Angel Olsen / All Mirrors

Por | 27 Oct 19, 12:35

Comparar ‘All Mirrors’ con el ‘Norman Fucking Rockwell’ de Lana del Rey puede ser un ejercicio de crítica perezosa. Pero tras las escuchas de ambos discos, percibo un espíritu común; ambas son obras de gran ambición; ambas son obras que reivindican la vigencia de las sonoridades clásicas y ambas son obras totales.

Esto, que lo que veía muy claro en el disco de Lana, me ha costado más descubrirlo en el último de Angel Olsen. Porque, a pesar de su apariencia clásica, ‘All Mirrors’ no provoca un enganche instantáneo, característica que sí que tenía ‘My Woman’. No hay un ‘Shut Up Kiss Me’, no hay temas que se te peguen inmediatamente. A primer vistazo, tienes la sensación, incómoda, de que el álbum está bien, pero que carece de temas señeros a los que asirse. Sensación errónea, afortunadamente. A medida que transcurren las escuchas, compruebas que sí que los hay. Simplemente, Olsen prima la atmósfera por encima de las canciones individuales. ‘All Mirrors’ es un disco que requiere complicidad, no una playlist de lujo. Como Lana, Olsen necesita, quiere, que la escuchemos de cabo a rabo. Que nos sentemos y que degustemos su gran álbum de música atemporal. Con la complicidad de Ben Babbitt (que co-escribe la música de algunas piezas), Olsen recoge toda la tradición de la gran canción americana de los años 20-40: Cole Porter, George Gershwin, Irving Berlin. Como ellos, logra compaginar el glamour y el sentimentalismo con bastante de ironía. Estas composiciones próximas al musical clásico contienen también mucho regusto del trip hop de los 90’s, en esa cualidad cinematográfica, envolvente, y melodramática que recuperaban Portishead o los Massive Attack de ‘Blue Lines’.

El segundo gran escollo a la hora de apreciar el disco en toda su amplitud es una cuestión más de gusto y percepción personal. Y esa es la producción de la voz de Angel: está por debajo de los instrumentos. Su voz suena lo-fi, en contraposición a lo lujoso de los arreglos. Pero, una vez más, lo que parece un defecto es al final otra decisión artística que otorga a todo el disco una cualidad onírica que perdería en alta fidelidad. No sólo eso; que la voz suene tan empastada dentro de los instrumentos trata de recuperar el esplendor en mono de Phil Spector.

Todo al servicio de unas canciones sobre el desamor, su padecimiento… Pero también sobre la liberación que este desamor supone. ‘Lark’ abre de manera fastuosa, desde su fraseo arrastrado a la explosión en cámara lenta que se va desarrollando, columpiándose sobre profusos arreglos orquestales, para regalarnos seis minutazos de altibajos emocionales. ‘All Mirrors’ recoge el espíritu de Angelo Badalamenti, regado de techno pop elegante, en el que destaca su final escalofriante; voz y arreglos se saturan y nos retrotraen a la Björk noventera más barroca. Aquí Angel usa la metáfora de los espejos que reflejan infinitamente una imagen,para expresar cómo va repitiendo los esquemas dañinos del pasado. La intensidad se rebaja en la dulce y retro ‘Too Easy’ y en ‘New Love Casette; su riff de bajo sintético y esa manera de cantar dulcemente displicente de Olsen le otorgan a un aire chulesco pero satinado, rematado por la fanfarria orquestal que irrumpe inopinadamente. En ‘Spring’ Olsen recoge la esencia del folk psicodélico, en su estructura, en la melodía e incluso en la narrativa. Este regusto tan 60’s presenta en ‘What It Is’ su versión más country, con dramáticos destellos de cuerdas y platillos irrumpiendo, todo con un aire trotón, mientras Angel parece llegarnos a través de una vieja radio de galena.

Pero es en el tramo final donde ‘All Mirrors’ entra en modo imperial. Primero con ‘Tonight’, baladón en que Angel canta con las hechuras de Beth Gibbons, mientras suntuosos y sensibles arreglos la cubren y la batería a escobillas le da una pátina jazz. Y la canción se crece y crece, y Angel parece menos intérprete; despojada de cualquier coartada estética se derrumba, se hace vulnerable y ofrece la que puede ser su interpretación más memorable. Y lo más reseñable de ‘Tonight’ es que, a pesar de esa apariencia desconsolada, no lo está. Olsen celebra la ruptura con el amante como camino de liberación y reencuentro con ella misma. Tras este alud emocional, ‘Summer’ supone un cambio radical. Aquí hay querencia por Kate Bush: el timbre particularmente agudo, la percusión aventurera y brumosa recuerda fuertemente a ‘Hounds of Love’ (el disco). Caprichosa, la vena ochentera se esfuma en la sedosa, nocturnísima y ronroneante ‘Endgame’; su desenlace a base de trompeta y piano desafinado es avasallador. Y, para cerrar, ‘Chance’, un tema que, extrañamente, retrotrae a las canciones de Stephin Merritt tratando de ser Irvin Gershwin, con Olsen recitando hacia el final a lo gran intérprete de Broadway.

‘All Mirrors’ es brillante, apasionado e irónico. Pleno de referencias y, a la vez, terriblemente personal. Porque Angel Olsen juega con nuestras percepciones y prejuicios. Usa su voz, su aspecto aparentemente desamparado y el formato de torch song, para crear una obra de absoluta reafirmación. No es un lamento por el amor perdido; es un grito de júbilo por la individualidad recuperada.

Calificación: 8,5/10
Si te gusta: Lana del Rey, Kate Bush, las canciones de Porter, Gershwin y Berlin.
Lo mejor: ‘Lark’, ‘All Mirrors’, ‘Spring’, ‘Tonight’, ‘Summer’, ‘Endgame’

Etiquetas:
  • Avalancha

    Excelente crítica.

  • Williamreid

    Yo no soy tan entusiasta con este disco, no me parece que sea el disco perfecto que podría deducirse de las excelentes criticas que esta teniendo. Contiene perlas. Pero también unas cuantas piedras:
    La perezosa Spring ¿el solo de teclado desafina o es cosa mía? (minuto 1:30).
    La trotera What It Is, estupenda para escucharla mientras cabalgas por la pradera.
    La sosilla medio country Summer, en la que no pasa nada importante.
    Y el cierre pastelón con Chance, esta canción le ha encantado a Sergio Dalma.
    Un 7.

  • David Núñez

    Otro gran disco femenino. Y van…

  • Vuffy

    ¡Gran reseña! Escuchando este disco, lo primero que me vino a la cabeza fueron los dos primeros de Sinéad O’Connor, y luego los dos primeros de Kate Bush. Pero no sé, eché en falta la versatilidad, la viveza y el sentido del humor de estas dos (algo que me pasa últimamente con toda la música popular actual, por cierto).

  • Raskolnikov

    Para mí de lo mejor del año, de los que además aguantarán el paso del tiempo. Y con todo… me quedo con el anterior. Es una fuera de serie.

  • Raskolnikov

    Todos tenemos algo de Sergio Dalma

  • Williamreid

    Si, yo lo llevo en el alma a Sergio Dalma, y a Sergio y Estibaliz también.

  • Carvey

    La reseña es brillante, ojalá el disco me hubiera transmitido más… Buen planteamiento de unas canciones que no llegan a explotar y emocionar del todo. Sí, puede recordar a Lana, a Goldfrapp, a Kate… pero no alcanza las mayores virtudes de ninguna de ellas. Bonito y correcto sin más.

  • jesper

    Chance es una joya

  • Warp

    Portadón.

  • jericho

    Es verdad que el disco de Olsen no es tan frontal y directo, que por ejemplo algunos de los trabajos de Kate Bush, por elegir una de la referencias de Olsen. Por el contrario es más persuasivo, los arreglos aquí aveces son el viento a favor, pero aveces la trampa, algunas canciones ahogadas entre los arreglos y la producción, pero cuanto todo funciona da resultados bastante brillantes. No es un disco perfecto, pero tiene el encanto y originalidad para ser uno de los puntos altos del año. Sorprende la buena cantidad de discos este año que dan una mirada a los 60s y 70s, y a las compositoras maravillosas de esa época, y a la vez logran decir cosas nuevas y construir nuevos caminos.

  • mardebering

    Es Adele.

  • mardebering

    Se ahogan entre arreglos y producción porque a nivel melódico son poca cosa.

  • mardebering

    Pues sí, menudo oído el tuyo con “Spring” jajajaja el disco da para un EP nada más y hay muchas canciones que no merecen una segunda escucha pero bravo por ti por semejante apreciación y masoquismo por oír naderias.

  • mardebering

    Es “Lank”, “All Mirrors” y muchas caras B’s, el disco no puede escapar de las claras influencias de la autora, y eso sumado a una producción demasiado ampulosa hace que sea un disco “PESADITO” y ya tenemos tres de tres discos, para dormirse o para la indigestión sonora, este de la Olsen el de los Swans y el de Cave los tres seguidos hacen que un Perezoso Marsupial escape corriendo a toda pastilla o directamente muera. https://uploads.disquscdn.com/images/a5d407150c74a7c5d71271aa867cce9f2d751b5d0414f1e636dde4b6f738e79c.jpg

  • Sergio M.

    Sí que está desafinado, pero a posta. Es una decisión de producción, a mí personalmente me encanta (lo destacaba justamente esta otra crítica: https://www.indienauta.com/angel-olsen-all-mirrors-jagjaguwar-2019/ )

  • Fran Gavilan

    por que numero va ya?

  • Williamreid

    Si, me imagine que lo habían dejado así a propósito, ya que es un solo muy tonto que sea mas tonto todavía. Es buena idea, pero vamos, que la canción tampoco es para echar cohetes.

  • mardebering

    Horrible canción.

  • Fer el Guapo

    Concuerdo con la crítica en la atmósfera muy Lana del Rey de este disco. La canción Chance es magnífica, ensoñadoramente vintage.

  • mardebering

    63

  • Schröeder

    Ay. Cuántos comentarios desafortunados hay aquí. Me da lástima porque esto se queda aquí y, con el paso de los años, alguien puede leerlos y sentir vergüenza ajena. Ay, ay. ¡Qué metedura de pata.

  • sDg

    Yo concuerdo en que el álbum necesitan escuchas, pero una vez que te has adentrado no estoy para nada de acuerdo en que se quede en un disco cualquiera (como leo por aquí abajo). ¿Qué le faltan canciones que enganchen? Sí, pero no va de eso. All Mirrors y Lark son espectaculares en todos los sentidos (incluyendo los videos). Y luego hay temas con mucha personalidad (Summer, Chance, Tonight). Todos tienen un halo tétrico y un hilo conductor que hacen de la escucha una experiencia. No la veo hundida entre sus referencias. El álbum me parece muy destacable y un paso adelante en su carreras.
    La comparación con Lana se hace inevitable es verdad, aunque con la nota que le pusisteis a ella no se entiende tanto…

  • Laveriano

    Olsen es el nuevo paradigma femenino. Entre Lana del Rey y Cat Power.

  • Facundo G Molina

    Es un discazo

Send this to a friend