Quantcast

Las 50 mejores canciones de Kate Bush

-

- Publicidad -

Las 50 mejores canciones de Kate Bush

31
Get Out of My House
1982

Una de las canciones más cinematográficas y fascinantes de Kate Bush es la que cierra ‘The Dreaming’. Inspirada entre otras cosas en ‘El resplandor’ de Stephen King, un libro cuyo protagonista está aislado del mundo exterior, pero a la vez le acompaña una energía inquietante que no termina de identificar, ’Get Out of My House’ narra la historia de una persona que se aísla en su casa pero es perseguida por todos los rincones por un ente que le atormenta la existencia. Probablemente una metáfora sobre la depresión que da mucho miedo en su conjugación de gritos de angustia y desesperación y (literalmente) rebuznos (se menciona a una “mula” en la letra), la canción parece que va a colapsar en cualquier momento como la casa Usher de Edgar Allan Poe. ‘Get Out of My House’ es una de esas canciones hechas para traumatizar al oyente menos precavido. Una pequeña obra maestra en la discografía de Bush, y del terror hecho canción pop.

32
Snowflake
2011

En 2011, Kate Bush publicó el que hasta ahora es su último disco de estudio hasta la fecha, un ‘50 Words for Snow‘ de concepto invernal compuesto por canciones reposadas, de base pianística a excepción del single ‘Wild Man’, que duran entre 7 y 14 minutos y en los que Bush medita en torno a ideas relacionadas con la nieve, la niebla o el invierno en general (‘Wild Man’ habla sobre el yeti). La primera pista del disco, ‘Snowflake’, es una reflexiva balada a piano interpretada principalmente por Albert, hijo de Kate, quien desde la perspectiva de un copo de nieve narra el nacimiento de este en las nubes y su posterior caída a través del cielo a manos de ella, quien se encuentra esperándolo durante un momento de meditación, ajena al «ruido» del mundo. Una canción emotiva y capaz de parar el tiempo a pesar de su concepto microscópico.

33
The Kick Inside
1978

- Publicidad -

Dos años antes de que Prince publicara ‘Sister’, aunque 14 después de que Buffy Saint-Marie lanzara ‘The Incest Song’, Kate Bush compuso una balada bonita de llorar sobre el incesto cometido entre dos hermanos: un tema tabú entonces y también hoy en día que Bush convirtió en una de sus canciones más románticas y emotivas. Tan buena era que dio título a su debut -la sorpresa que se debió llevar el público al escucharla por primera vez debió ser mayúscula-. Inspirada en la balada tradicional ‘Lizie Wan’, en la que el hermano mata a su hermana tras dejarla embarazada, en ‘The Kick Inside’ es ella quien se quita la vida para proteger la reputación de su hermano y la letra es su nota de suicidio. Bush la interpretó durante un especial de televisión (grabado, por lo que la actuación es a todos los efectos un videoclip) en Efteling, el mayor parque de atracciones de Países Bajos, tumbada en un ataúd, con el pelo blanco y dejándose llevar por el río.

34
Suspended in Gaffa
1982

El cuarto single de ‘The Dreaming’ es uno de esos “raros temas autobiográficos” de Kate Bush según su propia autora. Un tema -al menos en apariencia- bastante sencillo pese a su riqueza instrumental y el álbum en el que se encuentra, marcado por unas juguetonas percusiones, un piano cabaretero y el sonido de una mandolina, entre otros instrumentos, que dan lugar a un tema saltarín pero reposado. En él, Bush habla sobre la necesidad imperiosa de encontrarse brevemente con Dios, pero siempre en el momento adecuado. El videoclip de ‘Suspended in Gaffa’ es especial, pues en él aparece la mismísima madre de Bush, Hannah, fallecida en 1992. Por cierto, el tema, que solo fue lanzado en la Europa continental y en Australia, fue top 38 en España, uno de los pocos países en los que registró entrada alguna.

35
Kashka from Bagdad
1980

- Publicidad -

Una de las canciones más bonitas de ‘Lionheart’ era esta canción con aroma cabaret y jazz sobre un romance homosexual que Bush presentó en directo en un programa de BBC dirigido principalmente a niños, Ask Apel, el 5 de septiembre de 1978. La letra habla en concreto de dos hombres, Kashka y su misterioso acompañante, que parecen vivir su amor en secreto en tanto la gente considera su relación “un pecado”, si bien por la noche “son vistos riendo, y amando”, pues ellos “saben cómo ser felices”. Bush, cual James Stewart en ‘La ventana indiscreta’, los observa desde la distancia: “veo sus sombras, altas y esbeltas, en la ventana de enfrente, y deseo estar con ellos”.

36
Rubberband Girl
1993

El primer single de ‘The Red Shoes’ es uno de los más abiertamente comerciales compuestos por Kate Bush. Parece mentira que le separen tan solo dos discos más en su discografía, pues estos son ‘Aerial’ y ’50 Words for Snow’, sus álbumes menos comerciales. ‘Rubberband Girl’ es una “canción pop tonta” según la describe Kate en una entrevista, lo cual se confirma en su final “caída en espiral”, pero también es un caramelo pop bailable y lleno de euforia en el que, más que nunca en la música de la cantante, asoma la influencia de Prince, quien, cabe recordar, publica su primer disco el mismo año que ella, y aparece acreditado en un tema de ‘The Red Shoes’. Para ‘Rubberband Girl’ además se hicieron dos vídeos, uno de los cuales pertenece a ‘The Line, the Cross and the Curve’, el corto que Bush publica conjuntamente a ‘The Red Shoes’, y en el que cual son presentadas 6 canciones del álbum.

37
Night of the Swallow
1982

En esta balada de ‘The Dreaming’, Kate Bush se pone en la piel de una chica cuyo novio se dedica al contrabando. En la letra, él se dispone a abandonar el apartamento en el que se encuentran ambos para continuar con su trabajo, pero ella le ruega que no vaya y se quede con ella. Una metáfora, en palabras de Bush, sobre el momento en que una relación se torna complicada cuando él se siente atrapado y ella siente una necesidad imperiosa de mantenerlo a su lado, por miedo a que la abandone. En la canción, interpretada con una gran angustia y teatralidad por parte de Kate, la cantante despliega por todo lo alto su interés por la música irlandesa, reuniendo a varios músicos irlandeses que tocan instrumentos como el bouzuki, la gaita o la flauta irlandesa. El tema es por tanto lanzado como single en Irlanda, aunque sin éxito.

38
The Fog
1989

Kate Bush ya había escrito sobre la relación de amor entre padre e hijo en ‘Cloudbusting’, aunque haciendo uso de una historia ajena. ‘The Fog’, al contrario, es autobiográfica. “Es una canción bastante compleja”, explicaba Bush, “en tanto es muy acuosa, ya que intenta representar una gran extensión de agua, y habla sobre estar en una relación y recordar cuando eras niño y aprendías a nadar”. ‘The Fog’ “usa ambas situaciones para hablar de la idea de aprender a dejar ir”, apuntaba la cantante. El tema contiene un elemento “acuoso” en su instrumentación y diría que la melodía incluso evoca cierta sensación de frío; sin embargo, es a su vez tremendamente cálido gracias a su dramática y preciosa sección orquestal, que ofrece cierto contraste con el resto de la instrumentación, lo que incluye un pito y un arpa celta. El propio padre de Bush habla en la canción, lo que refuerza su componente nostálgico.

39
Moving
1978

Antes de publicar ‘The Kick Inside’ en febrero de 1978, Kate Bush se formó en clases de baile interpretativo y mimo, de ahí que sus actuaciones en directo hayan sido siempre tan teatrales. Su profesor fue Lindsay Kemp, fallecido en agosto de 2018, que también impartió clases a David Bowie y a quien Bush dedicó ‘Moving’, no en vano la canción que abría su debut. Una canción pasional, más 70s imposible, en la que la británica evoca a una persona que se “mueve como el líquido”, que “hace bailar a tu espíritu” y cuya belleza es tan “potente” que hace añicos al “lirio” que hay en su interior. Curiosamente, el tema, en el que la aguda voz de Bush suena eso, “líquida”, empieza con el sample de una canción de ballena, extraída de una compilación del biólogo Roger S. Payne, que descubrió los cantos de la ballena jorobada. Es la época en que Bush es producida por otras personas (en concreto por hombres), algo que cambiará con el paso del tiempo. A partir de ‘The Dreaming’, su cuarto álbum, Bush sería productora única de todos sus trabajos, un precedente absoluto de las reivindicaciones que recientemente han abanderado artistas como Björk, M.I.A., La Roux o, hace unos días, Zara Larsson y Ariana Grande (quien ha comentado el post en Instagram de la primera).

40
Lily
1993

En ‘Lily’, Catherine lleva su afán de experimentación a nuevos lugares: la canción presenta una de sus bases rítmicas más industriales, pero a su vez incorpora el sonido de instrumentos tan poco habituales en la música pop como la fujara (una flauta de tesitura baja propia de Eslovaquia) o unos cuencos tibetanos. Estas texturas instrumentales sirven a Kate para contarnos la historia de su relación de amistad con Lily Cornford, una curandera inglesa especializada en cromoterapia a la que Kate admiraba por su fortaleza y sabiduría. El final de la canción, en el que Kate se pone a aullar como una cosaca, puede ser el motivo por el que la propia Lily la consideraba «hilarante».

Lo más visto

No te pierdas