‘Kick-Ass’, llegan los superhéroes nerds

-

- Publicidad -

‘Kick-Ass’, llegan los superhéroes nerds

kick-ass¿Cómo adaptar bajo los parámetros morales de Hollywood un cómic ultraviolento y de moral desviada sin perder su esencia y carga transgresora? La respuesta está en ‘Kick-Ass’ (me niego a poner ese ‘Listo para machacar’ que han añadido en España). Después de la divertida pero domesticada adaptación de ‘Wanted’, parecía que con el último tebeo de Mark Millar iba a pasar lo mismo. Los grandes estudios querían producir la película, claro, pero había un problema: Hit-Girl. El cómic era una bomba, pero una sanguinaria asesina de 11 años era demasiada carga explosiva.


Afortunadamente el autor del cómic y el director Matthew Vaughn decidieron buscar financiación de forma independiente. Y lo consiguieron. Hit-Girl no sólo no desapareció, sino que incluyeron sus memorables palabrotas que tanto han dado que hablar. A pesar de que desde diversos sectores en EE UU se ha tachado a la película de irresponsable, su nivel de violencia con respecto a la historieta se ha rebajado considerablemente.

- Publicidad -

¿Cómo han hecho para no traicionar el espíritu del tebeo? De dos formas. La primera, y más sencilla, es reduciendo la cantidad de carne y sangre desparramada que “ensuciaban” el cómic. La segunda, y más compleja por arriesgada, es utilizando algo de lo que el tebeo carece: música. Vaughn emplea canciones como ‘Battle Hymn of the Republic’ (Elvis Presley) o ‘Por un puñado de dólares’ (Ennio Morricone) como lubricante irónico para las escenas más violentas, transformando su sentido y percepción a la manera del cine de Tarantino. Y funciona. Todo el desbocado final de la película es de lo mejor y más divertido que ha dado el cine de acción en los últimos años.

Pero la carga irónica no acaba ahí. La película está repleta de guiños más o menos evidentes al universo de los superhéroes. Una avalancha de referencias nada gratuitas (el prota es fan de los cómics) y con un sentido de lo paródico muy respetuoso con las fuentes originales. Se deconstruye sin destruir. Salvo algunas lagunas de guión, sobre todo en la relación entre el protagonista y la chica (no está muy justificada la percepción que tiene ella sobre su orientación sexual), esta mezcla de ‘Supersalidos’ y ‘Kill Bill’ está llamada a convertirse en peli de culto instantánea. Y para 2012 la segunda parte: ‘Kick-Ass 2: Balls to the Wall’. 9.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas