El día que David Bowie salió del armario, en ‘Como un golpe de rayo’

Por | 30 May 17, 11:36

portadaglam_altaLa editorial Caja Negra publica el libro ‘Como un golpe de rayo’, sobre “el glam y su legado, de los setenta al siglo XXI”. Ha sido escrito por Simon Reynolds, curtido desde 1986 en el ya extinto Melody Maker y autor de libros como ‘Retromanía: la adicción del pop a su propio pasado’, ‘Después del rock (psicodelia, postpunk, electrónica y otras revoluciones inconclusas)’ y ‘Postpunk: romper todo y empezar de nuevo’. Analiza de qué manera el glam supuso una ruptura con los valores propios del rock hippie de finales de los años sesenta, a través de gente como David Bowie, Lou Reed, Alice Cooper, Roxy Music, New York Dolls y T.Rex. Plantea que el pop, “antes que un reflejo de la realidad es una vía de escape a través de la fantasía y el fanatismo”.

Se analiza la influencia del arte del siglo XIX y el warholismo en estos artistas y su proyección en “figuras como Prince, Madonna, Marilyn Manson, Lady Gaga y Beyoncé”. Hoy JENESAISPOP publica en colaboración con Caja Negra el fragmento sobre la llamada “salida del armario” de David Bowie, quien como todos sabemos terminó viviendo una plácida vida heterosexual junto a su esposa Iman, con la que se casó en 1992 (antes estuvo casado con Mary Angela Barnett, madre de Duncan Jones), ¿pero cómo fueron aquellos años de ambigüedad tras el lanzamiento de ‘Hunky Dory’? Puedes leerlo bajo estas líneas:

“Si bien Hunky Dory era el disco más interesante que Bowie hubiera hecho hasta el momento, y de hecho ha llegado a convertirse en uno de sus trabajos más entrañables, fue recibido de manera silenciosa y cortés en diciembre de 1971, lo que hizo aún más evidente la necesidad de dar un urgente golpe publicitario. Por ello, a principios de 1972, David decidió ser gay. Muy públicamente gay.

Es verdad que había dado ya algunos pasos tentativos hacia su salida del armario. En 1970, había concedido a la revista gay Jeremy una entrevista que lo presentaba como alguien “de nuestro lado”, pero sin publicar nada similar a una declaración taxativa acerca de su orientación sexual. Un perfil suyo publicado por Rolling Stone en abril de 1971 se acercó un poco más: el artículo terminaba con Bowie indicando de manera insinuante al periodista John Mendelsohn “dile a tus lectores que todas las ideas que tienen acerca de mí se les van a aclarar cuando comience a recibir publicidad negativa, luego de que me encuentren en la cama con el marido de Rachel Welch”. En el mismo artículo, Mendelsohn contaba además que, cuando Bowie había ido como invitado a la estación de radio ksan-fm de San Francisco, había informado “ante un dj incrédulo, que su último disco era […] una colección de recuerdos acerca de sus experiencias como travesti de cabeza rapada”. Sin embargo, todo esto no eran más que comentarios provocadores, bromas, en los que prácticamente nadie parecía reparar. Entonces Bowie dirigió sus cañones al medio en el que su anuncio pudiera causar el mayor estruendo: Melody Maker.

Una fotografía de Bowie, esbelto y espléndido, agraciaba la portada del 22 de enero de 1972, con un titular que lo describía como “la figura más loca del rock: un amante confeso de la ropa afeminada”. En el interior, la entrevista iba acompañada de otra foto y el titular “Oh You Pretty Thing” [Oh, tú, cosa bonita]. El párrafo que Watts escribió a modo de introducción exhibe una juguetona parodia del embelesamiento libidinal con alguien del mismo sexo.

Aunque ya no llevara una bata de seda recién sacada de los escaparates de Liberty, y su largo cabello rubio no cayera más allá de sus hombros, David Bowie se veía mmmm… delicioso. Enfundado en un elegante traje estampado, de piernas ajustadas, la camisa desabotonada revelaba una buena amplitud de su pálido torso.

Llevaba los pantalones arremangados hasta las pantorrillas, para presumir de un par de altas botas de plástico rojas con suelas de goma de al menos ocho centímetros de espesor, y su cabello había sido modelado de forma tan impecable por la gente de Vidal Sasoon que inspiraba a contener la respiración por temor al daño que pudiera provocar la menor brisa. Hubiera deseado que estuvieran allí para vardarlo; es tan genial.

Nunca antes se había leído tan franco deleite de un hombre por otro entre las páginas de los serios y muy heterosexuales periódicos de música, en los que los críticos privilegiaban el análisis de la música y las problemáticas sociales, antes que banalidades como el aspecto físico o el estilo. El uso de palabras como vardarlo [to varda him] fue un guiño cómplice delicioso. Estas provienen de la jerga urbana palare (a veces polari u otras ortografías), adoptada por los gays debido a que la ilegalidad de los actos homosexuales los obligaba a contar con un código común pero secreto.

Esta lengua informal, cuyos orígenes se remontaban a las compañías de teatro itinerantes del siglo xix y en aquel momento era utilizada, además de por los gays, por los delincuentes, las prostitutas y los trabajadores del espectáculo, probablemente le haya resultado incomprensible a la mayoría de los lectores. “La actual imagen de Bowie consiste en presentarse como una reina desvergonzada, un muchacho gloriosamente afeminado”, advertía Watts, dando a entender que se trataba de una estrategia, una pose que probablemente el cantante abandonara con tanta rapidez como la había adoptado.

Y, a continuación, la cita que resonó en el mundo entero e hizo estallar de inmediato la carrera de Bowie: “Soy gay. Y siempre lo he sido, incluso cuando era David Jones”.

El efecto relámpago de este artículo sobre la carrera de Bowie no solo tuvo que ver con esta declaración, sino también con las fotografías que lo acompañaban. Hoy resulta muy difícil reconstruir la monotonía y la escasez visual de la Inglaterra de 1972, ese fondo sucio y gris que se infiltraba en los periódicos de música, ofreciendo un contraste perfecto para destacar el esplendor físico y visual de Bowie. Incluso en blanco y negro, la elegancia de aquellas imágenes parecía saltar de las páginas, rodeadas, como estaban en aquel número en particular de Melody Maker, por otras del juglar barbudo Cat Stevens, el patilludo excantante de Spooky Tooth, Gary Wright, junto a su nueva banda Wonderwheel, y la sorprendente fealdad del aviso de página completa de Grunt, la compañía discográfica de Jefferson Airplane. “Tenía un glamour impresionante. Cuando lo conocí, me impactó de verdad”, recuerda Watts. “Era como estar con Marilyn Monroe. No se parecía a nadie. Y era un quiebre total con el pasado de los sesenta”.

En la portada, el retrato de Barrie Wentzell mostraba a un nuevo Bowie de cabello más corto, con un delicado brazalete en la muñeca y un traje estampado, cuyo saco abierto exponía el lampiño torso desnudo. En el interior, llegaba el turno de un primer plano del cantante con el rostro apenas apoyado en una de sus manos y ojos de ciervo mirando de costado, como si rehuyese el contacto con la mirada del espectador. Era un encuadre calculadamente no masculino, como si el fotógrafo lo hubiera pensado tras la lectura de Modos de ver de John Berger (publicado ese mismo año), donde el crítico sugiere que a juzgar por la historia del arte occidental “los hombres actúan y las mujeres aparecen. Los hombres miran a las mujeres. Las mujeres se contemplan a sí mismas mientras son miradas […]. El supervisor que lleva la mujer dentro de sí es masculino […]. De este modo se convierte a sí misma en un objeto, particularmente en un objeto visual, una visión”. La crítica de Watts también abría caminos, alentando a los lectores (en su mayoría, varones) a mirar a otro hombre como un objeto estético, un regalo para los ojos.

