Ariel Pink / Dedicated to Bobby Jameson

Por | 24 Sep 17, 11:56

ariel-pink-bobby-jamesonEl fantástico ‘pom pom’, que venía envuelto en una polémica un tanto desconcertante que implicó a Madonna y a Grimes, tenía cierto halo de obra culminante y, en cierto modo, lo fue: con él Ariel Pink cerró la etapa hi-fi que desarrolló en el sello británico 4AD con discos como ‘Mature Themes’ y ‘Before Today’. Ahora ha firmado con un sello más modesto, el neoyorquino Mexican Summer, y ha vuelto a la baja fidelidad de sus inicios. Aunque en realidad esto trasluce en que toda la parte interpretativa y de producción recae totalmente en él –salvo una única colaboración con Dâm Funk y unos coros femeninos no identificados en algunas canciones–, porque su sonido clásico –lo que alguien dio en llamar pop hipnagógico– se mantiene intacto.

Como si quisiera renunciar a sus coqueteos con la cara más expuesta de la industria musical y volver a su mazmorra, Ariel Rosenberg se parapeta tras la figura de un cantautor folk maldito de los 60 al que muchos dieron por muerto. Sin embargo, Bobby Jameson no tuvo la respuesta de, por ejemplo, Sixto Rodríguez: cuando reapareció, Jameson sufrió el desprecio de la industria que malogró su talento y él contó todo con pelos y señales en un blog, un canal de Youtube y una autobiografía. Pink, fascinado por su figura, sus vídeos y textos, encontró en la vida de Jameson –que falleció en 2015 sin ver un maldito royalty por sus grabaciones– la inspiración perfecta para su nuevo disco, y le convirtió en protagonista: imagina que resucita –como le ocurrió cuando en 2007 se supo que no había muerto– y rebobina en su vida hasta el maltrato infantil que, según aquel, le abocó después a las adicciones que en buena medida acabaron con su carrera.

Paradójicamente, pese a este turbio trasfondo, su nuevo disco ’Dedicated to Bobby Jameson’ es uno de los discos más amables, melódicos y pop de toda su carrera, aunque en ningún momento renuncie a su particular visión de la música, esa fantasía entre el novelty rock, el funk, el teatro musical y la baja fidelidad militante. Pero pocos discos suyos reúnen tantos estribillos con apariencia –casi– convencional como este: si la preciosa ensoñación folkie de ‘Another Weekend’ y esa ‘Feels Like Heaven’ que podría haber culminado una escena de amor de John Hughes ya lo mostraban como adelantos, temas como el titular –¿un homenaje a The Doors y The Monkees?–, el beat-punk a lo The Vaselines de ‘Bubblegum Dreams’, los medios tiempos nuevaoleros ‘I Wanna Be Young’ y ‘Kitchen Witch’ o ‘Do Yourself a Favor’, que suena a una demo de Los Caramelos versionando un single perdido de The Byrds, confirman que estamos ante la mejor colección de canciones –desde un punto de vista compositivo y pop– de Rosenberg.

Evidentemente, todo esto lo digo partiendo del hecho de que hablamos de Pink, un tipo que comienza su disco con ‘Time to Meet Your God’, que podría pasar por la banda sonora de un telefilm de terror de serie Z, y una ‘Death Patrol’ que nos remite a Frank Zappa. Felizmente incorregible, la parte más siniestra y atonal de Ariel vuelve a tener un papel protagonista y reserva algunas maravillas, como la gótico-siniestro-metalera ‘Time to Live’ (que se debate entre “Time to live” y “Time to die” mientras invoca sin rubor a ‘Video Killed The Radio Star’), ‘Revenge Of The Iceman’, el himno oi! que cierra el disco o el garaje psicodélico de ‘Dreamdate Narcissist’.

Todo este aparente caos suena bastante coherente y sólido, vertebrado por las preciosas canciones antes citadas, a pesar de que parezcan desparramadas de manera totalmente aleatoria en una secuencia que podría ser mejor (no hubiera estado mal prescindir de la flojilla ‘Acting’ o la anecdótica ‘Santa’s In The Closet’ y rematar de otra manera que con el corte ska). Pero, al fin y al cabo, esto también forma parte de la personalidad imprevisible y excesiva de un artista único con el que, como suele decirse, tenemos la suerte de compartir espacio temporal. Aunque él parezca que viva en otro tiempo y espacio.

Calificación: 8,2/10
Lo mejor: ‘Another Weekend’, ‘Feels Like Heaven’, ‘Do Yourself a Favor’, ‘Kitchen Witch’, ‘Death Patrol’
Te gustará si te gusta: Mac DeMarco, John Maus, Connan Mockasin, Los Caramelos
Escúchalo: Spotify

Etiquetas: ,
  • B0rjaX

    Ariel Pink is God

  • mardebering

    este tío me cabrea, si no tuviese ese sonido tan “demo” le saldrían discos cojonudos, pero ese sonido tan de “baratillo” lastra la mayoría de las canciones, joder¡¡¡ tío contrata un productor, los bajos y el bombo existen que lo sepas Ariel¡¡¡, dalemás “punch” a esas magníficas canciones que se quedan en bocetos nada más, si parece que estuviese grabado dentro de un camión frigorífico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR