Una vida en China

Por | 04 Oct 10, 12:46

Hay expresiones que utilizamos sin saber exactamente de dónde vienen. ¿Cuántas veces habremos escuchado aquello de “no me cuentes cuentos chinos”? Algo acerca de la lejanía de esta tierra y de la inverosimilitud que contiene la expresión podemos encontrar en ‘Una Vida en China’, una historia autobiográfica de Li Kunwu (1955) en la China de Mao. De este modo tenemos la posibilidad de conocer la historia y el destino durante medio siglo XX de este país.


Li Kunwu nos ofrece, en una primera entrega, no sólo la visión de la revolución cultural bajo la dictadura del Gran Timonel, sino además también el proceso de transformación de una cultura basada en cuentos mágicos ancestrales, arraigada en la naturaleza o en las fases lunares hasta en el proceso de revoluciones y contrarrevoluciones. Memorables los nombres antiguos en la denominación de calles, plazas y lugares. O los apodos que en las aldeas los niños utilizan para llamarse unos a otros. Todo se transforma con gran rapidez, bajo la amenaza de ser colonizados por alguna nación extranjera y con la motivación de convertirse en una gran potencia mundial. El alma china ya nada tiene que ver con el pasado. La población comienza a memorizar y a educarse en función de las citas del pequeño libro rojo de Mao.

Kunwu y Ôtié, este último como guionista, presentan episodios de supervivencia de una población (siempre sin emitir juicios y con mesura) que sufre un cambio constante, acicate perfecto para que el lector quiera descubrir un sinfín de momentos inverosímiles, con un dibujo tenebroso, duro, poco grato y atractivo para profanos del cómic. Estética que casa perfecta con el hilo argumental de ‘Una vida en China’, donde también conoceremos los motivos que llevaron a Li a dedicar toda una existencia a dibujar.

Una historia que viene acompañada de un potente prólogo en el que se nos introduce en situación y nos recuerda la frase de Napoleón “Cuando China despierte, el mundo se estremecerá” o teorías como “Cuando viene el fin de un mundo nadie piensa que viene el principio de otro”. ¿Cuentos chinos? 7,5.

  • ¿Es una “Persépolis” china? Qué ganas de leerlo, creo que lo voy a encargar…

  • anónimo valenciano

    Uy, alguno se sorprenderá… o se hará el sorprendido.

  • FruFru

    No estáis ya un poco saturadillos de novelas gráficas de vidas en países rarunos? A mi a bote pronto, se me ocurren como doscientasmil.

  • Brown

    Este es mucho mejor que los de Guy Delisle sobre otros países asiáticos.

  • nepalesa

    Pero que bien escribe mi ninyo! En serio Sor John!

  • Antonio Jimenez

    No me cuentes cuentos chinos ni de otras nacionalidades !!!!!!!!!!!!! Beso Sr John

Playlist del mes

Send this to a friend