Sónar Barcelona 2011: jueves

Por | 21 Jun 11, 11:12

Una edición más de Sónar Barcelona ha conseguido esquivar la tormenta económica, con una convocatoria de 79.000 personas frente a las 85.000 de 2010. Un año en el que, sin destacar algo fundamental, sí hemos podido volver a comprobar que la clave de su cartel está en la idea de introducir distintos estilos de música, impulsando la combinación de propuestas veteranas (The Human League y Underworld), más valientes por su dificultad de digestión (M.I.A y Chris Cunningham), más abordables y poperas (Janelle Monaé, Yelle o Katy B) y otras hiphoperas (Atmosphere, Dels o Dominique Young Unique), reuniendo a espectadores de diferentes generaciones y criterios.


El calor asfixiante no impidió que a las tres de la tarde una parte importante de gente presenciara a Toro y Moi con banda interpretando las canciones contenidas en ‘Underneath the Pine‘. Chaz reflejó con solvencia el giro orgánico de su segundo disco, al que hizo sumar enteros. No parecía acoger su música una influencia en particular y su música incorporó en vivo nuevos ingredientes. Además, literalmente, sudó la camisa.

Llenando una de las salas (SonarHall) que innegablemente ha ofrecido las mejores vibraciones ambientales en recientes ediciones (Jon Hopkins, Aufgang o Broadcast), Nicolas Jaar cumplió las expectativas al interpretar su primer disco, ‘Space Is Only Noise‘. Nicolas se instaló al fondo del escenario, dejando la delantera y el protagonismo al resto de la formación, que combinó lo digital con lo analógico. Al frente quedaba un saxo que dirigía una orquesta de bajo, guitarra y batería. Las bases entrecortadas y en algunos momentos más aceleradas, rompieron y reconstruyeron con un gusto exquisito cualquier idea que tuviéramos del disco original.

Una divertida Yukimi Nagaro al frente de Little Dragon, ya a mejor temperatura, logró aportar buenas vibraciones al público. La necesidad de un hit en su repertorio para hacer bailar a cualquiera se vio cubierta al final, cuando el recital ganó enteros gracias a ‘My Step’, tan colorido como el vestido de la propia Nagaro, lleno de figuras geométricas. The Brandt Brauer Frick Ensemble no tuvieron demasiada suerte con el emplazamiento que les tocó (SonarDôme). De nada sirve cargar con un arpa, un piano de cola, violines, instrumentos acústicos o de cuerda si el sonido no acompaña. El día de calor con todos los miembros con trajes oscuros terminó de deslucir por completo al trío danés.

El sello Ninja Tunes tuvo su representación inglesa con Dels y americana con Eskmo al finalizar la tarde en el SonarVillage. El inglés tuvo una aceptación inesperada y bastante rotunda con un público entregado, manteniendo hasta el final las ganas de hacer saltar en el patio central, sin necesidad de ser el mayor especialista en hip-hop. Algo menos numeroso fue el público de Eskmo, que no llegó a abarrotar las primeras filas. Más ambiental y electrónico, cambió de tercio para juguetear y divertir al público, aportando excelentes detalles sonoros grabando y reproduciendo papeles que se rompen o Coca-colas que se abren.

  • Sr John, tú y yo estábamos en un universo alternativo, porque flipaba con los twits. Toro y Moi fue un coñazo supremo con una voz fatal equilibrada, muy de gritito con eco que no llegaba a ninguna parte y desde luego a años luz de sus producciones.

    Por el resto… yo hice ruta alternativa junto con Natxo “hipersónica” Sobrado. Y casi hago mías sus apreciaciones.

  • szyl

    la verdad una crónica penosa no?

  • Anth.ny

    Sólo puedo decir que odio/envidio a los españoles por todos esos grandiosos festivales que tienen.

    Quisiera ver a Nicolas :(

Send this to a friend