Toddla T / Watch Me Dance

Por | 10 Sep 11, 12:18

Ya a sus 26 años Toddla T tiene una carrera artística a sus espaldas digna de mención: DJ desde los 14, productor, compositor y solicitadísimo remezclador (Hot Chip, Róisín Murphy o Ladyhawke están entre sus trabajos más difundidos), aunque, teniendo en cuenta su juventud, quizá la faceta del británico que más llame la atención sea la de descubridor de nuevos talentos (tiene, de hecho, un programa en la BBC Radio 1 que llama ‘In New DJ’s We Trust’). Algo pasa con Toddla T, que se une con este ‘Watch Me Dance’ a la nómina de DJ’s que pretenden dar el salto de la cabina de discoteca al reproductor de CD de tu coche sin que ambos momentos sean excluyentes.


Como ‘Skanky Skanky’, su primer trabajo, ‘Watch Me Dance’ es una generosa y a priori muy atractiva mezcla de géneros (dancehall, garage, hip hop, house…) que busca el camino intermedio entre satisfacer los gustos actuales del público y el propio por la música disco de comienzos de los 90. La escucha de ‘Watch Me Dance’ revela a un Toddla T que se mueve entre géneros y épocas con solvencia y demuestra conocer bien la teoría y los mecanismos del hit bailable, aunque también deja a la vista lo aséptico e inofensivo de sus composiciones y la inexistencia de cualquier indicio de estilo personal. Ojo, porque esto, lejos de ser un problema, podría ayudar a su carrera comercial.

Dividamos ‘Watch Me Dance’ en dos partes: la que no está tan mal y la que no es demasiado buena. La primera comienza con el corte que da título al disco y, tan cogido con pinzas como el propio Toddla T en portada, al concepto general. ‘Watch Me Dance’, con la colaboración de Roots Manuva, es un infeccioso funk que podría haber compuesto Prince perfectamente, aunque para el disco de la NPG. A ‘Take It Back’, que canta Shola Ama, se le coge cariño de inmediato más por explotar la nostalgia (esos teclados noventeros enganchan a primera escucha) que por su originalidad o recursos. Esta baza del revival la juega muy inteligentemente Toddla T en todo el disco, y aunque que es justo reconocer que funciona, lo hace solo hasta que ataca, irremediable, el aburrimiento que provocan la obviedad de las bases y la reiteración de lugares comunes. ‘Cruise Control’ no es más que el primer aviso de lo que está por llegar, pero el trago se pasa con facilidad porque a continuación la juguetona (¿podría ser de otra manera?) colaboración de Róisín Murphy, adelantada a la edición del largo para el Record Store Day, vuelve a hacernos recuperar confianza. Muy a pesar del final con esos chocantes alaridos de Róisín, ‘Cherry Picking’ es lo más atrevido, diferente y perdurable de ‘Watch Me Dance’.

Pero el inicio de la segunda parte, con una ‘Streets So Warm’ que se queda clavada en los pantanosos mundos de la crítica sociopolítica desde la pista de baile y una vulgar ‘Badman Flu’, es demoledor. Solo interrumpido por ‘Do It Your Way’, el baladón clásico que sorprende, en positivo, por su cambio de ritmo hacia mitad y, en negativo, por el excesivo intervencionismo de Toddla T, el resto de ‘Watch Me Dance’ es un viaje estandarizado, tan olvidable como facilón, alrededor del dancehall y géneros asimilados (dub, hip hop, etc.). Ni siquiera las colaboraciones de Ms Dynamite (en ‘Fly’ y ‘How Beautiful It Would Be’) o el bonus de algunas ediciones, la salvaje y plana a partes iguales ‘Ain’t Nowt Going On’, ayudan a prestar más atención a un conjunto de canciones que se olvida con demasiada facilidad. La misma con la que, por fortuna, se deja oír.

Calificación: 6/10
Lo mejor: ‘Cherry Picking’, ‘Watch Me Dance’.
Te gustará si te gusta: el dancehall, Soul II Soul.
Escúchalo: Spotify

Share via
Send this to a friend