“A mí me hizo Melody Maker […] con aquel artículo de Mick Watts”, recordará Bowie a mediados de 1973. “Todo voló por los aires”. Lo curioso de aquella Gran Revelación es que a la cita directa siguiera de inmediato el rastro de una duda: “Hay algo de travesura juvenil en el modo en que lo dice, con una sonrisa contenida en las comisuras de sus labios”, observa Watts. Es decir que la idea de que todo era un juego estuvo en claro desde el comienzo.

“Yo estaba un poco escéptico”, afirma hoy Watts. “Era bisexual, claro, en la medida en que sea posible deconstruir la idea de bisexualidad. Pero es bastante ineludible el hecho de que la mayoría de las experiencias sexuales de Bowie fueron mucho más heterosexuales que gays. Volví a entrevistarlo en varias oportunidades y siempre se mostró muy interesado por dejar en claro que no deseaba agitar la bandera del movimiento de Liberación Homosexual. A los militantes, por su parte, los indignó que nunca hubiera decidido acercarse a ellos ni hacer campaña en favor de la homosexualidad. Ahora bien, ¿cómo podemos entender todo esto? Tal vez fue una forma de proteger su carrera comercial, pero tal vez sencillamente no eran sus genuinas convicciones”.

Pero mientras que algunos gays lo consideraban un turista accidental, otros lo veían como un transgresor de la cultura pop que permitía que otros salieran del armario con mayor facilidad. El crítico gay estadounidense Andrew Kopkind, por ejemplo, reconoció en él, en un artículo publicado en octubre de 1972 en el Boston Phoenix, “una auténtica estrella gay –auténticamente una estrella y auténticamente gay–, por primera vez en nuestra cultura desde Oscar Wilde”. Acto seguido, se detenía en el “lirismo” de sus movimientos escénicos y el modo en que el cantante y Mick Ronson “intercambiaban miradas, gestos y pasos de danza cargados de un verdadero erotismo, hasta este momento solo aceptables, dentro de una banda de rock, entre un hombre y una mujer”.

Durante los años siguientes, Bowie osciló de manera constante y extrema, con lo que contribuyó a sostener un aura de indecidibilidad sexual que le permitía ser todas las cosas para todas las personas. En un mismo año, 1976, le dijo a un periodista inglés que su supuesta bisexualidad era “solo una mentira […]. Nunca he hecho nada bisexual en mi vida, en un escenario, en un estudio de grabación ni en ningún otro lugar”, pero también le contó la historia de su homosexualidad a Playboy, que habría comenzado “con algún chico guapo de mi clase en alguna de las escuelas por las que pasé, al que llevé a casa y con el que lo hicimos en mi habitación”.

Cherry Vanilla, que lo conoció en circunstancias profesionales e íntimas, afirma que “una se da cuenta si a un hombre le gustan de verdad las mujeres o no, y hasta donde yo sé, a él le gustaban de verdad […]. Lo definiría como un heterosexual que se animó a probar y experimentar un poco. ¿Quién no lo hacía, en aquellos días?”. Su colega en Main-Man, Tony Zanetta, siempre estuvo convencido de que el cantante “era bisexual, sí, pero por sobre todas las cosas era un narcisista; le daban lo mismo los chicos o las chicas. Se sentía atraído hacia la cultura gay porque adoraba su extravagancia””. Simon Reynolds.

bowie-imgay

  • Nacho S.

    Bowie era heterosexual. No hace falta ni demostrarlo. Digamos que hizo aquellas declaraciones como parte de la promoción. Desde luego fue un golpe de efecto muy bueno. Otra cuestión es que fuera lo que ahora se llama “gayfriendly”, que ni eso, pero de gay tenía bien poco. ¿Que se metió en la cama con Jagger? Me temo que eso sea más leyenda que realidad, porque Jagger tampoco es gay. Dicho esto, lo bueno que hizo Bowie fue normalizar el asunto. Y eso ya es mucho. Gran Bowie.

    http://www.bowieandme.com

  • Neil Tennant

    Yo siempre pensé que era bisexual por lo de Jagger, que sea ambiguo no siempre es sinónimo de nada. Prince era claramente heterosexual y era bastante ambiguo.

