Ela Minus / acts of rebellion

Por | 28 Oct 20, 16:56

Ela Minus es una artista fascinante. No solo ha sido capaz de publicar dos pepinazos de tecno-pop como ‘they told us it was hard, but they were wrong.‘ y ‘megapunk’ que están llamados a arrasar en los festivales venideros (si hay), sino que su propio trabajo también puede considerarse un «acto de rebelión» en sí mismo (así nos lo ha asegurado ella misma en una entrevista que publicaremos próximamente). La colombiana Gabriela Jimeno solo produce música electrónica con máquinas analógicas e incluso construye las suyas propias. Con un pasado hardcore -formó parte de la banda emo Ratón Pérez- la música de Ela Minus aúna «DIY» con potencial masivo. Y su primer disco es una carta de presentación estupenda para adentrarse en su universo.

Formada en un Berklee College of Music por el que ha pasado una lista interminable de artistas, de Quincy Jones a Empress Of, Ela Minus empezó a ir a discotecas en Boston sola para familiarizarse con la noche de ese lugar, y después abandonó el centro lamentando su obsesión por la competición. La artista pasó entonces a recibir clases de Terri Lyne Carrington, antiguo batería de Herbie Hancock, quien le enseñó el poder de la improvisación y la importancia de «encontrar tu propia voz».

La voz de Ela Minus está anclada en su pasión por Kraftwerk, pero también en el punk y en el tecno berlinés. Con estos elementos, la artista ha hecho un disco oscuro, introspectivo, vagamente personal y político, que alterna ritmos sísmicos con otros más atmosféricos, en ambos casos bañados en un reverb que hace sonar sus canciones como si sonaran dentro de templos. ‘they told us it was hard, but they were wrong.’ es uno de esos temas de tecno-pop apoteósicos que capturan el poder mágico, curador, de la música electrónica, y ‘el cielo no es nadie’ nos lleva directamente a las entrañas del Berghain de Berlín para recordarnos la importancia de los pequeños detalles: «es más difícil dar el tiempo, que el cielo entero».

A Kraftwerk recuerdan los ritmos mecánicos de ‘dominique’, uno de los medios tiempos de este ‘acts of rebellion’ dedicados al baile como «acto político’: «no quiero dormir hasta que salga el sol» es la sentencia que deja esta canción inspirada en el aislamiento que ha traído el coronavirus, y en la que Gabriela expresa: » no he visto a nadie en dos días, me temo que he olvidado cómo hablar con alguien que no sea yo». Por su lado, el modesto tecno-pop de ‘tony’ superpone el futuro plasmado por la música electrónica con un pasado sin sobreinformación ni déficits de atención: «no seas tan moderno, bailemos como mis abuelos» es su gran lema.

Entre interludios atmosféricos como el amniótico ‘do whatever you want, all the time.’, el cual, a pesar de su expresivo título, o de hecho debido a ello, no contiene letra alguna, pues todo queda dicho en esa misma frase, hay que destacar el pizpireto tema final con Helado Negro ‘close’, que evoca a ‘Homogenic’, y sobre todo el dance-punk del que es otro de los grandes himnos de Ela Minus. Aparte de venir con titulazo y también con ecos al electroclash de los años 2000, ‘megapunk’ es el tema más abiertamente político del disco, llamando a la acción en frases como «no conseguirás que paremos la carrera» o «no nos queda otra que luchar».

Calificación: 7,7/10
Lo mejor: ‘they told us it was hard, but they were wrong.’, ‘megapunk’, ‘el cielo no es de nadie’
Te gustará si te gusta: Moderat, Four Tet, Thom Yorke
Youtube: audio de ‘megapunk’

Etiquetas:

La Tienda JNSP