5 canciones que definen a Portugal. The Man, más allá de ‘Feel It Still’

Por | 15 Dic 17, 9:33

Sin duda este 2017 será un año inolvidable para Portugal. The Man. El grupo originario de Alaska en el que John Gourdey y Zach Carothes son los únicos miembros que permanecen desde su fundación en el primer lustro de este siglo ha publicado ‘Woodstock’, el que es ya el disco más exitoso a nivel comercial de toda su carrera. Todo un ejemplo de que la persistencia, la confianza en sus propias cualidades y la capacidad para adaptarse a cada momento pueden ser una fórmula de éxito fiable.

Aunque, sin duda, el éxito del octavo largo de su carrera no sería tal de no ser por ‘Feel It Still’. Se trata de una de esas canciones que hacen click sin más, de manera aparentemente mágica, y se ha convertido en el gran éxito rock –aunque es cierto que sobre todo suena a soul y a rhythm and blues pasados por el tamiz contemporáneo de Danger Mouse, productor de parte del disco aunque no de ese tema en concreto– de este 2017.

Sin embargo hoy, cuando se ponen a la venta las entradas (en Live Nation y Ticketmaster, desde las 10:00h) para su próxima visita a nuestro país para presentar con aura estelar ese último álbum, se impone recordar que Portugal. The Man son bastante más que esta canción. Aunque quizá en Europa y otros territorios aún no se les ha entendido tanto como en su país, su carrera posee varios momentos culminantes tanto en sus inicios independientes, con discos de rock alternativo –ora stoner, ora folkie, ora psicodélico– tan interesantes como ‘Church Mouth’ o ‘The Satanic Stanist’, como en el giro hacia sonidos más negros –funk, soul, R&B– que obraron con su salto multinacional, en discos como ‘In the Mountain In The Cloud’ o ‘Evil Friends’ que les han traído hasta donde hoy están. Por eso destacamos 5 canciones cruciales de su discografía que definen bastante su sonido y su historia:

‘Shade’

Esta canción es el perfecto resumen de los inicios del grupo, pero también trasluce ecos de lo que son hoy. Incluida en su segundo disco, ‘Church Mouth’ (2007), con producción a cargo de Casey Bates –con el que han seguido trabajando hasta hace poco, casi como un miembro más del grupo–, ‘Shade’ es un estupendo medio tiempo enmarcado en un psicorock que bien podría encajar en las discografías de The Shins, Modest Mouse o Dr. Dog, si bien en sus coros y algunas partes melódicas ya despuntan ciertos brillos souleros y blues.

‘People Say’

Esta canción incluida en ‘The Satanic Satanist’ (2009) se ha consolidado como uno de los momentos culminantes en los directos del grupo. Aunque el resto del disco, como bien señala su portada, es bastante psicodélico, en este tema de inmediatez irrefutable sobresalen ciertos dejes jamaicanos en la voz de Gourdey, amén de una querencia country-rock en las guitarras. La luminosidad de su melodía esconde, paradójicamente, una dura crítica contra la gestión del gobierno de Estados Unidos de la Guerra de Irak (el “hijo del Presidente” del primer verso no puede ser otro que George W. Bush Jr).

‘So American’

¿’Yoshimi Battles The Pink Robots Pt. 1’ o ‘Space Oddity’? Quizá sean ambas las homenajeadas en este tema de su primer disco para la multinacional Atlantic, ‘In the Mountain In The Cloud’ (2011). Aunque diría que más la segunda, con el toque glam funk de su bajo, tan “Ziggy”, y esos arreglos de cuerda, esas palmas. En cualquier caso, es otra canción estupenda que, de nuevo, guarda una crítica contra el sueño americano, un sueño heteronormativo, clasista y blanco, primordialmente. A su manera, es un bonito alegato pacifista y de hermanamiento entre razas y civilizaciones porque, al fin y al cabo, “hay locura en todos nosotros”.

‘Modern Jesus’

‘Evil Friends’ (2013) fue un pequeño anticipo de cuán pop podían sonar Portugal. The Man en manos de Danger Mouse, sin olvidar sus raíces. Y ‘Modern Jesus’, con ese tecladillo tan minimalista que abre la canción y la acompaña hasta el final, es otro medio tiempo difícil de sacarse de la cabeza, máxime cuando además alberga un mensaje abiertamente ateo, poco habitual en un grupo de su estatus y de su país. Gourdey no se anda por las ramas: “No reces por nosotros, no necesitamos un Jesús moderno que nos acompañe, la única regla que necesitamos es no rendirnos nunca / La única fe que tenemos es en nosotros mismos”.

‘Number One’

Mi compañero Sergio del Amo lamentaba el giro pop que Gourdey, Carothes y compañía había tomado en el reciente ‘Woodstock’, a su juicio con el único objetivo de irrumpir en las listas de Billboard (en ese sentido, la jugada no podía haberles salido mejor, sin duda). Pero también destacaba canciones que resultaban más interesantes que los singles ‘Feel It Still’ y ‘So Young’, como es el caso de esta ‘Number One’ que abre el disco. Sampleando el célebre ‘Freedom’ de Richie Havens tal y como lo interpretó en –wait for it…– Woodstock, esta producción firmada por Gourdey con Danger Mouse y Mike D (Beastie Boys) es un fantástico número de arranque electro-soul-rock –un sitar también se deja caer por la mezcla– que, en realidad, da una visión más amplia de cuál es la propuesta de Portugal. The Man en 2017.

Etiquetas:

Send this to a friend