Bravo Fisher / Amor

Por | 26 Feb 20, 8:28

¡Albricias! Bravo Fisher! vuelve al pop. Ha pasado su etapa oscura, en la que cerca de su colega Ed Is Dead también dejaba canciones reseñables, pero como suele pasar con casi toda diva, es un alivio que haya dejado atrás el tormento para abrazar la luz. Hay, por supuesto, «desamor» en este nuevo disco llamado ‘Amor’, y por ejemplo en ‘De menos’ se masca la tragedia de la añoranza: «sin ti no soy nada», repite una y otra vez, pensando más en Placebo que en Amaral. Pero es muy significativo que el álbum se abra con sus tres singles de adelanto, tres canciones que van directas al grano, y no con algo que se llama abiertamente ‘Luto’ como ocurría en ‘Solos’. Guillermo Galguera puede haber «perdido la cuenta de todas las veces que se ha caído», como dice en ‘Yayito’, pero la mencionada ‘De menos’, con todas las referencias al pop oscuro de los 80 que contiene su teclado, al final concluye: «Este malquererte es de todo menos sano / Voy a empezar de cero / queriéndome primero y luego ya veremos».

‘Amor’ es un álbum en el que Bravo Fisher! ha querido acompañarse de voces principalmente femeninas, pese a que el álbum no solo habla de «amor» de pareja heterosexual, sino también el que sentimos por nuestros padres o por la música. Por tanto, las voces invitadas no son necesariamente el contrapunto de efecto pimpinelesco, y aun así La Bien Querida suena como un contrapunto idóneo en ‘Yayito’, una pista llena de contrastes, de la emergencia psiquiátrica a lo curativo y revitalizante, de las guitarras ruidosas a la frialdad de los sintetizadores más italo. El tiempo dirá si es su mejor canción, por encima incluso de ’39’ y ‘Miradas’, pues allí donde otras canciones hacen de su segunda estrofa un mero trámite, esta no podría resultar más tierna en su referencia al origen de la depresión: «Cuentan que de pequeño no sabía llorar / Que si lo hacía me solía desmayar / Luego caía en un sueño muy profundo / Y no volvía hasta después de unos minutos / Quizás por eso sea un sentimental / Que no ha aprendido todavía a aceptar / Que las personas vienen y van / Cierro los ojos y lo intento de verdad / Pero no puedo, sólo crece mi ansiedad / En mi cartera siempre un blíster de Orfidal / No sé qué pasa, pero lo intuyo».

También funciona ‘Proyectil‘, el dúo con Rocío Sáiz de Las Chillers, un gran «opener» de vídeo pro-LGTB+ y más juego de guitarras y sintes, que deja otro gran estribillo: «a veces cuanto más quiero, más miedo tengo». Te gustará si no tienes miedo a que te gusten Dorian. ‘Huracán Carla’, que era el «lead», no es la canción más impresionante de las tres. Sin embargo, define muy bien el valor musical del álbum al hablar de una pareja en la que él es más de Triángulo de Amor Bizarro y «La BienQue», y ella de «Cecilio G». No por casualidad la gran baza del largo es que Bravo Fisher! no ha escogido entre los estándares del rock ni los de la filosofía millennial. El disco es tan generoso en guitarras eléctricas como en Autotune, y a través de ellos Galguera ha construido su nuevo sonido, sin necesidad de escoger entre tan sólo uno de los dos.

Borja Mompó de Modelo de Respuesta Polar es el único featuring masculino en una de las canciones más «drama» pese a su subida de medio tono, ‘Pierdes’, con confesiones que duelen, de «tengo que decirte que ya no te aguanto» a «te borré de mis redes y contactos». La bonita ‘Laberinto’, en la estela de las baladas de LCD Soundsystem, también jugaría en la liga de las despedidas, cerrando muy adecuadamente una cara A hipotética ante la ausencia de vinilo (quizá en otra vida); si bien son las buenas noticias las que suelen ser más meritorias por lo que tienen de excepcionales.

Producido por el mismo Galguera junto a su hermano Miguel Ángel para bien y para mal -‘Las últimas horas’ agradecería una producción o mezcla más abiertamente rock o más abiertamente sucia, pues queda en un incómodo territorio fangoriano-, el disco se suma el mérito de que no es nada fácil componer a partir de la alegría. ‘Las encuestas’ juega con picardía entre el amor, el retiro espiritual y la política («esta vez gana la izquierda» es sin duda una de las frases del disco); mientras ‘Santo y seña’ es una instantánea recreación en la felicidad -realizada junto a Ganges- que por desgracia no es tan habitual como desearíamos en la historia de la música. Entre ecos de New Order, habla del amor por la música, pero podría hablar del amor «incondicional» por tu padre, por tu amante o por tu perro, es igualmente un precioso remanso de armonía y paz con el que «parar el tiempo». Bravo Fisher! presenta ‘Amor’ el 6 de marzo en Madrid.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Yayito’, ‘Proyectil’, ‘Santo y seña’, ‘Huracán Carla’
Te gustará si te gustan: Ellos, Cupido, La Casa Azul, Brigitte Laverne
Escúchalo: ‘Yayito’ en Youtube.

La Tienda JNSP