‘anything’ de Adrianne Lenker esconde un fondo de ira detrás de su forma dulce y bucólica

Por | 18 Nov 20, 11:16

Adrianne Lenker, vocalista y compositora de Big Thief, una de las bandas de folk de Estados Unidos más respetadas actualmente gracias a las excelentes críticas obtenidas por álbumes como ‘U.F.O.F.‘ o ‘Two Hands‘, ha publicado este otoño no uno sino dos discos. El primero, ‘songs’, se compone de 11 canciones de duración convencional en el mundo del pop, y el segundo, ‘instrumentals’, de 2 pistas «instrumentales» de entre 16 y 20 minutos.

‘anything’ era el primer sencillo publicado de ‘songs’ y es hoy nuestra «Canción Del Día». Mucho más desnuda instrumentalmente que las composiciones de Big Thief, ‘anything’ es representativa de ‘songs’ por su sonido intimista, por el que apenas asoma el sonido de unas guitarras acústicas y el de unos violines que proporcionan un fondo dramático para la preciosa voz de Adrianne, siempre a medio camino entre Vashti Bunyan y Stina Nordenstam, pero aún dotado de un timbre inconfundible. No obstante, ‘anything’ despunta en el álbum por su jadeante melodía, que parece brotar del pecho de Adrianne sin respiración.

Dedicada a la ex de Lenker, la cantante Indigo Sparke, quien para más señas aparece mencionada en la letra, ‘anything’ esconde un fondo de ira y violencia detrás de su forma dulce y bucólica expresada en melodías y voces. La letra de la canción empieza situándonos en un escenario de serenidad campestre, con Adrianne haciendo la colada y observando a Indigo comerse un mango mientras un tirante de su camiseta «desliza por su hombro». Más adelante la cantante describe la presencia a su alrededor de un «roble rojo», un «círculo de musgo» y del «humo de una hoguera».

Sin embargo, la narración de ‘anything’ no es tan ideal como parece, pues ciertos conflictos familiares enturbian su historia desde el principio. Y mucho. En uno de los versos, Adrianne canta: «pasamos la Nochebuena con tu madre y tu hermana, no quiero pelearme pero tu madre insiste» pero va incluso más allá, insinuando que está a punto de pegar puñetazos a quien se ponga por delante («dientes blancos de perro preparados en mi puño») y que deberá ser trasladada a Urgencias para no poner en peligro la vida de los demás. En otro de los versos, Adrianne menciona otro conflicto provocado por una «lista de la compra» y una serie de «llamadas y mensajes sin contestar» que no se sabe a quién de las dos pertenece.

El resumen de toda esta dramática historia es que Adrianne tiene demasiado amor que dar, dando bola al estereotipo de que las relaciones románticas lésbicas son emocionales e intensas hasta decir basta. «No quiero ser la propietaria de tu fantasía, solo quiero ser parte de tu familia», canta la artista, que se conforma con «pasear» y «observar los ojos» de su persona amada o con «acostarse en su regazo cuando llore» sin «tener que hablar de nada». La intensidad del amor que Adrienne siente por Indigo la lleva a desear «escuchar el sonido de sus ojos al pestañear» y el de su «corazón latir».

Etiquetas:

La Tienda JNSP