Austra / HiRUDiN

Por | 01 May 20, 0:52

Austra es el proyecto de Katie Stelmanis junto a una serie de miembros rotativos: podemos decir que Austra es básicamente Kate Stelmanis. Quizá alguien habría podido esperar que por tanto sus álbumes fueran personales, pero como sucede con otros autores con el foco en primer plano, como Robert Smith en The Cure o Alison en Goldfrapp, su obra puede ser autobiográfica o no: sus discos pueden ser políticos, como fue obviamente el caso de ‘Future Politics‘, o versar sobre otras cosas. ‘HiRUDiN’, su cuarto trabajo, es su primer álbum realmente personal, pues se trata de un disco muy explícito sobre las relaciones tóxicas que ha mantenido a lo largo de su vida. Algunas canciones han mutado de sentido, pues cuando fueron escritas la cantante tenía una pareja con la que ya no permanece, pero es un poco igual: lo importante ha sido su intención de “mostrarse vulnerable” como forma de “alentar a otra gente a mostrarse vulnerable”, como nos ha contado durante una entrevista que publicaremos en los próximos días.

‘Anywayz’ nace del miedo de que el mundo siga su curso impertérrito, como si nada hubiera pasado, cuando el amor se acaba (“el mundo sigue girando de todas formas / las flores nacen de todas formas / las montañas se elevan de todas formas”). ‘All I Wanted’, de manera muy abierta, anuncia: “no me importa lo que me digas porque me voy mañana / no me importa que lo sientas / la has jodido”. La toxicidad se manifiesta muy clara en el single ‘Risk It’, con frases como “me siento avergonzada, es una locura buscarte infinitamente / me está matando / sé que debería terminar contigo ahora”. Las letras hablan de cosas tan específicas como “me he mudado 6 veces en los últimos 5 años / ayúdame a descansar”, como sucede en ‘How Did You Know?’.

Para tranquilidad de Björk, que se queja con razón de que los discos en los que las artistas femeninas abren su corazón gusten más a los críticos musicales, si ‘HiRUDiN’ es el mejor disco de Austra no es porque Stelmanis se haya abierto en canal. De hecho, los textos son bastante austeros. Lo bueno es que la artista reviste estas composiciones desnudas de pequeños arreglos que tienden a reforzar su lucha interior. Si ‘I Am Not Waiting’ es una huida de alguien que no supo escuchar una advertencia anterior, su ritmo parece animar esa marcha en solitario, como huyendo del bosque referenciado en la letra. Su post-estribillo “I am over you, I am over you” es fantástico, como muy apropiadamente fantasmagórica suena ‘How Did You Know?’, cuyos teclados remiten por un lado a Eurythmics y por otro a John Maus. ‘All I Wanted’, tras un inicio de pizzicatos, se transforma como en una producción de Fever Ray hacia la mitad, optando por un final agridulce. La magia también muta en terror tipo Radiohead en ‘It’s Amazing’, que plantea si el buen momento retratado es solo “un juego”.

Frente a la inacabada ‘Your Family’, cuya misteriosa lluvia de sintetizadores es disuelta por una letra insulsa sobre ¿suegros?; la canción más ambiciosa es ‘Mountain Baby’, con la colaboración de Cecile Believe y la idea de retratar las diferentes etapas de una relación. Katie intenta retratar “la incertidumbre y la resistencia” y Cecile “el lado más puro y la alegría desenfrenada”. Las voces de “coro infantil” y la repetición de un estribillo que se pregunta por qué nos empeñamos una y otra vez en escalar la misma montaña va acorde a un riff de piano que se repite de hecho una y otra vez.

‘HiRUDiN’ recibe su nombre de la “hirudina”, un péptido de las sanguijuelas que se utiliza con fines medicinales. Indudablemente Katie ha querido utilizar esto como metáfora de lo bueno que permanece después de una relación que te hace daño, algo tan asqueroso como una sanguijuela. Si el álbum se abre con una frase tan confusa como “haces que me enfade, te quiero”, el final llamado ‘Messiah’ representa la calma, la aceptación. “No soy ninguna Mesías / así que devuélveme al suelo” es una de las primeras frases. “No te elevaré, pero puedo guiarte / seré tu sombra y tú la luz”, una de las últimas, antes de un coro en el que Katie se beneficia de su operístico timbre celestial. Quienes odiaran la voz “pitcheada” de ‘Risk It’, entre quienes NO me encuentro, pueden estar tranquilos: ‘HiRUDiN’ no reincide en ello, sino que es un álbum variado y al mismo tiempo cohesivo -a lo que contribuyen los dos interludios- que asienta su carrera casi una década después de ‘Feel It Break‘.

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Risk It’, ‘Anywayz’, ‘How Did You Know?’, ‘Mountain Baby’, ‘I Am Not Waiting’
Te gustará si te gusta: Goldfrapp, Florence + the Machine, John Maus, los anteriores
Youtube: Vídeo de ‘Mountain Baby’

Etiquetas:
  • Jb

    El disco es una preciosidad

  • david

    Parece que vaya a contracorriente con Jenes o qué sé yo. No coincido con la reseña ni la puntuación. Lo he escuchado 3 veces y no me hace mucho. Igual mañana cambio de opinión, pero lo dudo. Los dos singles ya escuchados y quitamos los dos interludios, te quedan 7 temas por escuchar.
    Estoy totalmente en contra con estos discos que tienen pocas canciones y que incluyan interludios. En este caso son 11 canciones con 2 interludios. Y encima hay un tema que no llega a los 2 minutos y por ya por sí te sabe poco el álbum, cuando es una de tus artistas favoritas. Pequeña decepción.
    Las mejores son How Did You Know?, Messiah y It´s Amazing.
    Y me cabrea por lo que digo, es de tus favoritas, lo llevas esperando con ansia, empezó a grabar en una casa de Segorbe, en Valencia, donde vivo, en fin…
    Y su mejor o mejores discos son los dos primeros.

    6,5/10

  • La Paqui

    Bieeen.

  • Vuffy

    Estoy escuchando el disco ahora. Suena de puta madre. Los coros son una pasada.

    Me alegro de que traigáis otra vez lo de las quejas de Björk. Sigue siendo pertinente. Más de uno piensa que las mujeres se quejan de vicio porque el machismo es cosa del pasado. En fin, que piensen lo que quieran. Björk, Missy Elliott, Peaches, Goldrapp, Joanna Newsom o Mariah Carey no se quejan de que su música guste más o menos o de las notas que los medios ponen a sus discos. Se quejan de los términos en que la prensa suele hablar de sus trabajos y entrevistarlas y, sobre todo, de que no se las considere músicos cuando, además de cantar y escribir letras, componen, producen y algunas tocan varios instrumentos. En estos casos, el “son músicos” no es una coletilla de marketing de sello multinacional sino que estas artistas ya han demostrado que, efectivamente, son músicos.

  • Robichaux

    Pues me esperaba un truñaco colosal, ya que los singles parecían flojísimos como carta de presentación, pero, sorpresa, el resto del disco está muy bien. No llegan a tener ninguna canción memorable o a la altura de anteriores hits, pero en conjunto es una escucha más que agradable (al contrario que en otros trabajos, donde eran más irregulares).

    Eso sí, difícilmente superarán el primero, que era temazo tras temazo. Aunque es lógico; con su debut la mayoría de artistas concentran el trabajo de muchos años, sin calendarios de discográficas de por medio.

  • Pablo Van De Kamp

    No puedo estar en más desacuerdo con la review del disco.

    Austra es uno de los grupos que más he trillado desde el lanzamiento de “Future Politics”, que me parece un disco sublime. Tras conocerlos con el tercer disco me puse los dos primos y flipé con la evolución de su música y con su estilo tan definido y marcado de synth pop en ocasiones operístico. Me parece una de las bandas más bonitas y exquisitas que he visto en directo. De hecho recuerdo el concierto de presentación de Future Politics en el Barceló de Madrid como si hubiera sido ayer.

    Pero de verdad, lo último que me esperaba de este nuevo disco es que fuera aburrido, y lo es hasta la muerte. No me gusta ni una sola canción. No son atractivas, no se te graban en el cerebro como “Utopia” o “I Love You More Than You Love Yourself”, no te hacen bailar como “Home” o “Lose It” ni te transmiten tanto como “Beat And The Pulse” que en directo es una auténtica salvajada.

    Me da muchísima pena porque lo esperaba con ansia, pero cuando vi que se lanzaron tres singles totalmente olvidables fui perdiendo la esperanza, algo con lo que al final he visto que no me he equivocado.

    3/10.

  • Júpiter

    8 a esta bazofia y 3 al de CocoRosie ?? No cabe duda que sus reseñas y puntuaciones tienen que ver con sus gustos personales y no de orden objetivo y crítico

  • Carvey

    Anywayz es muy bonita, el resto va a la basura del olvido. Temo que lleguen un montón de artículos por ser el próximo disco de la semana y no sé qué le véis de especial a esta mujer, la verdad. Suena tan fingida cantando y la producción es tan poco memorable (opinión personal).

  • mardebering

    Los interludios en cualquier disco el 99% de las veces son una rémora, por lo menos en digital los puedes largar a la papelera el problema viene cuando eres fan y te compraste el formato físico, por eso ser fan es un atraso en el disfrute de la música.

  • david

    Yo con los interludios no tengo problema, a favor estoy si es un disco largo tanto de duración como cantidad de temas , a veces se agradece, pero un álbum de solo 11 canciones NO y de 35 minutos, TAMPOCO. En fin.

  • mardebering

    De ese disco solo se salvan “Ruby Red”, “Burning Dawn…” y un poco las cuerdas de “Aloha” este de Austra tiene bastante menos relleno que esas que se visten como la niña de la ventana de Carmen Porter de Cuarto Milenio.

  • mardebering

    Pues sí “All I Wanted” es como una colaboración “crazy” entre Fever Ray y Kate Bush, maravillosas “How Did You Know?” cantada como nadie , en “Messiah” su acorde de piano es bellísimo y por supuesto “Rick it” una de las canciones del año, disco difrutable muy corto con interludios sobrantes.

  • Júpiter

    Pa gustos colores 😘

  • ZeRaLoGe

    Lol, no existe la opinión crítica objetiva en la música.

  • Facundo G Molina

    Mmmm un poco exagerado todo, yo le doy 6 de 10

  • bart_os

    Bueno, a mi los interludios, intros, outros y cosas así normalmente me gustan e incluso los disfruto.

    Lo que sí que es cierto es que ser fan es un atraso, y una ruina. Te lo digo yo y mis 5000 discos (y libros también hay…), que ya ni sé cuántas estanterías Billy tengo. Sí, provoca alguna discusión en casa. :-)

    Eso sí, no puedo evitar que me haga gracia ver cuando viene alguien a casa, se queda mirando (te dicen de todo, claro), y coge un disco, otro, otro, otro, hasta que se da cuenta que no hay ninguno de Sabina, Bisbal, Estopa o Malú… :-D Eso con los mp3, spotify, etc no es igual. :-D

  • mardebering

    Si tienes razón, lo mejor es cuando te dicen no conozco a ninguno absolutamente ninguno, solo a Beethoven.

  • David Núñez

    Muy bueno.

  • Pablo Van De Kamp

    Me parece fatal que en la encuesta no aparezca la opción de “Me encanta Austra pero este disco no”. Es terrible.

  • Angelo Isaac

    está bien bergas, periodt.

  • Àlex

    es muy bonito el disco. me enganchó rápidamente.

  • David

    discazo

Send this to a friend