‘Rock’n Love’: cuando la punkarra encontró al indie

Por | 06 Jun 12, 15:32

La nueva película del prometedor David Mackenzie (‘Young Adam’, ‘American Playboy’, ‘Perfect Sense’) es un experimento solo disfrutable desde los márgenes, en las esquinas del encuadre, allí donde no llega la narrativa tradicional. ‘Rock’n Love’ está rodada durante los días en que se celebró la edición 2010 del festival escocés T in the Park. Actuaciones de ese año como las de Gossip, Editors, Paolo Nutini, Biffy Clyro o The Proclaimers se “cuelan” en la película, contextualizan la historia y la dotan de significado.

Pero, ¿qué clase de historia? ‘Rock’n Love’ narra la relación amorosa entre el vocalista de la banda indie del momento, The Make (con canciones compuestas por Eugene Kelly, líder de The Vaselines), y la cantante de Dirty Pink, un grupo de punk femenino que no encuentra el camino del éxito. Una historia de amor tan forzada y previsible como una canción de David Guetta (que también actuaba ese año). Un romance festivalero que arranca de la peor forma posible, con una excusa argumental de lo más artificiosa e inverosímil: un señor negro salido de la nada esposa a los dos cantantes y les obliga a permanecer juntos todo el festival. Así, porque sí.

A partir de ahí ‘Rock’n Love’ se convierte en una tontorrona comedia romántica con festival al fondo. O, al contrario, en un documental impresionista sobre el T in the Park interrumpido constantemente por unos actores que fingen estar enamorándose. Pocas veces una ficción ha resultado tan molesta, como si un cabezón se interpusiera entre tu mirada y la pantalla no dejándote ver la película. Cuanto más narrativa, peor. Cuanto menos, cuando el texto se diluye y deja emerger al contexto, mejor. Es ahí, en esos momentos, donde ‘Rock’n Love’ aparece como lo que pudo ser: una ficción mínima sumergida en la marea de un enorme festival de música. 4.

La Tienda JNSP