Matt Berninger / Serpentine Prison

Por | 24 Oct 20, 16:33

Matt Berninger bromeaba sobre el hecho de que ‘Serpentine Prison’ se pudiera considerar un álbum en solitario, ya que en él hay como veinte colaboradores, de Gail Ann Dorsey a Andrew Bird, pasando por Matt Barrick (The Walkmen). Pero todos están aquí, disciplinados, al servicio de las letras de Matt. Aunque sí hay una presencia que sobresale en el conjunto, aún más que la de Berninger, esa es la de Booker T. Jones, legendario líder de Booker T. & the M.G.’s, la banda de Stax Records que creó el sonido de singles y álbumes de nada menos que Wilson Pickett, Otis Redding, Bill Withers, Sam & Dave… Booker es el productor de ‘Serpentine Prison’ y el único músico que toca en todas las canciones; su órgano Hammond siempre está ahí. La figura de Jones y la pasión que siente Berninger por él instilan el álbum. De hecho, el peso de Booker es tan abrumador que, en buena lid, el disco debería haberse editado bajo el nombre Matt Berninger & Booker T. Jones.

El resultado de la aventura no es sólo audible; es casi palpable. ‘Serpentine Prison’ tiene una muy hermosa cualidad orgánica, táctil, de sonido en directo (que se pierde algo, por eso, en el streaming). Ahí se nota el mimo con que se ha grabado todo, la calidad de los instrumentos, incluso la atmósfera de complicidad que ha reinado durante la grabación. A la voz de Berninger, recia, grave, quizás le falte un pelín de flow para acabar de hacerse con unas canciones orientadas hacia el soul. Pero, paradójicamente, son sus tonos tan bajos y algo monocordes lo que le da a su vez el toque; un cantante con una garganta más dúctil pasaría, paradójicamente, más desapercibido.

‘Serpentine Prison’ está alejado del indie, de la épica que tan bien manejan The National. Sin embargo, la voz de Matt es tan indisociable de la banda que es imposible no comparar ambas aventuras. Por ejemplo ‘Distant Axis’ es un puente entre The National y este proyecto. El piano y el rasgueo de guitarra acústica, las letras y las inflexiones vocales de Matt le otorgan esa textura épica marca de la banda. El resto del disco se esfuerza en alejarse de la órbita del grupo. El órgano y el piano de Hammond de Booker reinan y deliran en una casi-jam muy de soul de los setenta en ‘One More Second’. ‘Silver Springs’, dueto con la gran Gail Ann Dorsey, brilla, a mi parecer, más que el de ‘You Had Your Soul with You’, aun siendo una canción más tópica, de jazz blues. Pero esta vez ambos se compenetran realmente y fluyen con naturalidad. En ‘Oh Dearie’ Matt se pone en la piel de Leonard Cohen; es una bonita balada con piano, guitarra y coros en crescendo. El piano de ‘Take Me Out Of Town’ suena tan familiar que has de leer bien los créditos para cerciorarte que es un tema original y no una versión. En ‘Collar of Your Shirt’ es donde la voz de Berninger se aleja más de su tono habitual y se acerca a uno más canónico de soul-americana, subiendo octavas hasta obtener lo más parecido a un falsete. ‘All for Nothing’ acaba con una hermosa subida de intensidad, arropada por violines y la emoción ascendente.

Quizás el resultado esté un poquito por debajo de las expectativas ante lo que prometía tal cantidad de genios. Pero muy poquito. ‘Serpentine Prison’ son 41 minutos de soul hermoso y cálido. Un disco elegante, emocionante y (odio la palabra, pero aquí se ajusta) adulto. Y es hermoso notar como Matt muchas veces se se deja llevar en mucho de los temas. Música para arroparse durante este feo otoño.

Calificación: 7,3/10
Lo mejor: ‘Distant Axis’, ‘One More Second’, ‘Silver Springs’, ‘Oh Dearie’, ‘All for Nothing’.
Te gustará si te gusta: Andrew Bird, Hamilton Leithauser, las producciones de Booker T. Jones
Youtube: vídeo de ‘One More Second’

La Tienda JNSP