‘Élite’ vuelve en pleno estado de alarma, pero desperdicia la oportunidad

Por | 16 Mar 20, 17:03

Ha querido el azar que el mismo fin de semana en que Netflix programaba la tercera temporada de ‘Élite‘ fuera el mismo en que se anunciaba el estado de alarma en toda España debido a la expansión del coronavirus. Estos sábado y domingo se han batido récords de consumo televisivo por razones evidentes, ¿y qué mejor plan que un atracón con las nuevas aventuras de Guzmán, Omander, Polo, Lu y demás nombres improbables en tu agenda… cuando tu agenda da igual porque todo el país ha echado el cierre?

El atracón, no obstante, ha sido un poco más indigesto de lo esperado. El equipo de guionistas del nuevo ‘Física o química’ daba con un buen punto de partida pese a que el final de la segunda temporada podría haber sido perfectamente el cierre de la serie: hay un nuevo asesinato en el instituto Las Encinas y aunque muchos estéis en pleno «eye rolling», la verdad es que hasta tiene sentido respecto a la trama. La tercera temporada de ‘Élite’ arranca postulándose como un nuevo whodunit a lo Agatha Christie, con un desastre de graduación que ni ‘Carrie’ y una banda sonora muy pop en la que es raro que no aparezca Sophie Ellis-Bextor con aquello de ‘Murder on the Dancefloor’. En concreto la del Teatro Barceló.

La fantástica Brigitte Laverne, La Habitación Roja, Putochinomaricón, Chvrches, Nos Miran, Mala Rodríguez y La Bien Querida, que entre esto y lo de Operación Triunfo puede ver convertida ‘Dinamita‘ en su canción más popular con un par de años de retraso; son algunos de los artistas que suenan en la tercera temporada de ‘Élite’ aunque -de nuevo- no siempre peguen muchísimo a unos personajes que deambulan entre lo pijo y lo marginal. Digamos que ni a unos ni a otros nos los imaginamos dentro de una tienda de campaña en Benicàssim. Nada que vaya a importarle a quien no le importe ver al mando de toda la investigación a una inspectora con la intuición de un pescado.

Mientras toda la parte más homoerótica de ‘Élite’ se reconduce en la tercera temporada y de manera insólita hacia el DRAMA, las Barbies son el mayor entretenimiento esta vez, sobre todo Lu, la «Barbie Latina», y Rebe, ahora más «Narco Barbie» que nunca. Mientras, Samu permanece eternamente compungido a un tupper de macarrones pegado, y se desperdicia la nueva situación de Guzmán como asalariado por las tardes a 3 euros la hora. Peor aún, los nuevos personajes no logran enganchar esta temporada como sí lo conseguía Rebe al llegar a la segunda. Malik es un mero comodín que aparece y desaparece sin que nadie se pregunte nada y Yeray no puede ser más irreal en su disposición millonaria. Por suerte parece que de cara a las cuarta y quinta temporadas, más o menos confirmadas, el lavado de cara de los personajes será total. Echaremos de menos a algunos de ellos, pero aquí ya se ha dicho todo lo que tocaba. 6.

Etiquetas:

La Tienda JNSP