- Publicidad -

Suede / Autofiction

Lo mejor: 'The Only Way I Can Love You', 'Personality Disorder', 'She Still Leads Me On', '15 Again'
Te gustará si te gustan: The Fall, Joy Division, ellos mismos, los últimos de Garbage
Escúchalo: Youtube

Es difícil ver a Brett Anderson con los mismos ojos después de la publicación de sus memorias. Suede ya era una de las bandas más queridas de los 90 gracias a su reivindicación del glam. Pocos habían mostrado sus respetos hacia David Bowie con tanta vehemencia y además hits como ‘Trash’, ‘New Generation’, ‘Beautiful Ones’, ‘Animal Nitrate’, ‘So Young’ y tantísimos otros volaban por su cuenta sin ninguna deuda particular. Oasis habían copiado ‘All the Young Dudes‘ con muchísimo más descaro. Varias veces.

Cuando ya dábamos a Suede por perdidos, los libros ‘Mañanas negras como el carbón‘ y ‘Tardes de persianas bajadas‘ enriquecieron el discurso de Brett. Le descubrían como un joven acomplejado que tuvo que hacer la cola de los alumnos más necesitados para comer en el cole. Narraba la difícil relación con su familia, así como su pérdida. También el lado más absurdo de la vida de rockstar. Tras un disco pomposo llamado ‘The Blue Hour‘, con su coartada conceptual teatral -un proyecto para el olvido-, ‘Autofiction’ es un feliz reencuentro con dos cosas que anhelábamos. En primer lugar, los Suede inmediatos y pop. En segundo, el Brett Anderson dispuesto a desnudarse frente a la audiencia.

- Publicidad -

Evidentemente cualquiera esperando un hit del tamaño de ‘Trash’ saldrá escaldado. O una balada tan apañada como ‘She’s In Fashion’. Sin embargo, ‘Autofiction’ -que presentan como su disco «punk»- habría sido un gran sucesor para ‘Coming Up’, pues aun sin un himno realmente digno de las listas de lo mejor del año, ofrece un conjunto compacto, como pocos se han oído en la carrera de Suede desde el siglo pasado.

Anderson comienza el disco con el single ‘She Still Leads Me On’, que nos habla de su madre. «Cuando pienso en todas las cosas que mi madre me dijo, cuando pienso en todos los sentimientos que le escondí / En muchísimos sentidos todavía soy un niño». Es en verdad un tema de rock, que emparenta por temática con ’15 Again’, cuyo título y energía lo dicen todo. Vuelve la imaginería glam (esos tacones «kitten» en el baño); vuelven los Suede con ganas de morir en el escenario, los que vimos en Tomavistas 2022.

- Publicidad -

Es también rugiente ‘Personality Disorder’, con un tipo de ritmo que no se ha oído tantas veces a Suede y que Brett dice haber inspirado en The Fall y Mark E Smith, porque específicamente él los percibe en gente actual como Dry Cleaning, Working Men’s Club, Fontaines DC, Yard Act y Shame. Entre todas estas canciones y la casi comercialiota ‘The Only Way I Can Love You’, repetitiva como los momentos más inmediatos de la carrera de Suede, tenemos una cara A exultante con la que nos vamos a hartar de botar el año que viene en vivo.

En ‘Autofiction’, encontramos también dos baladas, en este caso algo más antipáticas, pues la línea de piano de ‘Drive Myself Home’ se antoja demasiado sencilla y ‘What Am I Without You?’ presenta una letra demasiado obvia, frente al espejo, en una imagen que ya se había utilizado en el álbum con anterioridad. En este caso, como si tuviera ganas de darlo todo sobre el escenario, parecen más trabajadas las canciones uptempo, como muestra el paso de ‘Shadow Self’ a ‘It’s Always the Quiet Ones’, dos temas de trasfondo post-punk que ya hubieran querido Interpol para su último disco; o la final ‘Turn Off Your Brain and Yell’, que anima a la «revelación».

En la mencionada ‘The Only Way I Can Love You’, Brett se abre en canal, al menos todo lo que permite un título como ‘Autofiction’: «no soy el tipo de persona que nunca se siente insegura, hay tantas maneras de hacer las cosas que yo hago mal / Mi amor tiene muchas caras, secretos, vicios, y todos están aquí para ti». Hay varios puntos en que Anderson parece estar cantando a su pareja, aunque la entrega esta vez es tal que su esposa también parece la audiencia. Así lo reconoce el artista en las entrevistas, donde dice que nosotros somos los verdaderos destinatarios de ‘What Am I Without You?’. Y es que si uno de los libros de Brett hablaba de su infancia, el otro lo hacía de su carrera musical, y sobre esto mismo versa ‘That Boy on the Stage’. Un tema sobre un animal escénico que «no puede controlar su rabia». ¿Quién será?

Discos recomendados

Adé / Et alors?

Björk / Fossora