    Es evidente que le gustaban las mujeres, hoy en día no tendría mucho sentido estar casado con una mujer no siéndolo. Seguro que sigue habiendo muchos casos pero vamos, en casos de gente famosa, sin ataduras religiosas o sociales y en el mundo occidental, ya es más raro verlo.

    ¿Le gustaban los hombres?, quizás se dejaba tentar y pudo haber tenido algún escarceo pero eso no lo hace gay, ni siquiera bisexual.

    Al final fue a su aire, como todos los seres humanos, sin necesidad de meterse en una categoría u otra.

    Fue un genio y un genial músico, eso es lo que importa.

  • Estoy de acuerdo contigo. Saludos,

  • Alejandro

    Pues a ver si eso que dices también sirve para mario vaquerizo !

  • Juanjo Fernández

    Estoy de acuerdo. De hecho, la supuesta bisexualidad de Jagger es otro movimiento mercadotecnico.
    Yo no considero a Bowie como un icono gay por ser gay -podriamos comparar con Los Reed, por ejemplo, que tuvo relaciones gays durante una temporada aunque terminase con mujeres- pero sí como un agitador visual. Sé apropiaba de todo aquello que le pudiera ser útil (Lindsay Kamp, el dandismo decadentista, el travestismo…). Todas esas manifestaciones tenían repercusión mediática. Demostraba que sé podía ser así de raro, o de andrógino y no era malo; al contrario, era genial. Y los adolescentes alienados (entre otros motivos por su orientación sexual) se identificaban con sus canciones y se veían en ese espejo que era Bowie y sé daban cuenta de que si el así era maravilloso, ellos podían serlo también. Como sé cita en el texto, nunca ejerció militancia pro LGBT. Creo que esa fachada bisexual no era sino otra mas de las infinitas caretas de Bowie. Un saludo.

  • Juanjo Fernández

    Uf, no sé. Para Vaquerizo prácticamente sé acuñó el termino “heteromaricón”. Y la ambigüedad de Bowie (como la de Prince) pueden hoy día separarse de un contexto sexual. Otra cosa es que Bowie jugase al despiste con su orientación sexual. Fue lo bastante habilidoso para que los grupos LGBT de entonces (en pañales) no se lo comieran por los pies.Dudo que hoy pudiera repetirse la jugada igual o exista alguien con tanta pericia para ello. Un saludo.

  • De acuerdo contigo, amigo. De hecho, Bowie se pasó la vida desmintiendo que fuera gay y, en cierta forma, se arrepintió bastante de sus declaraciones, ya que la prensa le preguntaba siempre por lo mismo. Lo de la militancia LGTB es algo contemporáneo. Bowie nunca se unió a ningún movimiento ni gay, ni político. En muchas ocasiones pedía incluso disculpas… “lo siento, no soy gay”.

    Saludos,
    https://davidbowieandme.blogspot.com.es/search/label/Entrevistas

  • Carrabouxo

    Beyoncé y Lady Gaga influenciadas por Bowie??? Hay que darle menos al codo… En cuanto a lo de ser “ambiguo”… No creo que ser gay en los año 60 o 70 fuera sencillo, ni siquiera en Gran Bretaña. Mucho se ha hablado de la relación que tuvo con Iggy Pop, que a todas luces esta sí fue más intensa que la que tuvo con Jagger. Igual nunca fue totalmente honesto consigo mismo, pero eso nunca lo sabremos ya.

  • Juanjo Fernández

    A ver… Musicalmente tienen poco que ver.
    Un crítico dijo de Bowie que supo ver que el futuro de la música pasaba por la imagen. Y ahí… Ambas han explotado múltiples identidades visuales, a veces a velocidades de vértigo. ¡Pero es que son ellas y los/las tropecientos/as que van detrás!
    ¿Recuerdas el video de “applause”? El traje en el que desfila Gaga en el que unos guantes negros le agarran los pechos a modo de sostén está fusilado de uno de los trajes de Bowie. Si tienes acceso al catálogo del David Bowie is (por algún lugar tengo el mío, pero con la mudanza está perdis) lo puedes comprobar. O si puedes permitirte el lujo de una escapada a Barna a ver la exposición, porque está en ella. Un saludo.

  • Juanjo Fernández

    En cuanto a lo de la sexualidad te concedo el tanto. No somos quienes para juzgar la condición sexual de una persona (y en ese juzgar está catalogarla) Sé dentro de mí -el radar pita como un detector de alíens- que Mariano o Walt Whitman lo son, aunque lo negaren con la mayor de las vehemencias. La realidad suya es como la piensan, no como la vemos los demás.
    Que Bowie lo probara con hombres, vale, ole él. Pero sus matrimonios (dos) han sido con mujeres, y aunque dijo lo que dijo en su momento, también lo acabó negando. Vivió una época de experimentación sexual (y de drogas) y eso sé llevó. Chapó.
    Yo creo que el post (Sebas tenia que ser) busca proponer cierta premeditación en la exposición pública que hizo Bowie de su sexualidad, explotando el escándalo (Madonna no inventó la pólvora, a fin de cuentas) . Bowie no seria el único que intentará hacer uso del escándalo sexual. Pero es que ya ha llovido el diluvio. La juventud de ahora le resbala esto… está mas que curada de espanto en estos temas.
    Un saludo.

  • Frank

    Lady Gaga dice…. Jajajajaja

  • Neil Tennant

    Más raro son aquellos hombres transexuales que se convierten en mujeres para tener una relación lésbica con otra mujer.

    Que normalmente a los hombres les gusten las mujeres no quiere decir que se de en todos los casos, al igual que un hombre afeminado no tiene por qué necesariamente ser gay.

  • Alejandro

    Te cito :
    Es evidente que le gustaban las mujeres, hoy en día no tendría mucho sentido estar casado con una mujer no siendo hetero. Seguro que sigue habiendo muchos casos de gays casados pero vamos, en casos de gente famosa, sin ataduras religiosas o sociales y en el mundo occidental, ya es más raro verlo.
    Me refiero a eso con lo de vaquerizo . Que todos lo “acusáis” de ser gay , y si lo fuera no veo ninguna razón para que no lo fuera . … lo demás no se que tiene que ver … jajaja
    A mí nada de eso me parece raro . Soy gay . Y no me resulta raro nada , si los demás consideran que soy raro es su problema no el mío . Cada uno que haga con su vida lo que quiera y crea que es mejor para ellos .

  • jorge

    As long as there’s sun
    As long as there’s rain
    As long as there’s fire
    As long as there’s me
    As long as there’s you… David.

  • zmanuel twz

    Bueno hoy día tenemos un caso similar; Cristiano Ronaldo. Se especula con su sexualidad a más no poder. El chico se ve como gay, se comporta y viste , según una percepción generalizada de lo que es un gay, pero aparentemente no lo es. Y pese a toda la presión y todo lo que se dice, él aparentemente sigue en la suya.

    Creo que la diferencia radica, en que Cristiano no factura con el conventillo, o mas bien este no le ayudar a rendir mas o menos, y Price y Bowie, lucraban con ello, porque lo hacian parte de su arte, modo de expresión, show…

  • Juanjo Fernández

    Para mí, ojo que es opinable, lo de CR no tiene nada que ver con DB. Es cierto que ha habido hombres que han sabido explotar su atractivo no solo ante las mujeres sino ante hombres (Orson Welles, en sus años mozos) y no atravesar la delgada línea que los definiría como calientapollas. Otros, como Paul Newman es que eran guapos, guapos, guapos eran conscientes de su atractivo ante todo quisque (Gore Vidal era amigo del matrimonio Newman y siempre las malas lenguas se han cebado con eso)
    Para mi CR es un señor heterosexual, que está tan customizado como una maricona fashion víctim. Yo creo que sí le pusieran unos cuantos vídeos porno gay y se viera estilisticamente identificado en ellos se lo pensaría dos veces.
    Y lo que es peor: ser gay hoy día no es lo que antes, es ser un producto definido por una serie de tendencias estilísticas y presupuestos impuestos por la sociedad, más allá de la verdadera condición sexual. El gay viste así, tiene un trabajo así, sé porta asá y va al gimnasio y sé deja barba para ser más macho que ninguno. Muchos salen del armario para entrar en una jaula de oro. Nos están intentando domesticar y encima picamos como tontas. Un saludo.

  • david israel

    de hecho fue gaga quien inspiro buena parte de la carrera del david bowie, esto dijho en exclusiv david bowie a la revista Sensacional de Chafiretes a traves de una tabla ouija:
    “gaga es muy talentosa, ella inspiro en buna parte mi imagen en los 70 y años 20, se ofrecio a producirme mi ultimo album blackstar, escribirme,tocar cada instrumento musical, lavar los baños, hacer de comer, sacarme fotos, sobornar a la revistas bilbord, a los viejos del gramy, a lo sojetes del mtv, globos de oro, oscares, cesares, rafaeles, panchos dorados, promocionarme y lavar y planchar mi ropa, pero decline ante tanta muchosidad, gaga es muy artistica, talentosa, es punck, es rock, es elvis presley, es metalica, hace unos pambazos buenisimos y es doña pelos. Gracias gaga, por ser gaga”

  • david israel

    Por cierto, que aburrido esta leer todo eso, mejor hubieran puesto un resumen, al final de cuentas a nadie le interesa la vida de este ñor o dejenme a mi redactar una columna

  • Arturo Blatino

    Yo diria q bisexual y q bajo el efecto de las drogas seria algo menos raro. Da igual. Disfruto de todo lo q creo. La musica. El concepto. La imagen. El personaje.

  • Eso es. Cada uno, en cierta forma, se crea a su propio ídolo. Y qué duda cabe que Bowie, aunque no fuera gay, ayudó a normalizar la homosexualidad y a sentirse mejor a mucha gente.

  • Carrabouxo

    No te digo que no, pero a ver hay que tener en cuenta que si eres bisexual supongo que será más fácil encontrar estabilidad juntándote con una mujer si eres hombre y juntándote con un hombre si eres mujer dada la sociedad en la que vivimos. Yo no soy gay y por tanto muchas de mis percepciones sobre quién puede ser gay no atinarán tanto como la de los gays, pero en fin, en el caso de Iggy Pop yo creo que es bastante gay y Bowie también creo que tiene bastantes ramalazos. En fin no sé, es un asunto que tiene muchas aristas, pero por ejemplo en el caso de Lou Reed lo suyo no parece que fuera simplemente por escándalo sexual, porque cuando no era nadie ya se liaba con tíos. Vamos, que no creo que ellos hicieran esas cosas por mera transgresión.

  • Carrabouxo

    Ya, pero por esa regla de 3 U2, Pink Floyd, y Genesis, también las han influenciado porque el concepto de grandes conciertos se desarrolló gracias a sus enormes escenarios. Más que influencia lo veo como una evolución de la industria y ellas han caminado por ese camino abierto. En cuanto a lo que comentas del traje, puede ser (en todo caso me parecería más influenciable ella que Beyoncé, sin duda, simplemente por gustos).

  • david

    Bowie era un ARTISTA q se burlaba o mofaba de la sociedad en q vivía. Era un tipo inteligente, innovador y adelantado como bien sabemos. Provocador donde los haya, ¿que usó este tema para vender, para q todo el mundo hable de él, bla bla.. .? Pues bien, no me extrañaría ya q sus primeros discos, los anteriores a Ziggy Stardust, fueron un fracaso, ni el vecino los escuchaba, tampoco sirvió la canción Space Oddity para su despegue comercial.
    Le gustaba jugar con la ambigüedad y no fue el primero en hacerlo, ya q los artistas de años y siglos anteriores ya lo hacían. Para no irnos tan lejos, del mundo del teatro como él y músicos de jazz. ¿La diferencia? Que fue un ejemplo y tuvo repercusión y muchos ciudadanos, por la época, fue una via de escape y reconocimiento. Gracias también por el boom de los medios. No olvidemos q aquí en España, en esos tiempos, estábamos en la Edad Media y creo yo q hasta Heroes aquí no era nada conocido.
    En aquellos años, los 70 y siguientes se explotaba mucho con el tema de la homosexualidad, algo q ya no nos llevamos las manos a la cabeza. Hay q tenerlo en cuenta. Sinceramente, esto sobre Bowie, era lo q menos importaba para la gente q miramos más allá de nuestro artistas favoritos. Creo.
    Bowie a mi juicio era heterosexual q experimentó sexualmente con otros hombres. Es decir persona q amaba a personas, sin etiquetar. Hay historias e historias, lo q más he leído fue lo q acabo de decir. Me equivoco? Puede, para nada es q sea un delito, lo q hizo él o lo q pienso yo. Tampoco es q le dé mucha importancia este asunto en su persona. Me importaba más su creación.
    En fin, cuesta mucho la verdad hablar en pasado sobre él.
    Eterno Bowie y ansioso para q llegue julio y ver la expo.
    Buen artículo Jenes.

  • Juanjo Fernández

    Xacto. Creo que la palabra es que fueron pioneros. Como dices ellos abrieron camino.

  • xabier

    De Bowie me interesa su música.
    Lo demás me la trae al pairo.

  • Neil Tennant

    No soy yo quien pienso que Mario es gay, si él dice que no lo es pues no tengo por qué pensar que no es así.

    De todas formas, pienso que cada uno debe hacer lo que le de la gana, siempre que respete a los demás. Que cada uno haga lo que le pida el cuerpo.

  • Neil Tennant

    Es que puesto a buscar, ¿por qué no Bruce Springsteen?, sólo hay que ver estas fotos:
    http://twentytwowords.com/bruce-springsteen-and-clarence-clemons-kissing-5-pictures/

  • Alejandro

    Hijo mío que no te lo decía a ti personalmente era un ejemplo de que las varas de medir son diferentes , bowie si , mario no ;) en eso te doy toda la razón cada uno que haga lo que tenga que hacer !

  • Juanjo Fernández

    Mis respuestas son largas. Y esta seria de las de acabar tomando un café. Yo distingo entre comportamientos gays (o bisexuales, aplicado a Bowie) e identidad sexual gay o bisexual. Oye, que la gente quiere probar, estupendo, sólo sé vive una vez. Lo otro es algo que sabes que serás toda la vida o buena parte de ella. La sexualidad es más que 🍐 y 🍎.
    El homosexual tiene los prejuicios homófobos de la sociedad en la que se ha criado, quizás más severos aún, aunque ni se dé cuenta. Entre ellos la desconfianza (por no decir desprecio abierto) hacia la bisexualidad. Por envidia (cree que se puede volver al redil heterosexual cuando quiera, a placer), por ignorancia o porque no separa comportamiento sexual de identidad en el caso bisexual. Dusty Springfield o Mika se identificaron como bisexuales antes de reconocerse como homosexuales. Gloria Fuertes tuvo novios antes de tener novia ¿Eso dónde la mete? Kirsten Stuart o Winona Rider son otros ejemplos.
    Nos pasamos la vida diciendo que no todo es blanco o negro y cuando lo comprobamos algunos se nos suben por las paredes.
    En estos temas es mejor no hacer caso a las declaraciones y comprobar que “Obras son amores”. Bowie dijo unas cosas, pero luego hizo otras.
    Un saludo.

  • Juanjo Fernández

    O Santi Balmes, sin necesidad de ir tan lejos.
    Oye, que me parece genial esta falta de prejuicios ¿te apetece darle un morreo a un tío? Pues se lo das. También debe existir falta de prejuicios en quien lo ve.
    Bowie quizás jugaba al escándalo con sus declaraciones, cuando al final -al menos en estos tiempos y latitudes-ya no nos impresiona tanto.
    E insisto: distingamos bien comportamiento de orientación sexual. Freddie Mercury, Boy George, George Michael o Elton John son homosexuales sin necesidad de montar el numerito del beso en el escenario. Un saludo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR