M. Ward / Hold Time

Por | 22 Feb 09, 19:17

Con el paso de los años Matt Ward ha pasado de ser el músico de sesión favorito de Howe Gelb (Giant Sand), Chan Marshall (Cat Power), Beth Orton o Conor Oberst (Bright Eyes) a mostrarse como uno de los más geniales y sólidos autores de cancionzacas de esta década. Desde que debutara en 2001 con ‘Duet For Guitars #2’, su carrera no ha hecho sino crecer y crecer y crecer y crecer en calidad y en reconocimiento. En estos días se publica su sexto disco de estudio tras el éxito del año pasado junto a la bella Zooey Deschanel en el proyecto She & Him, y cuando todos pensábamos que se casarían, serían felices y comerían hamburguesas de perdices… llegó Ben Gibbard y se llevó a la chica. No siempre se gana, Matt.

Tonterías aparte, ‘Hold Time’ se presumía como El Disco Definitivo de Ward, ahora que ya es sobradamente conocido. Y él, astuto, no defrauda. Siempre dentro de ese personal revisionismo de la música norteamericana de los ’50 y ’60, Ward deja un poquito de lado esa faceta suya de blues oscuro y fantasmal que a menudo poblaba sus anteriores álbumes (sobre todo ‘End Of Amnesia’) y se abandona un poco a ese maximalismo del que había hecho gala en su discografía solo de forma puntual (sobre todo en ‘Post-War’). En ‘Hold Time’, 4AD ha tirado la casa por la ventana y no ha escatimado en medios para Matt. Hay un buen montón de cuerdas y vientos arreglados y dirigidos por Tom Hagerman de Devotchka, que contribuyen a que gran parte del álbum suene soleado y exuberante.

La primera mitad del álbum está plagada de estribillos maravillosos que te descubres tarareando casi de inmediato, desde la inicial ‘For Beginners’ y su “Aaaa-haaa”, pasando por otro mini-hit junto a Zooey como es ‘Never Had Nobody Like You’, ese “Help me, help me nooow” en ‘Jailbird’, la versión de ‘Rave On’ que popularizó Buddy Holy o ese homenaje de 3 minutos al ‘Pet Sounds’ que es ‘To Save Me’, producida e interpretada junto a Jason Lytle (ex-Grandaddy, proximamente en solitario). Y aunque la segunda parte del disco sea más reposada, sus canciones suenan aún luminosas y amables, como el crescendo de ‘Stars Of Leo’ o la bluesy ‘Fisher Of Men’. Incluso en la maravillosa versión del clásico de Don Gibson ‘Oh Lonesome Me’, un dueto junto a una genial Lucinda Williams que deja totalmente sin aliento.

Sin embargo ‘Hold Time’ presenta un lado turbio que no hace sino ampliar su profundidad. Esos sonidos positivos, casi festivos, contrastan enormemente con unas letras en las que hay una gran profusión de temas religiosos y místicos (menciones al Mount Zion en ‘For Beginners’, metáforas sobre Jesucristo en ‘Fisher Of Men’) y que a menudo reflexionan sobre muerte y enfermedad. Y no deja de resultar curioso que la auténtica joya del disco sea la canción que lo presentó y que le sirve de título: ‘Hold Time’ es una prodigiosa, contemplativa y enigmática balada que bien podría estar en la banda sonora de ‘Terciopelo Azul’ o ‘Twin Peaks’, con unos teclados, un piano y una voz que sobrecogen y duelen, pero también arropan y curan.

Calificación: 8/10
Temas destacados: ‘Hold Time’, ‘For Beginners’, ‘To Save Me’, ‘Never Had Nobody Like You’
Te gustará si te gustan: She & Him, Jenny Lewis, Giant Sand
Escúchalo: en Myspace

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR