¿Existe alguna posibilidad, por pequeña que sea, de que ‘Verano 1993’ vaya a los Oscar?

Por | 16 Sep 17, 14:10

veranoEste año no ha habido debate. Sin Almodóvar, Amenábar, Garci o Trueba(s), la eterna pregunta -¿es mejor llevar la mejor película o la más “oscarizable”?- no ha tenido sentido. A falta de nombres, se ha optado por la calidad. ‘Verano 1993’ es, de lejos, mucho mejor película que sus dos rivales: ‘Abracadabra’ y ‘1898. Los últimos de Filipinas’. La elección, por tanto, admite pocas dudas. Sin embargo… ¿tiene alguna posibilidad de ser elegida entre las cinco nominadas a los Oscar?

Si echamos un vistazo a la lista provisional de competidores, en la que todavía faltan pesos pesados como Francia, Canadá, Irán y la mayor parte de los países latinoamericanos, la debutante Carla Simón lo tiene difícil: el austriaco Michael Haneke (‘Happy End’), quien ya lo ganó con ‘Amor’; el belga Michaël R. Roskäm (‘Racer and the Jailbird’), nominado en 2012 por ‘Bullhead’ y que ya ha rodado en Hollywood (la fabulosa ‘La entrega’); el sueco Ruben Östlund (‘The Square’), reciente Palma de Oro en Cannes y que ya estuvo nominado en los Globos de Oro por la anterior ‘Fuerza mayor’; el pujante noruego Joachim Trier (‘Thelma’), que rodó la anterior ‘El amor es más fuerte que las bombas’ en inglés y con actores y producción estadounidense; o Ildikó Enyedi, la directora húngara cuya ‘En cuerpo y alma’ suena fuerte como una de las favoritas tras arrasar en la Berlinale.

En comparación, ‘Verano 1993’ no tiene ni grandes nombres ni grandes premios detrás. Pero sí una gran historia, un terrible drama autobiográfico narrado por Simón con extrema sensibilidad y enorme sutilidad. Eso es a lo que hay que agarrarse. A que, como está ocurriendo en todos los países donde se está estrenando (desde Francia hasta Argentina, sin olvidar su reconocimiento en el festival de Berlín), la emoción que transmiten sus delicadas imágenes, sus planos secuencia de un naturalismo casi milagroso, lleguen con la misma fuerza a los votantes de los Oscar.

La belleza, potencia expresiva y capacidad emotiva de la película catalana deberían ser suficientes motivos para nominarla. Pero, en el caso de que no lo sean, hay otros dos que pueden ayudar: el SIDA y la niña protagonista. ‘Verano 1993’ es un drama íntimo y localista. Sin embargo, aunque no sea un objetivo principal para la directora, admite una lectura social y global. Secuencias como la de la herida en la rodilla, la charla en la carnicería o la conversación final sobre la causa de la muerte de los padres, ponen el acento en el miedo, el desconocimiento y los estigmas asociados al VIH. Quizá estas sutiles pero contundentes referencias a la realidad social, unido al siempre llamativo trasfondo autobiográfico, sirvan para aumentar en algún votante la consideración de la película.

Y luego está la niña. Frida (Laura Artigas) es heredera de la Ana Torrent de ‘Cría Cuervos’, una de las principales referencias que ha manejado Simón para su película. La afortunada decisión de la directora de adoptar el punto de vista de la pequeña huérfana consigue que el espectador, como en la obra maestra de Carlos Saura (o como en la más reciente ‘Ponette’), haga suyo el recorrido que hace la niña desde la incomprensión de la muerte y sus problemas de adaptación a un nuevo entorno –familiar, geográfico, cultural-, hasta su catártica asunción. Obviamente, ‘Verano 1993’ no es la típica “película con niño” que tan bien funciona en los Oscar, pero podría pasar por una –una muy buena- para algún votante despistado.

Sea elegida o no, de momento su elección ha servido para reestrenarla en toda España. Y eso, aunque haya que pagar el peaje del doblaje, ya es triunfo. 8,5.

Etiquetas:
  • Las consideradas películas oscarizables últimamente no es que hayan sido muy oscarizadas. En este apartadado muchas veces se han quedado fuera favoritas como Volver o Elle y han entrado películas muy humildes pero de calidad. Tiene opciones.

  • David

    Venga a dar listas de nombres más o menos conocidos en el cine de autor, y en base a anteriores películas, y luego cada año entre las 5 nominadas se cuelan algunas con las que no se contaba. ¿Por qué no decís que Verano 1993 viene de ganar premio en el Festival de Berlín?. Que gusta fuera de España está comprobado.

  • David

    Y una cosa, ¿por qué Verano 1993 tiene que ser mucho mejor película que Abracadabra?. ¿Por qué es lo que se supone que hay que decir?. Verano 1993 es estupenda y preciosa, la mejor española del año por ahora, pero el día que me entretenga y me sorprenda tanto, y me parezca tan creativa como Abracadabra de Pablo Berger, hablamos.

  • xabier

    Lo que ocurre con Abracadabra es que sorprende pero para mal, es una película, para mí, totalmente fallida. Llegué a sentir vergüenza ajena viendo a Maribel y Antonio tratando de dar sentido a semejante truño.

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR