El atractivo impuesto a las mujeres músicas

Por | 17 May 17, 22:03

agata-ahoraEs cierto que casi cualquier espectáculo, también el musical, tiene asociado algún tipo de contenido sexual. Venden los cuerpos y vende el deseo. Es la era de la apariencia, el uso del psicoanálisis por parte de la publicidad posiblemente tenga mucho que decir, y el atractivo físico forma parte del pack que recibe el público. Muchos artistas han sabido hacer uso de esta sexualización, a veces de forma provocadora, a veces de forma irreverente (Madonna, PJ Harvey, Beth Ditto, Miley Cyrus…). Más allá de la seducción y la provocación está la estética. Cualquier performance (y un concierto lo es) evoca una estética concreta. A veces se escoge, a veces se improvisa. La no elección de una estética concreta es también una estética.

Todas estas ideas coinciden con lo que plantea Sebas Alonso en su artículo “Los músicos tienen sexo (y las músicas también)”. Las que voy a exponer a partir de ahora, no. No considero que la “objetificación” o sexualización en la música opere de igual manera para hombres y mujeres. No creo que, ni en el pop, ni en el rock, ni en general en ningún ámbito, hombres y mujeres hayan vendido su sexualidad indistintamente. La diferencia es sencilla: reside en la posibilidad de elegir. Los hombres pueden hacer uso de su sexualidad como parte de su discurso artístico, y de hecho, lo hacen, hay muchos ejemplos que lo muestran, como los que señala Sebas en el artículo (Elvis, los Beatles, Prince, Michael Jackson, Justin Bieber, Bruce Springsteen, los Rolling Stones, Adam Clayton, James Hetfield, Alex Turner, Brandon Flowers…); pero también pueden no hacerlo. Las mujeres, sin embargo, están casi obligadas a ello. De esa forma, aunque el grupo Belako (cuya guitarrista, Cris, escribió una carta abierta da origen a este debate) no incluya su apariencia física dentro de su propuesta artística (visten vaqueros y camiseta, no le dan mayor importancia), mientras que la imagen de los chicos del grupo pasa desapercibida, la de las chicas sigue siendo resaltada. “Las crónicas nos cosifican a Lore y a mí haciendo menciones a nuestros físicos o nuestra ropa, perlas como “deslumbró con su vestido ceñido y su nuevo look””, contaba Cris en su carta.

La desigualdad está en esa diferencia de trato. En la música las mujeres seguimos siendo, en muchos casos, entes pasivos que contemplar, incluso cuando somos parte del grupo que está construyendo el mensaje. Habitualmente la crítica se centra mucho más en nuestro aspecto y belleza que en el caso de los hombres. Hay mujeres que juegan con su físico y apariencia, pero en otros casos simplemente actúan, crean y por cómo lo hacen. Hablar de imagen puede aportar una información más completa, pero la diferencia también aparece en el orden de los factores que se utilizan para juzgar.

Y desde fuera, ¿cómo podemos saber cuándo el sexo forma parte del espectáculo y cuándo no? Es complicado determinarlo de forma precisa, como pasa en cualquier comunicación humana, entender el sentido concreto a veces es difícil. Creo que una buena estrategia es, excepto en casos obvios (por ejemplo, una mujer haciendo música electrónica a partir de sámplers de sus gemidos mientras se masturba, como Fifteen Years Old), no darlo por hecho. En cualquier caso, la idea no es dar con la corrección política, y dejar de gritar “guapo” o “guapa” en un concierto, sino reflexionar sobre nuestros comportamientos, como periodistas, como público… y ver de dónde vienen y a qué nos llevan. Esa limitación en el rol que se asigna a las mujeres en la música (insisto, sexis, deseables…) muestra nuestros prejuicios (o falta de costumbre, si se prefiere) y conduce a una lectura plana y superficial de lo que tenemos que contar cuando cogemos un instrumento y subimos a un escenario. Tratar de desaprender estos comportamientos puede ser enriquecedor para todos.

Ágata Ahora es guitarrista del grupo Las Odio y miembro del colectivo feminista Sisterhood.
Foto: Gonzalo Cases.

Etiquetas:
  • Patrullero

    Durante el pasado concierto de Javier Mena en las fiestas de San Isidro, ¿el sexo formaba parte del espectáculo de las bailarinas?

  • Anchored

    Gracias, Ágata Ahora, por este texto. A mí, personalmente, sí que me vienen a la mente algunas de las dudas que tuve sobre el texto de Sebas cuando lo leí que se comentan aquí.

    Creo que también hay que dar las gracias a JNSP, por tener la valentía de crear un debate en el que se presentan dos ideas y se permite a sus lectores llegar a sus propias conclusiones. Sería bonito ver emerger un debate donde se intercambian impresiones y se ESCUCHA.

  • Anchored

    Yo diría que sí. Había un inevitable atractivo en las bailarinas, y creo que tanto hombres como mujeres, heterosexuales como homosexuales lo podrían admitir.

    Igual me equivoco, estoy asumiendo basado en las impresiones de mí y de mi pareja. Si alguien tiene otra visión, me encantaría leerla.

  • Justipop

    No estoy de acuerdo, existen muchísimas mujeres dentro de la industria musical que han elegido no usar su sexualidad como parte de su discurso artístico, y han logrado tener muchísimo éxito con su música: Adele, Rosana, Susanne Boyle, Chavela Vargas, Linda Perry, Laura Pausini, Martirio, Anni Di Franco, Nena Daconte, Pattie Smith, Cristina Llanos, La Paquera de Jerez, Lila Downs, Amparo de Amparanoia, la Mari de Chambao… Son algunos de los ejemplos que se me ocurren así a bote pronto de mujeres muy muy exitosas en la industria musical que no han apoyado sus carreras ni en la sexualidad, ni en el sex appeal, ni en una imagen o actitud sexy o sexual.

  • Mario Rodriguez

    Beth Ditto, Adele y Patti Smith no entienden este artículo.

  • Juan Manuel

    *Cof, cof* Set Fire To The Rain *cof, cof*

  • Xevi Gonzalez

    Y Whitney Houston o Celine Dion que llegaron a ser grandes estrellas?
    En una mujer vender sexualización es una opción. Es más, fue en los 90 que Madonna abre la veda pero sus contemporaneaa eran más bien modositas. Es hoy en día que se ha impuesto lo contraria y el 95% les gusta vender esa imagen para triunfar pero si una artista tiene gancho seguirá funcionando aunque se vista de Flos Marie.

  • Tobi Vail

    ¿Has leído el artículo? No habla de qué mujeres eligen o dejan de elegir usar su sexualidad como parte de su discurso artístico sino de que las mujeres NO tienen elección. Podríamos buscar y seguro que encontramos cientos de ejemplos de artículos en los que se examina el aspecto físico de Adele, Susan Boyle, Cristina Llanos…

  • Carvey

    Elección sí tienen. Otro asunto es que luego les toque soportar comentarios y juicios que no corresponden.

  • bABY

    Lo de vender sexualización no es solo tocarse el coño como Madonna, hay grados, no te quedes en lo obvio, por favor.

  • Tobi Vail

    O sea que si eliges que tu propuesta no esté sexualizada (caso Belako, por hablar de un ejemplo que tengamos a mano) y aún así te “toca soportar comentarios y juicios que no te corresponden” ¿dime dónde está la elección?

  • Belmondo

    Creo que lo que diferencia el enfoque de Sebas y Ágata es el contexto, por así decirlo.

    La cosificación sexual de los hombres se produce de forma puntual en ámbitos mayormente relacionados con el espectáculo: música, cine, deportes… En estos ámbitos concretos estoy de acuerdo con Sebas que ni siquiera el hombre puede elegir.

    En cambio la sexualización de la mujer no está limitada a ningún ámbito concreto. Da igual que esté encima de un escenario o trabajando en la oficina.

    De cualquier forma creo que en ambos casos hay una cuestión de fondo de machismo. Aunque sea la propia mujer la que cosifique al hombre, porque realmente creo que en esos casos se hace por mimesis.

  • Xevi Gonzalez

    Pero es Britney cantando toxic vestida con el mono de vinilo, o Aguilera o las que vinieron después que han adoptado la estética de actriz porno pero porque ellas han querido.
    Lo que digo es que Madonna les muestra que tocándose el coño se puede triunfar y ellas aceptan ese estilo y la mayoría se apunta.
    Una modosita vendería igual si detrás lleva buen género.

  • Carvey

    Puedes elegir que te afecte o no, y si hay trabas, pelear por quitarlas. Sí, una mujer lo tiene más jodido en general, pero nadie puede controlar lo que los demás piensen o digan de él/ella, ya sea por su ropa, su voz o su talla de nariz.

  • Tobi Vail

    Venga, vale, hasta luego.

  • Neil Tennant

    Vamos a asumir una serie de cosas:

    1) Los hombres son más visuales que las mujeres.
    2) El cuerpo femenino es más armonioso y atractivo en principio, que el de los hombres.
    3) La mujer siempre ha sido el foco de deseo por una cuestión humana de forma natural e instintiva, que es la que teóricamente impulsa a la procreación y supervivencia de los seres humanos.

    Podemos hablar de machismo y todo lo que quieras pero la naturaleza nos ha hecho así.

    La mayoría de los hombres heterosexuales disfrutan viendo mujeres desnudas, no es raro que el porno sea visto principalmente por hombres. Cuando ellos se desnudan, aunque estén bien dotados, la reacción femenina ante este hecho es mucho más diversa. En muchos casos, puede ser hasta negativa y de repulsa, cuando no de escarnio. Esa reacción no suele suceder cuando ellas se desnudan ante hombres heterosexuales.

    Para las mujeres ser “el fruto del deseo” puede ser por un lado una puñeta pero por otro una bendición.

    ¿A dónde hubieran llegado Katy Perry, Rihanna y cía si no hubieran aprovechado su sensualidad?. La venden una y otra vez sin ningún tipo de complejos, no veo que les haga sentir mal precisamente, han ganado mucho dinero con ello.

    Ahora bien, ¿acaso los chicos no venden también sensualidad?. Evidentemente sí, quizás no es tan ostensible como la femenina pero, como dice el artículo, también la venden de una u otra manera más o menos explícita.

  • MARDEBERING

    victimismo modo dios

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR