‘La vida en tiempos de guerra’, la secuela (o algo así) de ‘Happiness’

-

- Publicidad -

‘La vida en tiempos de guerra’, la secuela (o algo así) de ‘Happiness’

La vida en tiempos de guerraDurante la primera secuencia de ‘La vida en tiempos de guerra’, planificada de forma idéntica a la que abre ‘Happiness’ (1998), la hippy apocada Joy dice entre lágrimas “estoy teniendo un déjà vu”. Pues bien, para los espectadores familiarizados con el universo de Todd Solondz, en especial los que conozcan ‘Happiness’, la última película del director de New Jersey les parecerá eso exactamente: un déjà vu. Ya la hemos visto.

‘La vida en tiempos de guerra’ es una secuela-remake-variación de ‘Happiness’. Aparecen los mismos personajes, los miembros de la disfuncional familia Jordan, pero interpretados por actores diferentes. Como el mismo director comenta, “han transcurrido diez años, pero no soy de los que se ciñe literalmente al paso del tiempo o a las circunstancias. Por ejemplo, algunos personajes han envejecido cinco años y otros, veinte. Algunas historias han cambiado. No hay nada definitivo. Es más divertido e interesante así”.

- Publicidad -

Interesante, puede, pero divertido, poco. ‘La vida en tiempos de guerra’ mantiene el discurso mordaz y provocador que vertebra la obra de Solondz y contiene algunos de sus diálogos más memorables, sobre todo los que tienen a la madre (Trish) y el hijo (Timmy) como protagonistas. También se beneficia del notable trabajo fotográfico de Edward Lachman (conocido por su premiada labor en ‘Las vírgenes suicidas’ o ‘Lejos del cielo’), que dota a la película de una imagen muy estilizada, con unos colores brillantes que contrastan con el áspero clima emocional de la historia. Y, además, hay que destacar la inclusión de una bonita y reveladora canción, titulada igual que la película, con letra del propio director e interpretada por Devendra Banhart y Beck.

Pero nada de eso es suficiente para hacernos olvidar lo que ya hemos visto, y mucho mejor, hace diez años. ‘La vida en tiempos de guerra’ resulta redundante dentro de la (excelente) filmografía de Solondz. Empieza en terreno conocido y acaba dando vueltas –pederastia, hipocresía, incomunicación, vacío existencial, perdón- para llegar al mismo sitio, a lo que parece un callejón sin salida. Y, lo que es más grave, con mucha menos gracia. 6.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas