De Amaia a ‘Loco Vox’: ‘Cachitos’ volvió a arrasar, muy merecidamente, en Nochevieja

Por | 02 Ene 21, 11:16

Confieso que me ha costado entender el éxito de ‘Cachitos’ en Nochevieja: me fascina que el público aficionado a la música pop prefiera terminar y empezar el año escuchando fragmentos random de canciones que una cadena selecciona, en lugar de pinchar su propia música. Una playlist de éxitos presentes o pasados, una lista de reproducción a la que los comensales -esta vez de 1 a 6- van contribuyendo hits sobre la marcha, un disco favorito que te gusta de pe a pa, o incluso un algoritmo que tiende a acertarte por mucha rabia que te dé… Pues no. Un montón de gente prefiere sentarse frente al televisor a ver qué echan: el especial después de las uvas de ‘Cachitos’ fue seguido por más de 2 millones de personas y obtuvo un 13,3% de share, una salvajada que multiplica por 4 la audiencia media de La 2 en diciembre.

Luego ves el programa a la carta y sí lo entiendes. Tu doble disco recopilatorio de Raffaella Carrá recién salido del horno por imperativos del mercado no puede competir con una actuación de la cantante en la que aparece dando volteretas por los aires rodeada de un séquito de bailarines frente al que Madonna tendría que frotarse los ojos atónita. No necesitó subtítulos el ingenioso equipo de guionistas del programa, en este maravilloso caso, pero estos, tan irreverentes, volvieron a ser lo mejor del especial que se extendió hasta las 3 de la madrugada.

‘Cachitos’ ha vuelto a dar la nota apareciendo en toda la prensa generalista por sus ácidas bromas sobre todo en torno a VOX, Ciudadanos y PP, enfadando a los votantes de estos mucho más que a Adriana Lastra. Hubo dardos para el hospital de Ayuso, la deserción del partido de Arrimadas y no hizo falta demasiada imaginación cuando se programó el ‘Loco Vox’ de Loco Mia. ¿Que echabas de menos a Mel C en la actuación de ‘When You’re Young’ de Bryan Adams? Los guionistas lo resolvían comparando su blanquísimo vestuario con el «blanqueante» que Ferreras utiliza para Inda. Se asoció ‘Se fue’ de Laura Pausini al paradero del rey emérito. ‘Cachitos’ nos hizo olvidar por un momento aquella mítica actuación de Kylie en Antena 3 rodeada de dirigentes del PP, para subrayar el día que actuó en TVE con lo que serían los colores del primer gobierno de coalición. ¿Rojo y morado cuándo conjuntaron?

Ciñéndonos a lo musical, el guión estuvo bastante simpático, como siempre, enlazando a los Ramones con Ramoncín, recordando momentos tan improbables como el vídeo de El Fary de ‘El morito Juan’, lo poco que bailó Cher en la era ‘Believe’, lo guapo que era Dave Gahan, las escasas dotes actorales de Aviador Dro, la valía de Franco Battiato más allá de esa broma sobre el tamaño de su palito de PCR o lo incómodo que te sientes viendo sobre un escenario a la formación antigua de La Oreja de Van Gogh. Mina de memes en sus actuaciones más desconocidas, ‘Cachitos’ es ese programa que lo mismo te muestra un indisimulado playback de Los Planetas y una gente bailando ‘Qué puedo hacer’ como si estuviera en ‘La quinta marcha magacín’, que hubo un día en que a un dúo le pareció buena idea llamarse «Azúcar Moreno». Y además tuvo éxito.

Todo esto estuvo muy bien, pero como siempre decimos, no habrá nostalgia del presente en el futuro si no hay programas musicales actuales, así que es necesario reivindicar el presente aunque le interese a la mitad de personas. Literalmente. El «Cachitos» de prime-time, ‘Cachitos de hierro y cromo Fest’, fue seguido solo por 952.000 personas, un 5,3% de share que no obstante también está por encima de la media de la cadena. Ahí se pudieron ver las actuaciones de grupos como La La Love You o Estopa.

Por obra y gracia de la pandemia, todavía no habíamos podido ver en directo a la revelación Rigoberta Bandini, por lo que desconocíamos si, sobre las tablas, la cantante catalana era un poco más Austrohúngaro y Las Bistecs o un poco más Mónica Naranjo. Al final ‘Cachitos’ nos desveló que es una mezcla de ambas en un ‘In Spain We Called It Soledad’ que sonó tan insólito como el primer día. También brillaron Ginebras con un ‘Paco y Carmela’ entre la verbena y la noche de gala; la química entre Amaia y Alizzz enriquecida por un montaje con planos alternativos fuera del escenario; o el fin de fiesta con Sidonie y Delaporte, los primeros elegantísimos con sus trajes habituales, y los segundos vestidos de calle.

Virginia Díaz enmarcó el guión del programa en torno a la elaboración de un festival en homenaje a los festivales que no ha habido, y tuvo como invitado en un par de gags a Mikel López Iturriaga, muy crecido tras la buena aceptación de ‘Banana Split’. ¿Su aportación? La elaboración de un mini de kalimotxo, que nunca pensamos que podríamos añorar. Hubo bromas sobre veganos, gluten y gafas de pasta, pero nada tan moderno como poder ofrecer parte de todo esto en Youtube, de manera oficial, y tras un acuerdo con las grandes discográficas anunciado en días recientes.


La Tienda JNSP