El fiestón tecno de Delaporte cura el último día de Río Babel

-

- Publicidad -

El fiestón tecno de Delaporte cura el último día de Río Babel

La agradable y constante brisa veraniega que acompañó la última jornada de Río Babel dio vida a las 16.000 personas que asistieron en un día totalmente dedicado al baile y a la euforia. A las 20:00 de la tarde, los datos móviles funcionaban, cosa que no ocurrió el segundo día. Claramente, La Oreja de Van Gogh y Amaral han tenido el mayor tirón del evento. En total, 50.000 personas han disfrutado de la sexta edición del festival madrileño.

Tanto The Cat Empire, desde Australia, como Die Antwoord, desde Sudáfrica, disfrutaron de su primera vez actuando en Madrid. Al menos, eso dijeron estos últimos, porque en 2016 ya estuvieron en el Mad Cool. El dúo sudafricano formado por Ninja y Yolandi Visser se mostraron especialmente emocionados de tocar en la capital española, aunque su concierto fue bastante básico, sobre todo viniendo del éxtasis de Delaporte. Como personajes, son interesantes de ver, pero faltaba algo más para que el público conectase realmente con ellos. Por ejemplo, que se entendiese algo a Yolandi. Hablaba muy bajo y su peculiar voz -a lo ‘Alvin y las ardillas’- tampoco ayudaba. Y ni rastro de sus impactantes visuales en directo.

- Publicidad -

Después de alabar nuestras habilidades culinarias («The food has been fucking nice»), Ninja se tiró una especie de freestyle a capela que el público recibió muy tibiamente. A ver, normal. La gente estaba ahí por los grandes hits, como ‘Baby’s On Fire’ o ‘I Fink U Freeky’, que fueron recibidas maravillosamente. Nadie entendía si lo que estaba haciendo era una canción o se le estaba ocurriendo en el momento. Espero que lo segundo: «They say I’m homophobic, DJ Hi-Tek is gay», rapeó señalando a su compañero de escenario. Silencio sepulcral. ‘Tendríais que reíros’, debió pensar Ninja.

Aldara Zarraoa

Los dos recitales de rock que hubo ayer no podían ser más distintos. Por un lado, los míticos Babasónicos, conocidos por sus provocativas letras y sus múltiples cambios estilísticos en 30 años de historia, desde el heavy metal al funk o al pop. Por otro lado, Two Door Cinema Club, conocidos por el FIFA. Los argentinos se centraron en su faceta más tardía, llena de melodías sensuales y ritmos inmediatos.

- Publicidad -

Comenzaron por ‘Tajada’, su último sencillo. Desde que tocó el micro, el cantante Adrián Dárgelos quedó hipnotizado al servicio de la música. Dárgelos no dice mucho, pero sus movimientos hablan por él. Junto a su hermano y guitarrista Diego, que se pasó el concierto meneándose como si estuviera solo en el escenario, fue el foco de los ojos del público. Sin saberme todas las canciones, la claridad y potencia de la música (especialmente los bajos) y las excentricidades de los hermanos convirtieron el concierto en uno de los mejores de la edición. ‘Y Qué?’ y ‘La Pregunta’, piezas claves del show. Mejor disfrutarlas en directo que en Spotify.

Patry Martin

Si algo ha faltado, en general, en los conciertos de este Río Babel ha sido espectáculo visual. Menos mal que Delaporte, aun estando programados en el escenario pequeño, se lo curran. Con patrones y luces específicas para cada momento del espectáculo, Sandra Delaporte y Sergio Salvi construyeron el concierto más certero y efectivo de toda la edición. Es un show para liberarse, para no parar de moverse y para curarse, como dicen ellos, con el envolvente y futurista tecno que ofrecen.

- Publicidad -

Si te quedas quieto mirando como Sandra se recorre el escenario bailando o como Salvi construye los mejores drops que hayas oído, no vas a pillarlo del todo. Tienes que estar ahí. Además, no puede ser más fácil entrar al trapo. Desde los primeros momentos, que emulan el latido de un corazón, quedas totalmente atrapado a merced de su gran fusión de pop y tecno. ‘Súbete La Radio’, con esa icónica línea de «tomo potasio, culo duro», y el gran himno de ‘Soy de aquí’ se me van a quedar en la cabeza mucho tiempo. Me pregunto cuánta gente se habrá tatuado la frase de «Muerte al que no me reviente el suelo». Seguro que no la suficiente.

Lo más visto

No te pierdas