va a quitar la otra”, ironiza. Turista, ven a Sevilla, ya sabéis.

“La Junta hizo una campaña para promocionar el talento creativo andaluz… y contrató a una agencia de publicidad de Barcelona. ¿Me entiendes? Es un poco eso”. Esto que me dijo La Mala me pareció especialmente clave: ¿hay industria musical aquí? Para Dellafuente, la respuesta es un rotundo no. “Hay gente con muchísimo talento aquí, pero no hay una industria, o igual la palabra no es industria, pero no hay un círculo sobre esto. Lo cual hace que a la hora de grabar algo necesitas que venga una productora de Barcelona para hacerlo en condiciones. Es la pescadilla que se muerde la cola”. En este sentido, su videoclip de ‘Me Pelea’ ha sido un hito, y así se lo hago saber al granadino, que me cuenta entonces lo chungo que ha sido el proceso y lo muchísimo que le ha costado llevarlo a cabo como quería. “Grabamos ‘Me Pelea’ hace más de un año, con la idea de fusionar la tradición y el folclore con lo moderno, y queríamos grabar un vídeo, pero el presupuesto no nos daba… he ido guardando hasta poder hacer algo en condiciones. Ahora estoy súper contento con el vídeo y lo que queríamos transmitir, aunque sí que es una putada que lo de Rosalía haya salido antes, o el de Tangana con la estética de la España Profunda, ¡en un puto mes han salido los tres vídeos!”, se ríe. “Y a este inconveniente se le une nuestra dificultad para saber vendernos: intentamos parecernos a los demás, a lo que vemos en las pelis y en la tele, pero es la hora de vender lo nuestro. Así que me parecen de puta madre el vídeo de Rosalía, el de Pucho, el de Mala, mi vídeo, todos los vídeos con este aire tan español, tan nuestro. Que lo ves y dices “esto lo he mamao”, podrás decir “no me gusta”, “lo odio”, pero dices “lo odio… pero es mío””, concluye el de Granada. ¿Somos conscientes de nuestra propia Historia? El autor de ‘Consentía’ tiene claro que no: “a raíz de la estrella de ocho puntas que yo uso me he dado cuenta de la impresionante riqueza arquitectónica y cultural que tenemos en Andalucía, un legado súper rico… y decimos “sí, qué guapa la Alhambra, ahí está”. Y ya. Pero tío, los catalanes saben valorar y vender estupendamente su Sagrada Familia y todo lo suyo, y nosotros… parece que tiene que venir algo de fuera para que nos demos cuenta, ha pasado recientemente con el vídeo de Rosalía, hemos dicho “coño, si es que es verdad”. Aunque también es la pescadilla que se muerde la cola, no puedes hacer algo sin industria. ¿Cuántos andaluces se han ido y se van fuera a buscarse la vida? Nos falta industria porque la gente se va de aquí, porque aquí no tiene nada que hacer”.

Al hablar de los problemas de los artistas andaluces para hacerse un nombre, les pido a los entrevistados si hay alguien que creen que encaje en ese perfil, alguien que ellos consideren que debería estar petándolo y, sin embargo, no ha alcanzado aún ese punto. Dellafuente habla de Pepe: Vizio o de Maka, y también del propio Lin Cortés, “’Gypsy Evolution’ es totalmente exportable a cualquier rincón, Lin tiene un recorrido increíble, pero es de Andalucía y no tiene alguien detrás potenciando eso”. No es la única coincidencia de recomendación: Warmi alaba, además de a La Dani, a la propia Mimi Barbz (que hace lo propio con él, además de recomendar a Josan Fame), y Mimi Doblas recomienda, además de a Raúl Gómez (“su estilo no se asemeja al de ‘Tu Canción‘, tiene un potencial increíble y una propuesta audiovisual muy guay”) al mismísimo Dellafuente (“si todavía queda alguien que no le haya escuchado, que lo escuche, por Dios”). Por su parte, Mala Rodríguez sugiere a María José Llergo (“tiene una pureza dentro increíble”) y Lin Cortés defiende la discografía de La Negra, “ponte el último suyo y escucha el rollo tan distinto a todo que hay ahí, la clase y la elegancia… y luego ponte Los 40 Principales a ver qué pasa”.

Pero, para concluir, ¿qué posibles soluciones hay para todo esto? A la llamada para crear industria de Dellafuente hay que añadirle la defensa del hermanamiento entre ciudades que hace Antonio Arias: “yo creo que las ciudades no están representadas. Una ciudad tan pequeña como Granada, lo que se haga tiene una repercusión tremenda, pero otras como Málaga o Huelva no están representadas en la repercusión de sus grupos. Y a mí cuando no me inspira Cádiz, me inspira Sevilla, cuando no me inspira Triana, me inspira la Sierra, me inspira Málaga, me inspira Almería, porque los Lagartija somos los juglares y los narradores de la Andalucía mágica. Hay que hermanarse, hay que hacer más colaboraciones, que la comunión entre grupos que hay en Granada se de entre otras ciudades andaluzas. En esta sociedad tan pro-individuo hay que quitarse la venda de los ojos, porque no eres nadie sin la gente, y eso pasa también por interesarse por lo que pasa en tu barrio”. En cuanto a la eliminación de los estereotipos y prejuicios, la televisión juega un papel clave, y también el hecho de que los personajes públicos muestren su origen andaluz sin avergonzarse. Hemos hablado del caso de Roberto Leal, y él mismo comenta que, aunque “en absoluto soy el primero, a mí me encanta escuchar por ejemplo a Antonio Banderas”, sí que le supone “una alegría que muchos compañeros me digan “qué guay que se escuche el acento andaluz en un prime-time”, y mi pena es que esto no sea visto aún como normalidad”. Suele haber un dilema con estas decisiones, y no ya solo con el tema andaluz, también se da con los casos de figuras públicas LGBT: el binomio entre quienes potencian esa representación y quienes argumentan su armario con un “soy artista, no activista”. “En mi caso, ni una cosa ni la otra: yo es que soy así, éstas son mis raíces, y ésta es mi forma de comunicar y de entender la vida. Quitar tu acento… eso sí que me parece un atraso. Y bueno, también es cierto que las personas de los medios tenemos una responsabilidad. No es que haya que ponerse a dar palmas y vestirse de verde y blanco, pero viene bien cuando sale la conversación dejarlo claro. Porque ya hemos aguantado bastante”.

Este artículo es solo un intento de contribuir a que la conversación se ponga sobre la mesa, porque no se puede arreglar ni solucionar un problema que no existe, y no existe lo que no es visible. Por supuesto, me quedo con las ganas de preguntarles a muchos otros artistas, pero por cuestión de extensión y de tiempo (¡demasiado he robado ya!), considerad esto solo una aproximación. Una aproximación que Roberto Leal se encarga de rematar, diciéndome: “yo creo que cuando más libre he sido y cuando más a gusto me he sentido es cuando he hablado con mi acento, con total libertad y sin miedo”. Quizás sea momento de levantarnos y hacer honor a nuestro himno (y de que no nos pongan tantos impedimentos para ello, claro). Si lo has visto es porque es, ¿no?

  • Tranny

    MUY CHULOS LOS DOS ARTÍCULOS, PABLO !!! GRACIAS OTRA VEZ, BRAVO Y OLE TU CORAJE.

    Según un estudio de la UE de mediaos de los 90, mi comarca, la Sierra de Segura, era la zona más “deprimida” de TODA EUROPA, deprimida en términos económicos, tecnológicos, académicos, etc. Sí, estábamos, y seguimos estando, “más atrás que el culo” (como dice mi mama, porque sí, allí decimos “mama” y “papa”, como los gitanos, y siempre me he creído una cateta por no decir “mamá” y “papá”).

    Pero ¿de acuerdo a qué parámetros está “deprimida” Andalucía? ¿Quién marca esos parámetros? ¿A quiénes benefician esos parámetros? ¿Podemos imaginar un mundo donde Andalucía y el resto de zonas y países “aún en desarrollo” sigan manteniendo sus respectivas idiosincrasias sin que ello conlleve estar “deprimido”, ser desdeñado y pasar penurias?

    Personalmente, me da la sensación de que el problema de fondo es el capitalismo globalizado en los que gente como Tangana, Rosalía, Amancio Ortega o Mark Zuckerberg están TAN a gustísimo. Los parámetros de progreso, desarrollo y evolución que plantea el capitalismo, en una línea claramente hegeliana, organizan el mundo según la teoría darwinista de la selección “natural”, la ley del más fuerte, “quien pueda más que achuche” (como se dice en Jaén). Y claro, los más “fuertes”, capitalistamente hablando, están en Madrid y Barcelona dentro del ámbito español, y en EEUU, el norte de Europa y Japón dentro del ámbito global.

    Yo no creo que los andaluces seamos menos “fuertes” o inteligentes o espabilaos que los madrileños o los catalanes; sólo creo que las cartas que nos ha repartido la historia fueron bastante peores. En cualquier caso, me parece que lo ideal sería que ENTRE TODOS cambiáramos el juego pa que no haya fuertes y débiles, espabilaos y deprimíos, desarrollaos y subdesarrollaos.

    Entre fandango y fandango, mi abuela solía decir, como la Mala Rodríguez en ‘Lo fácil cae ligero’: “El mundo está mu mal repartío; pero pa to eh, ¡pa to!”. Pues sí, la mujer había nacido en una choza en mitad de la sierra, sólo había viajao a Fracia pa coger manzanas, y no sabía ni leer ni escribir (firmaba poniendo una “x” jajaja), pero tenía razón; ¡digo que si tenía razón!

  • Álvaro Montero Megías

    No me parece que haya que “normalizarlo” tampoco. El andaluz hay que tanto que apreciarlo como respetarlo por ser diferente.

    Reseñable el comentario que ha hecho hace poco Natalia Lacunza sobre el catalán: “…es que es precioso.” como referencia de hacia dónde y cómo debe dirigirse el andaluz.

  • Justipop

    Lo siento pero te tengo que decir que tu segundo artículo tiene aún menos sentido que el primero…

    La prejuicios y los estereotipos negativos contra Andalucía y los andaluces los hay, y muchos; hay mucha gente de fuera y de dentro que piensa que en Andalucía no hay gente tan preparada como fuera, que la gente es más vaga, que es más cerrada.. y todos esos estereotipos abundan desgraciadamente….. pero creo que en lo musical precisamente es donde menos nos podemos quejar los andaluces, ya que la mayoría de los artistas más exitosos en todas las épocas son andaluces… y en la música y en lo artístico los tópicos por una vez los tópicos juegan a nuestro favor, ya que se nos presupone más artísticos y talentoso para la música que a la gente de otras regiones… Y esto ha sido así siempre….

    Desde que empezó la cultura pop en los 60’s los andaluces hemos arrasado: Rapahel, Karina, Marisol, Conchita Bautista…

    En los 70’s también dominaron los artistas andaluces con gente como Camarón (Uno de los mayores iconos musicales que ha dado España), Rocío Jurado o Triana. Cuando no artistas de fuera de Andalucía pero que hacían música aflamencada (Peret, Las Grecas, Los Chichos, Venen…)

    Los 80’s estuvieron más repartidos, son los años dorados de la movida, en la que destacaron algunos grupos andaluces como Danza Invisible, pero también los años dorados de Isabel Pantoja ue arrasó en toda españa y en toda América con sus megahits “Marinero de luces”, “Se me enamora el alma” “Así fue”…. Y los de cantautores rock como Sabina y Miguel Ríos, ambos andaluces…

    Los 90’s volvieron a ser muy andaluces en todos los sentidos: La canción más exitosa de esta década es “Macarena” del grupo andaluz “Los del Río”, varios integrantes de Locomía eran andaluces, surgio ely a las vez surgían dos artistas madrileños pero de origen muy andaluz como son Alejandro Sanz y Malú, grandes dominadores del pop español desde entonces. Paralelamente se producía la explosión indie en Granada que nos daba a los Los Planetas, el rupo indie espaol por antonomasia…secundados por otros grupos como Niños Mutantes, Lagartija Nick… que conformaron una interesante escena…

    Con el cambio de siglo tenemos 3 escenas muy claras y las tres están dominadas por artistas andaluces…
    La de los artistas melodico-románticos para radioformulas: Pablo Alborán, Pablo López, Manu Carrasco, Vanesa Martín, Merche… todos superventas y todos andaluces…
    La de grupitos pop-rock para festivales de verano: Lori Meyers, Supersubmarina, Maga… tres de los grupos más demandados y exitosos en los festivales pop-rock a nivel nacional…
    La escena urbana (hip-hop, trap, reggaetton) que despuntó con el hip hop de la Mala, Tote, SFDKA y que ahora dominan los traperos y reggaettoneros Yung Beef, Dellafuente, Gatta Catana, La Zowi..

    Por no hablar del teen pop donde claramente dominan los artistas andaluces… varios auryn eran andaluces, ademas de una Sweet Carlifornia, Abraham Mateo, Gemeliers….

    Los andaluces nos podemos quejar de que se tengan prejuicios con nuestra capacidad de trabajo y contra nuestro nivel cultural… pero no podemos quejarnos en cuanto a que nuestros artistas sean discriminados, porque siempre ha habido y hay artistas andaluces entre los más exitosos de todas la escenas y en todos los géneros…

    Y estos es así Desde que empezó la música grabada en nuestro país…

    Sin ir más lejos la primera vez que España participó en Eurovisión lo hizo con una artista andaluza…Con la sevillana Conchita Bautista y el temazo de Augusto Algueró “Estando Contigo”!!

    https://www.youtube.com/watch?v=FAvnLCTvIwo

  • Raskolnikov

    Enhorabuena por el artículo, es muy interesante y de una temática poco o nada tocada, además de muy bien escrito.

    Solo aportar que tampoco es la norma general… En mi trabajo los andaluces están muy orgullosos de serlo y no disimulan nada su acento ni sus raíces. También es así en el de mi pareja y en el caso de amigos de la tierra. Por otro lado decir que la Sagrada Familia se explota bien pero eso en Andalucia no se hace… Sin ir más lejos La Alhambra es el monumento histórico más visitado de España.

    Son solo dos pequeñas aportaciones, el artículo me ha encantado y se trata de un tema difícil.

  • Nono Gámez

    No sé si escuchar lo que tienen que decir algunos de estos artistas no echa tierra encima, sobre el fin del estigma. De hecho, resuena mucho complejo-espejo y discursos muy malogrados y hasta desfasados de la realidad de este siglo, desgraciadamente (pero bueno, nadie espera que un artista sea un intelectual, filósofo, político, etc).

    La historia del nivel cultural andaluz esta cambiando porque el nivel cultural de las nuevas generaciones ha cambiado.

    Hablar de ciudades pequeñas y entornos rurales, son argumentos absolutamente inútiles. Porque precisamente esa es una realidad que comparten otras regiones que salen más airosas en las estadísticas que se utilizan para comparar el nivel cultural y económico (o acaso Castilla y León, por poner un ejemplo de una comunidad bien posicionada, ¿es una comunidad con grandes ciudades cosmopolitas y sobrepresupuestada?). Esos argumentos ya no sirven, y quizás quién los utiliza, contribuye al estigma del sur (en el que no esta sólo Andalucía, encontramos la misma xenofobia con Murcia, incluso Extremadura).

    Andalucía posee grandes capitales cosmopolitas dentro del país y núcleos rurales bastante por encima de la media. Además, el éxodo rural no para de incrementarse, pues un porcentaje muy elevado de la población emigra a las ciudades para estudiar en las universidades de Sevilla, Málaga y Granada, y/o trabajar, de manera permanente. De manera que quizás va siendo hora de exigir un cambio de gobierno que acelere más el proceso, y se derroque la mafia que vive de la Andalucía mendiga, que nos ha hecho tanto daño.

  • Tranny

    Pero Justi, tío, el artículo no niega todo lo que tú dices, al revés. Tienes razón en todo y lo has explicao mu bien. El artículo dice que, a pesar de toooodos los artistas y taaaan buenos que ha habido y hay en Andalucía, éstos se ven obligados a mudarse a Madrid o Barcelona pa ganarse bien la vida porque aquí abajo no hay oportunidades.

    Entonces, no sé, yo le veo to el sentido del mundo, a este artículo y al otro.

  • Justipop

    No es eso lo que dice exactamente el artículo…habla en tono victimista del supuesto rechazo que sufren o han sufrido artistas andaluces (basándose en experiencias puntuales de Dellafuente y Zahara…) por el mero hecho de ser andaluces…
    Y yo no sé lo que ellos han vivido, pero sí sé que es evidente que multitud de artistas andaluces han triunfado y triunfan en todos los géneros desde que empezó la historia de la música grabada en nuestro país….

    En cuanto a lo que dices de la necesidad de mudarse a Barcelona o Madrid, pues en parte sí, pero como pasa en todos los países del mundo. .. En las ciudades más grandes se concentran los sellos, los managers, los promotores, los patrocinadores… Pero eso no es algo particuar de España ni algo particular para los andaluces… Si eres de Mallorca, de Gerona, de Santiago de Compostela, de Tenerife o de Valladolid y quieres firmar un contrato con una sello multinacional te tienes que ir a firmarlo a Madrid, que es donde tienen sus sedes españolas las tres multis que existen hoy en día: Universal, Sony y Warner… Y esa concentración en las grandes ciudades es así en todos los países…. En Gran Bretaña los sellos están en Londres, en Francia en Paris… etc…

    No obstante, después de Madrid y Barcelona, Sevilla es la tercera ciudad que más sellos discográficos tiene, Fods, Senador, etc…. Y ahora con las plataformas digitales en las que se depende menos de las multis y los actuales medios de transorte… cada vez hay más artistas que optan por seguir viviendo en Andalucía y no trasladarse a Madrid: Incluso artistas de multi que son superventas siguen viviendo en Andalucía; Pastora Soler vive en Sevilla, Pasión Vega y Niña Pastori viven en Cádiz…. y llevan su carrera igual de bien que aquellos que como Pablo Lopez o Manu Carrasco sí han decido instalarse en Madrid.

    Y en el indie exactamente igual, grupos como los Planetas o Maga han triunfado nacionalmente sin necesidad de haber cambiado nunca su residencia ni a Madrid ni a Barcelona….

  • Tranny

    ¿Entonces cuál es, según tú, el propósito de estos artículos?

  • Justipop

    Pues según yo…el articulista tiene el propósito de denunciar el prejuicio que existe contra a los andaluces en otras regiones y parece que también el de denunciar la precariedad en la que vive el sector musical en Andalucía…y la intención es buena, pero por el camino se pierde y mezcla cosas sin ningun sentido…

    como andaluz que he vivido mucho tiempo en Madrid (10 años), y algo en Barcelona (2 años), le doy toda la razón al autor en que esos prejuicios con respecto a lo andaluz existen, pero creo que se equivoca en varias cosas:

    1) Cuando habla del acento andaluz en los medios. como ya comenté en la primera parte, en los medios nacionales generalmente se usa el castellano estándar o “neutro”, no es nada contra el acento andaluz en concreto. los profesionales gallegos o catalanes se adaptan a este acento estándar al igual que los andaluces, sobre todo en las noticias. usar un acento estándar en los medios no es algo propio de España, como ya dije, se da en la mayoría de países.

    2) cuando intenta trasladar ese prejuicio contra lo andaluz a lo musical, pues ahí yo creo que es al revés, que para el sector musical ser andaluz se valora positivamente (los tópicos también tienen su lado bueno)… y me remito a la cantidad inagotable de superventas andaluces que se hartan de vender entradas de conciertos por toda España: pablo alboran, pablo lopez, Vanesa Martín, bisbal, manu carrasco, pastora soler, niña pastori etc…

    3) cuando compara las oportunidades en Madrid o Barcelona con las que se pueden dar en una ciudad de 300.000 habitantes como granada es totalmente ridículo… no se trata de Andalucía, se trata de que las oportunidades en el terreno musical y cultural siempre van a ser mucho mayores en una gran ciudad de 3 millones de habitantes que en una de de 300k… da igual si comparas granada/Madrid, burgos/Madrid, vigo/Madrid o Gerona/Madrid …. las ocasiones para buscar oportunidades en la música, cine, teatro… siempre son mayores en la gran ciudad… es como si un tipo de Brighton pretende tener allí las mismas oportunidades que en una gran ciudad como Londres …. no tiene sentido….

    por último me parece fatal el título del artículo… el propio articulista andaluz cae en el tópico y nos llama a los andaluces a levantarnos…como sino estuviéramos ya levantados y currando para salir adelante en todos los sectores, incluidos la música o el cine.

  • Avalancha

    El problema del artículo es que personaliza un asunto que no solo está presente en otros puntos geográficos de España en mayor o menor medida sino que sucede igual en todo el mundo, por este motivo tildar la cuestión como andaluzofobia interiorizada me parece egocéntrico y una invitación para sumarse al carro de un auge de la cultura del victimismo, algo que me parece mucho más peligroso.
    Hay que restarse importancia, no somos tan diferentes.

  • Puertourraco

    Andaluces, levantaos porque en una semana tenéis a los de Vox metidos en el parlamento.

  • Justipop

    toda la razón tienes, aparte es algo exagerado y ridículo llamarlo andaluzofobia…. cuando yo he viajado por toda España y nunca he percibido ningún tipo de fobia… es sí, prejuicios en cantidad, pero fobia ninguna… yo me he hartado de hacer amigos, de trabajar, de ligar por toda España sin ningún problema, y la mayoría de andaluces que conozco que viven en otras regiones exactamente igual….

    aparte de como he dicho, muchos de los artistas mas exitosos y queridos por los españoles son andaluces: raphAEel, rocio jurado, bisbal, pablo alboran, mala rodriguez, los planetas, lori meyers….

    y en los demás campos igual…

    tenemos ídolos nacionales del deporte que son andaluces como son isco, Sergio ramos o Felipe reyes….

    y en política lo mismo por ejemplo hemos tenido de presidente del gobierno a un andaluz como Felipe gonzalez con mayoría absoluta, UN alcalde andaluz en Madrid por muchos años como fue alvarez del manzano, un presidente andaluz en la generalidad de Cataluña como fue montilla…

  • Cash.S.S

    En cuanto a música no se, pero lo que se es que tuve que estudiar un FP de auxiliar administrativo por que en Huelva no hay una mierda interesante, supongo yo que es normal, ya que si no hay oferta, no hay demanda, y entiendo que no se pueda montar una discografica o lo que sea por las buenas, es totalmente lógico que la industria este afincada en las capitales.

  • Avalancha

    como los nacionalistas catalanes nos tratan de vender la catalonofobia. xDDDD

  • Calico FPC

    Si no eres andaluz no vas a entender lo que dice el artículo, igual que si escribiera sobre los prejuicios sobre los catalanes se podría argumentar que hay catalanes famosos. No es eso a lo que se refiere, pero bueno, vosotros a lo vuestro.

  • Pablo N. Tocino

    GRACIAS.

  • Calico FPC

    De nada hombre, están muy bien los dos artículos y los comentarios reflejan un poco lo que dices. Incluso cuando se quiere reflejar la importancia de normalizar lo andaluz salta gente hablando de que en otros lados pasa igual. Pues nada, habrá que esperar a cuando ellos digan jajaja

Send this to a friend