- Publicidad -

Angel Olsen / Big Time

Lo mejor: 'All the Flowers', 'Ghost On', 'This Is How it Works'
Te gustará si te gustan: Loretta Lynn, Dolly Parton
Escúchalo: Youtube

Angel Olsen es una de las artistas más prolíficas de los últimos tiempos: no sólo va a disco por año desde 2019, sino que para la presentación de este ‘Big Time’ también ha rodado una minipelícula homónima inspirada en una serie de sueños que tuvo (que se estrenó con un directo en Twitch con participación de la propia Olsen) y además ya tiene preparada la gira de presentación.

Tampoco sorprende el cambio de registro de Olsen, que nos ha acostumbrado a no saber si debemos esperar un álbum con un grandilocuente “wall of sound”, como hizo en ‘All Mirrors‘, un trabajo de indie como ‘MY WOMAN‘ o un irreverente disco de versiones, como ese ‘Aisles‘ con el que nos sorprendió el pasado verano. Porque si de algo no se puede acusar a Olsen es de causar indiferencia: en cada nuevo trabajo podemos acampanarla en la búsqueda del sonido que la defina en ese momento. Incluso podemos apreciar con qué registros se siente cómoda o su querencia por la sencillez en álbumes como ‘Whole New Mess‘ o este ‘Big Time’ que nos ocupa.

- Publicidad -

Este nuevo trabajo se ha grabado en un momento clave en la vida personal de la artista: cambió de pareja, salió del armario ante sus padres y poco después, ambos fallecían con tan solo dos meses de separación. Esa colisión de acontecimientos tan dispares son el material con el que ‘Big Time’ está tejido, desde la euforia del tema que da nombre al disco y en el que canta al amor y a la vida (“And I’m living, I’m loving, I’ve loved long before / And I’m loving you big time, I’m loving you more”) a la tristeza y búsqueda de interlocutores de ‘This Is How It Works’ donde busca un hombro en que apoyarse (“I know you can’t talk long / But I’m barely hanging on / I’m so tired of telling you /It’s a hard time again”).

“No puedes planear el dolor, organizarlo o agendarlo ni saber cómo te sentirás cuando llegue, simplemente sucede”, contaba Olsen al sello con motivo del lanzamiento del álbum, y es precisamente esa impresión la que da el disco, la de tratar de colocar y asimilar dos emociones simultáneas y a la vez tan antagónicas como son el amor y el duelo.

- Publicidad -

Una de las cosas que más llama la atención del álbum es su acercamiento al country. Aunque no faltan los arreglos que ya son marca de la artista (‘Go Home’ podría haber formado parte del cancionero de ‘Song of the Lark and Other Far Memories’ o de ‘All Mirrors’, sin ir más lejos), aquí se lanza de cabeza a melodías y estructuras propias del country y que podrían haber firmado Dolly Parton o Loretta Lynn: ‘All the Good Times’, ‘Right Now’ o ‘This Is How it Works’ podrían sonar tanto en un festival europeo como en una sala de Nashville. Son canciones en las que se intuye el dolor, pero en vez de optar por el desgarro o la pornografía emocional, Olsen lo muestra de forma contenida pero profunda en baladas atemporales. Especialmente emocionante es ‘All the Flowers’, en la que habla de la búsqueda de la identidad, de la soledad y de la fugacidad del amor y la vida.

Angel Olsen suele facturar trabajos honestos en los que habla de emociones a flor de piel, y ‘Big Time’ no es la excepción, pero aquí lo hace con una profundidad y una madurez que emocionan más precisamente por la sobriedad de la que hace gala. Es un álbum tremendamente introspectivo y con unas letras y melodías que a ratos pesan, en las que no resulta tan fácil entrar como en las de otros trabajos, pero en el que es fácil acomodarse si se le dedica un poco de tiempo.

Discos recomendados