Quantcast

Tres cómics recomendados para el Día del Libro

-

- Publicidad -

Tres cómics recomendados para el Día del Libro

Recomendamos una serie de cómics con motivo del Día del Libro, al tiempo que recordamos algunos de los especiales publicados sobre novela gráfica recientemente:
Tres enormes novelas gráficas hechas por mujeres
Novelas gráficas que regalar por Reyes
Tres cómics de los que no se escapa vivo
Cómics que parecían hablar de una pandemia
-‘Primavera para Madrid‘: la corrupción de una clase social sin escrúpulos

‘Romeo Muerto’, por Santiago Sequeiros

A Santiago Sequeiros le ha costado 25 años terminar ‘Romeo Muerto’. Un proceso creativo que se vio desbordado por un alcoholismo ya superado y por su propia autodestrucción. Después de aquel dramático período, su participación en un ensayo de José Luis Sampedro, ‘El mercado y la globalización’, le valió hacerse un hueco en el mundo de la ilustración: sus dibujos le sirvieron para abrir puertas –como su colaboración con El Mundo-, pagar las facturas y salvar la vida también.
La Mala Pena es una ciudad ficticia que aparece regularmente en la obra de Sequeiros, en la que se desarrolla ‘Romeo Muerto’, y que en palabras de su creador “es un cruce entre un purgatorio y un pudridero. Los personajes piensan que están penando pero realmente se están pudriendo”. El libro arranca con el vía crucis de la Semana Santa, y el epicentro de la historia se ubica en un hotel donde Romeo es el conserje. Alrededor de él desfila un mundo tenebroso de personas desequilibradas, ninguna de las cuales puede solucionar su irremediable final, ocasionando un itinerario de situaciones oníricas en las que el color no tiene lugar. Sus páginas, de un tamaño sublime para disfrute de los detalles, destilan negro sin apenas blanco, como una copa a palo seco sin refresco para rebajar la alta graduación.

- Publicidad -

Estamos ante un trabajo intenso, que se reboza en el fracaso como un bolero, que requiere de un esfuerzo titánico de comprensión por parte del lector ante un universo excluyente, pero que se ve fuertemente recompensado. Para entender ‘Romeo Muerto’ son necesarios los spoilers y toda la información adicional que puedas recabar: así terminarás de comprender por dónde van los tiros de una trama llena de complejos de culpabilidad. Santiago Sequeiros ha dicho mucho que este trabajo es como el cadáver de un hombre que pierde a su mujer, que vive de recuerdos y está derrotado por el alcohol: definitivamente tiene mucho de biográfico. 8,8.

‘Warburg & Beach’, por Jorge Carrión y Javier Olivares

En una fecha tan señalada como el 23-A no encontramos mayor homenaje al libro, a los libreros y a las librerías que este. A lo primero, porque el formato físico de ‘Warburg & Beach’ es un libro-acordeón sin lomo, que permite desplegarlo en unos 4 metros –imposible disfrutarlo en una pantalla digital-, así como devorar sus dos historias –una por cada cara- página a página. Y a los libreros y las librerías porque sus protagonistas son Sylvia Beach (1887-1962), fundadora de la librería Shakespeare and Company en París, además de la editora de la primera edición de ‘Ulises’ de James Joyce; y Aby Warburg, fundador de la biblioteca Warburg, que a su muerte en 1929 se componía de unos 60.000 volúmenes.

- Publicidad -

Dos historias en paralelo que, junto a las de Frances Steloff, creadora de la librería Gotham Book en Nueva York o la de la escritora británica Mary Wollstonecraft, documentan y traen a la actualidad cómo se desarrollaba la actividad literaria a ambas orillas del Atlántico a principios del Siglo XX. Un periodo cultural que con el paso del tiempo ha alcanzado el estatus de legendario, y del que gracias al trabajo de Carrión y Olivares se desvelan los pormenores de la gran diversidad de problemas extremadamente complicados con que se tuvo que lidiar: la censura, el machismo, las guerras internacionales e incluso las enfermedades mentales. Con mención a otros de igual gravedad para sus protagonistas, como los dilemas para ordenar libros según autores y títulos, dando lugar a una magia que en algunos puntos roza la superstición.

Los dibujos y el rotulado de Javier Olivares siguen siendo admirables, a pesar de haber puesto un listón altísimo con dos cómics que debería ser obligatorio estudiar en la ESO, uno Premio Nacional de Cómic 2015 como fue ‘Meninas’, y otro el recientemente publicado junto a Santiago García ‘La Cólera’. Pese a los más que suficientes elementos solventes, en lo que respecta a la narrativa de Jorge Carrión, sí que echamos de menos agilidad en la acción. Un escollo que no se debería tener demasiado en cuenta cuando se muestran, con finura, tantas reflexiones sobre el arte y la cultura. 8,3.

‘Ethel y Ernest. Una historia verdadera’, por Raymond Briggs

Al británico Raymond Briggs le llegó la popularidad en nuestro país en los 80, con ‘Cuando el viento sopla’, gracias en parte a una edición del desaparecido Círculo de Lectores y a la traducción de Rosa Montero. Un trabajo que contribuyó a avalar el movimiento pacifista, y a analizar la carrera de armamento que las superpotencias mantenían imparablemente. Sus protagonistas eran un matrimonio de ancianos, y su éxito los llevó incluso a la gran pantalla en forma de largometraje de animación, con música de Bowie y Roger Waters.

En ‘Ethel y Ernest’, publicado originalmente en 1998 y que ahora edita Blackie Books, encontramos el mismo recurso de matrimonio que se lleva bien y permanece unido ante las adversidades de ‘Cuando el viento sopla’. Aquí, Briggs nos obsequia con una biografía de sus padres, desde que se conocen hasta que fallecen. Un cuento conmovedor y lleno de ternura de la vida matrimonial que sus progenitores mantuvieron durante más de 40 años: un periplo de memoria histórica que implica vivir la Segunda Guerra Mundial, el progreso de las clases medias y los primeros avances tecnológicos, como tener un coche, aprender a manejar la televisión, la lavadora o el frigorífico.

La calidad y calidez humana de Briggs reside no solo en la explosión de colores y en la cadencia de los detalles de sus ilustraciones, sino también en el tono evocador, el fino sentido del humor y un estilo narrativo en los diálogos digno del mejor de los análisis psicológicos. En su contra, peca de excesivamente realista y cursi, en las antípodas de ‘Romeo Muerto’, con una digestión de combustión rápida de las que se engulle al instante. Pero eso no ensombrece ni un ápice el mejor homenaje que un hijo puede tener para sus padres, al transformar lo cotidiano en extraordinario, y además compartirlo con todos. 8.

Lo más visto

No te pierdas