Mark Ronson / Late Night Feelings

Por | 25 Jun 19, 13:28

Si observamos la trayectoria de Mark Ronson, cabe preguntarse si es más un oportunista que un tipo con verdadero talento y personalidad. En los albores de esta web su nombre se hacía prominente gracias a sus trabajos en clásicos de la pasada década como ‘Back to Black’ y ‘Alright Still’, ganándose un estatus estelar. Desde entonces, ese halo de productor-estrella se ha ido afianzando con sus trabajos para nombres comercialmente tan descomunales como Bruno Mars, Lady Gaga o Adele, alternados con otros menos obvios como Black Lips, Queens of the Stone Age o A$AP Rocky, mientras ha ido publicando discos a su nombre en los que dejaba su impronta como autor.

Pero, ¿cuál es esa impronta? Si observamos ‘Version’ (2007), ’Record Collection’ (2010) y ‘Uptown Special’ (2015), lo cierto es que todos ellos tienen poco en común, más allá de un reconocible gusto por sonidos pretéritos. Ese dominio de lo retro que se le venía atribuyendo hace tiempo que dejó de ser intrínseco a Ronson: su trabajo para Dua Lipa (‘IDGAF’) y el tándem formado junto a Diplo llamado Silk City le han despegado de esa imagen de heredero del estilo Brill Building para pasar a parecer más versátil… y también más oportunista.

Y es que este ‘Late Night Feelings’, un álbum que llega con el halo de ser su particular “disco post-divorcio”, se entrega a cierta contemporaneidad que, en sus peores momentos (es decir, los menos atractivos), parece el mero eco de la radiofórmula de modita, al más puro estilo de su colega Calvin Harris en su penúltima reinvención. Sin dejar de ser elegantes en lo sonoro y no carecer de gancho, canciones como ‘Find U Again’ –el tema cantado por Camila Cabello (y que, atención, cuenta con la participación de Kevin Parker de Tame Impala)–, ‘Don’t Leave Me Lonely’ y ‘When U Went Away’ –ambas colaboraciones con la vocalista británica YEBBA, que ha cantado para Rudimental– resultan tan prescindibles como un hilo musical random. Tampoco termina de fulminar la coral ‘Truth’, más próxima al soul en los cánones, en la que Alicia Keys no tiene tanto protagonismo como pudiera esperarse, acentuando la irregularidad del conjunto.

‘Late Night Feelings’ es, de manera llamativa, mejor cuanto más distintivas y personales son las co-autoras (en este caso, no hay un solo instrumental, y todos tienen a una mujer como protagonista) de sus canciones. Así, si ‘Nothing Breaks Like A Heart’ era muchísimo gracias al sentimiento y al poso country que aportaba Miley Cyrus y el tema titular crecía en su nostalgia disco gracias al singular estilo vocal de Lykke Li, el álbum funciona sobre todo cuando se sitúa al frente una artista como Angel Olsen en la maravillosa ‘True Blue’ o la injustamente poco reconocida Diana Gordon en una ‘Why Hide’ que, con letra co-escrita por Romy de The xx, muestra una extraordinaria clase.

No, no es casual, como demuestra el brillo que de nuevo vuelve a sacar la sueca en ‘2 AM’, la exquisita balada semiacústica con la que casi se cierra el disco. Y no, tampoco se trata de ensalzar lo clásico ante lo moderno: como demuestra la fantástica aportación de King Princess, ‘Pieces of Us’, Ronson también puede ser eficaz en una tesitura contemporánea. Se trata, más bien, de cómo el trabajo del productor resulta más seductor y rotundo cuanto mayor es el talento que tiene cerca. Lo cual pone de relieve lo presuntuoso que resulta que Mark Ronson firme discos en solitario, aunque nos dejen perlas tan deslumbrantes como las que aquí encontramos.

Calificación: 6,8/10
Lo mejor: ‘Nothing Breaks Like A Heart’, ‘Late Night Feelings’, ‘True Blue’, ‘Why Hide’, ‘Pieces of Us’
Te gustará si te gustan: las artistas que le acompañan.
Escúchalo: Spotify

La Tienda JNSP