‘Hall of Mirrors’ es el eufórico y romántico hechizo pop de Let’s Eat Grandma

-

- Publicidad -

‘Hall of Mirrors’ es el eufórico y romántico hechizo pop de Let’s Eat Grandma

Rosa Walton y Jenny Hollingworth son amigas desde que tenían cuatro años, y llevan haciendo música juntas bajo el nombre de Let’s Eat Grandma desde 2013. Con tan solo diecisiete, en 2016 sacaron su prometedor debut ‘I, Gemini’, y dos años después llegó el excelente ‘I’m All Ears’ con el que recibieron grandes elogios de la crítica especializada (e incluimos en nuestra lista de los mejores discos de 2018). ‘Hall of Mirrors’ es la primera canción que publican desde entonces y parece indicar el inicio de una nueva era.

El dúo británico presenta un sencillo que pese a durar cinco minutos va directo al grano desde el principio, con unos sintetizadores que rompen a escasos segundos de empezar y que no tardan en mezclarse con una enigmática melodía de teclado. Su sonido, tan alegre como misterioso, inmediatamente nos lleva a un escenario nocturno en el que se palpa la euforia de estar con una persona que te gusta y también la incertidumbre antes de averiguar que eres correspondido.

- Publicidad -

Probablemente sea el tema más pop y accesible de Let’s Eat Grandma hasta la fecha, lo cual no quiere decir en absoluto que hayan dejado de ser interesantes, ya que la producción está llena de sus característicos y preciosos detalles: sonidos evocadores e imperceptibles en una primera escucha que son capaces de transportarte a otros mundos.

El estribillo es una clara muestra del talento del dúo, que deja algunas imágenes memorables (“El momento en el tiempo en el que nuestras sombras chocaron / y es todo verdad / tus dedos se juntaron con los míos y me seguiste hasta / la sala de espejos”). También encuentran un modo encantador de expresar los sentimientos anteriormente mencionados (“Pensé en ti / y no ha habido una chica que me haya hecho ser tímida / hasta que hablé contigo”). Esa sala de espejos que da título a la canción se puede interpretar como un acceso al autodescubrimiento, a explorar partes de uno mismo. Y también es un escenario perfecto para transmitir los nervios y la intensidad alegre que se retratan.
‘Hall of Mirrors’ es un regreso en plena forma de Let’s Eat Grandma que nos hace darnos cuenta de lo mucho que las habíamos echado de menos.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas