Meister of the Week: Pablo de Bum Motion Club tiene el ASMR interiorizado desde niño

Por | 13 Jul 20, 10:07

Bum Motion Club fue una de nuestras apuestas nacionales que destacábamos para este 2020. Se trata de un quinteto de power pop de la localidad madrileña de Aranjuez que, compuesto por Pablo Vera, Iris Banegas, Alejandro Leiva, Alberto Aguilera y Pablo Salmerón, editaba su EP de debut el año pasado, un ‘Delta’ producido y mezclado por Alejandro Leiva y Víctor Cabezuelo (Rufus T. Firefly). Un disco que dejaba temas tan potentes como ‘Fuentebravia’ o ‘La luz’. El segundo EP de Bum Motion Club verá la luz este año y el primer adelanto ya se puede escuchar: ‘El drama‘ es uno de esos temas apoteósicos y oníricos que caracteriza al grupo. Es un tema que, en palabras de la banda, «recoge ese pensamiento doble de nuestra generación, a veces esperanzador y a veces derrotista». En una nueva edición de Meister of the Week, Pablo, el batería del grupo, nos habla de su obsesión particular, el ASMR (siglas de «Autonomous Sensory Meridian Response», «Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma» en español), una sensación física producida por sonidos amplificados por la que muchos se ven atraídos. Una lectura fascinante, como poco.

¿Qué es el ASMR para ti?
Defino los ASMR como una sensación placentera y eléctrica (una especie de hormigueo) que recorre la espalda y la nuca, pudiéndose extender a las extremidades. Lo que los crea, son percepciones sensoriales de cualquier tipo muy concretas para cada persona que los siente. Duran pocos segundos, el placer va por oleadas y dependiendo del nivel de abstracción que tengas en ese momento, se puede prolongar. El ASMR se siente de una manera muy personal. No tiene nada que ver con escuchar tu canción favorita y que se te erice el pelo, eso es emocionarse. No tiene nada que ver con el placer sexual o el placer que puede producir comer, por ejemplo.

«Mis primeros contactos fueron en el colegio, observando embobado (en secreto) cómo dibujaban mis compañeros»

¿Cuándo te das cuenta de que sientes estas sensaciones?
Los ASMR para mí llevan existiendo desde siempre. Mis primeros contactos fueron en el colegio, observando embobado (en secreto) cómo dibujaban mis compañeros. Más tarde me di cuenta que lo que me provocaba el placer era que usasen lápices de madera; luego descubrí que me fascinaba la gente que dibuja mal, pero que aún así pone esmero en la tarea. Después descubrí que también me gusta la combinación de trazos lentos con trazos rápidos, siguiendo patrones rítmicos pero a la vez aleatorios. También sentía ASMR en el médico o el dentista: el ruido de la bata, los comentarios que hacía el médico mientras me inspeccionaba, el frío y los ruidos de los artilugios de metal… Lo primero que necesito para sentirlo es un ambiente en el pueda estar relajado o seguro. Y después simplemente es tener suerte con el momento y la situación. Es algo muy aleatorio y que no pasa siempre.

¿Qué sensación de ASMR es la que más placer te proporciona?
También me gusta ver dar masajes. De hecho, cuando empezó Youtube, descubrí que viendo vídeos de masajes podía provocar esos ASMR de una manera mucho más voluntaria. Investigaba muchos vídeos para ver cuál me gustaba más, y en ocasiones me los ponía en bucle. A veces no era el vídeo entero, sino minutos específicos. Y sin darme cuenta años más tarde, di con un canal de masajes que me encanta, se llama MassageASMR. Me dio curiosidad el nombre y busqué las siglas ASMR en google, y «bum», encontré que justo lo que llevaba sintiendo toda la vida, tiene nombre y es algo relativamente reciente en el campo de la ciencia.

¿Alguna vez has sospechado que pudieras padecer hiperacusia?
Creo que no, no conozco mucho el síndrome. Suelo estar en ambientes con mucho volumen como ensayos y conciertos, además el metrónomo siempre me lo pongo muy alto… y no he tenido nunca problema en los oídos.

«El ASMR difiere mucho de la emoción o la capacidad emocional»

¿Te has topado con mucha gente que no entiende qué es exactamente el ASMR y lo confunde con emociones?
Totalmente. Lo normal es que cuando le cuentas a alguien qué se siente a nivel físico con el ASMR, piense que es la clásica sensación de piel de gallina que sucede cuando te emocionas. Son sensaciones primas hermanas, las dos tienen ese componente como de polvos pica-pica recorriendo el cuerpo. Es normal que haya confusión. Y muy difícil explicarlo. Sin embargo, el ASMR difiere mucho de la emoción o la capacidad emocional. Es provocado por acciones que por su propia naturaleza nos pueden producir satisfacción puramente sensorial. La sensación del ASMR es un hormigueo generalmente más intenso, por oleadas, y más focalizado que la emoción. Tampoco tiene que ver con el estado de ánimo, aunque es incompatible con momentos en los que no te puedas concentrar y llegar a un punto de introspección alto. También decir que hay un gran número de personas que no han oído hablar nunca del ASMR; y la mayoría de gente que lo conoce, cree que son vídeos virales de relajación guiada.

Por el contrario, ¿has conocido a gente como tú, con esta sensibilidad para escuchar sonidos del ambiente?
Pues es algo que he compartido con pocas personas. Sí conozco a amigos que lo han sentido alguna vez, pero no es algo que les acompañe. Sospecho que al ser algo intimo, es más difícil que salga a la luz. Estoy seguro de que muchas personas a mi alrededor tienen esta capacidad y no lo sé, y viceversa.

«En ocasiones (…) manipulo a las personas para sigan haciendo tareas que me gustan y que me dan ASMR»

¿Recuerdas alguna situación incómoda a raíz de dejarte hipnotizar por estos sonidos?
No. Cuando me pasa en ambientes de confianza, si no me llaman la atención, me lo callo y disfruto a solas del momento. Si me llaman la atención no tengo problema en confesar, aunque muchas veces digo que estoy empanado. En ocasiones, si lo veo fácil, manipulo a las personas para sigan haciendo tareas que me gustan y que me dan ASMR. Por ejemplo, si alguien hace un avión de papel, y entro en trance, hago todo lo posible para que siga doblando aviones, inventándome razones. De hecho, si le confieso que su acción me ha dado ASM, es muy probable que no recupere el trance en el momento que haga otro avión. El ASMR tiene un punto ocultista e íntimo muy curioso.

En ambientes de no confianza o estando solo, siempre lo oculto. Como casi siempre la “hipnosis” es por una acción combinada de tacto y sonido emitida por una persona, tengo que mantener la vista fija en ella, y bueno, no es plato de buen gusto que alguien te mire fijamente, aunque no sea a los ojos. Así que si me topo por casualidad con un emisor de ASMR, trato de no ser cantoso. También ayuda no ser ambicioso: a veces recibes un chute corto e inesperado de 5 segundos y te conformas. El trance en el que entras es caprichoso en cuanto a duración e intensidad, por lo que antes de forzar la máquina intentando sentir algo, es mejor hacer una retirada a tiempo si sientes que lo has perdido del todo.

«Mi experiencia más potente con ASMR fue con un limpiabotas en Marruecos»

¿Qué lugares concretos has visitado con el propósito de satisfacer este placer, o en cuáles has podido hacerlo aunque no fuera intencionado?
De ir a propósito a un lugar nunca. De niño y adolescente claramente un lugar especial era el aula, donde a diario se hacían cientos de actividades manuales. Era muy fácil encontrar el ASMR. El juego de mesa Pictionary es una buena fuente de ASMR. El metro de Madrid también, aunque hay que andarse con más ojo. Y finalmente la gran mayoría de servicios personalizados: sastrería, peluquería, médico, fisio… Mi experiencia más potente con ASMR fue con un limpiabotas en Marruecos.

¿Cuál es tu reacción al descubrir que esta sensación que has tenido siempre, de repente es un fenómeno de internet?
Cuando descubrí que había un montón de canales en Youtube destinados al ASMR, me petó la cabeza. La gran mayoría de vídeos no me lo provocan, porque como ya he dicho, es algo muuuy específico, y dependen muchas cosas: la persona que los hace, que la sensibilidad en sus movimientos te agrade, la temática, los patrones de movimiento y sonidos que usa… Me sorprende que el origen del ASMR venga de los vídeos que intentan provocarlo, y que haya explotado de esta manera en internet. Para mí el ASMR no tiene por qué estar en «formato vídeo», aunque reconozco que es más fácil provocarlo de esta manera.

«Los vídeos de inspecciones de orejas, nervios craneales y tez, son mis favoritos»

¿Qué vídeos de ASMR sueles ver?
Ahora mismo, me vuelven loco ciertos vídeos de «ASMR role play», que es justo lo que explicaba antes con los doctores. Es gente que se pone delante de la cámara simulando que te hacen una consulta. Los vídeos de inspecciones de orejas, nervios craneales y tez, son mis favoritos. También estoy ahora mucho con vídeos de peluquería y barbería, incluso de maquillaje.

Me gustan ciertos vídeos de ASMR típico (los que son una persona delante de la camara haciendo chorraditas, ruiditos y gestos) aunque creo que hay pocos canales que lo hacen realmente bien. Al fin y al cabo se ha masificado mucho y mucha gente que hace este tipo de vídeos lo confunde con algo puramente relajante y que te ayuda a dormir, y no tiene porqué. También me encantan los vídeos de ASMR de «tapping sounds», sobre todo cuando hacen patrones ritmicos pero que no les salen muy bien; exactamente lo mismo que con los lápices en el colegio.

¿Te interesa la música que pueda introducir sonidos parecidos al ASMR? Si es así, ¿qué sueles escuchar?
Nunca he relacionado música y ASMR. Ahora bien, creo que muchos sonidos que provocan ASMR se parecen a timbres que me parecen muy sugerentes a nivel artístico. El ejemplo más claro que veo es la canción de Radiohead ‘The Gloaming’.

La Tienda JNSP