Quantcast

Death In Vegas / Trans-Love Energies

-

- Publicidad -

Death In Vegas / Trans-Love Energies

En una época en la que los sonidos germanófilos no estaban a la orden del día, Richard Fearless y Tim Holmes lanzaron ‘Satan’s Circus’, un álbum en el que homenajeaban los ritmos metronómicos y las melodías kraut, justo cuando Kraftwerk volvían a la actividad. Y todo esto sucedió hace ya siete años, un considerable periodo de tiempo en el que ha habido que esperar para que el dúo diera señales de vida. Curiosamente, aquellos sonidos están actualmente más en el punto de mira, pero cualquiera que conozca bien la trayectoria de Death In Vegas, sabrá de sobra que siempre hay algo nuevo que esperar con cada LP. No encontraremos entonces en ‘Trans-Love Energies’, el nuevo largo del proyecto de Fearless (ya sin Holmes), intención alguna de oportunismo. Tras tantos años de carrera, lo que se lleve o no se lleve seguramente les traiga sin cuidado, y estas diez nuevas canciones son una clara muestra de ello.

En anteriores entregas se rodearon de grandes voces como las de Hope Sandoval, Paul Weller o Liam Gallagher, pero para acometer esta nueva tarea, ha bastado la de Fearless y la colaboración de la canadiense Katie Stelmanis, del grupo Austra y también colaboradora de Owen Pallett. El resultado es un viaje en el que mezclan elementos de su anterior grabación y de ‘Scorpio Rising’ (2002), además de alguna novedad. El recorrido de ‘Trans-Love Energies’ comienza con ‘Silver Time Machine’, una intro calmada, ambiental, con una voz casi musitada, que hacia su fin se crece y se funde con ‘Black Hole’, una de las mejores pistas del disco, un monolito rítmico de guitarras shoegaze que fluye y fluye hasta elevarte. Otro gran tema llega a continuación: ‘Your Loft My Acid‘, siete minutazos y medio de tecno pop espacial, donde la voz de Stelmanis lleva la canción directamente a la pista de baile, con un señor estribillo que seguramente rondará por la cabeza de muchos de ahora en adelante.

- Publicidad -

El viaje toma un ligero giro hacia una electrónica más oscura y contenida en ‘Medication’ y ‘Coum’. Con ‘Witch Dance’, en la que vuelve la voz de Katie, permanece la oscuridad, recordando bastante la composición a lo que puede hacer Karin Dreijer con Fever Ray, algo que también sucede en ‘Scissors’, el siguiente corte, cargado de misterio y sensualidad. La última parte del disco, formada por ‘Drone Reich’, ‘Lightning Bolt’ y ‘Savage Love’, podría ser catalogada de trilogía, pues pasa del ambient al shoegaze pasito a pasito, con destellos de fuerza que dan paso a la calma para acabar de nuevo enérgicamente. Sin descubrir demasiado territorio desconocido, Death In Vegas ofrece algo que por un lado está a la altura de anteriores producciones, y por otro insufla vida a un proyecto cuya presencia se echaba de menos. Ahora a por la gira.

Calificación: 7/10
Lo mejor: ‘Black Hole’, ‘Your Loft My Acid’, ‘Silver Time Machine’, ‘Witch Dance’, ‘Scissors’.
Te gustará si te gustan: UNKLE, Fever Ray, el shoegaze.
Escúchalo: Spotify

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas