Optimus Primavera Sound 2012

-

- Publicidad -

Optimus Primavera Sound 2012

Ahora que se ha confirmado una segunda edición del Optimus Primavera Sound en Porto en 2013 es fácil decir que era de imaginar. Lo cierto es que, desde el mismo momento en el que pisabas el recinto del Parque da Cidade, lo era. En aquel momento, probablemente pesaba más la extraña (por poco usual) sensación de sentirte como en casa, de conectar con el entorno más rápidamente que en otros festivales y de querer quedarte por siempre allí. Pero, por supuesto, la continuidad del evento no dependía de una apreciación personal, sino de la respuesta colectiva, que fue todo lo masiva que se podía esperar de la marca Primavera Sound y de un cartel que, por mucho que fuese una versión mini del de Barcelona, tenía bastante de “fundacional” y deja bien asentadas las intenciones del festival para el futuro, incluso con un espíritu diferenciado, quizá más clásico y menos experimental que aquel, pero igual de interesante.

Tampoco hay que dejar de lado la atracción que tiene Portugal para el público extranjero. La organización cifra en un 50% la asistencia de público foráneo, pero vamos a obviar el dato y atrevernos a decir que la proporción portugueses/españoles/ingleses estuvo bastante igualada. No es para menos: Porto es una ciudad bien comunicada, con facilidades y muy, muy barata. Demasiado. Dentro del recinto, los precios provocaban estupefacción y alguna risa (3,50 € el medio litro de cerveza). Y además, vamos a meternos en camisas de once varas, uno se queda siempre con esa percepción de que el público portugués es mucho más respetuoso y está más interesado en lo estrictamente musical de los festivales que el español. Es así. ¿Es así?

- Publicidad -

El recinto merece un capítulo entero de halagos: bien organizado, claro e intuitivo, con zonas verdes de sobra y posibilidad de aparcar prácticamente en la puerta. Cuatro escenarios, todos ellos a menos de tres minutos andando (a tres minutos reales); tres de ellos (el Primavera y el Optimus, paralelos, y el ATP) naturales, enormes y en cuesta, con buena visibilidad desde cualquier punto; y el Club, llano, con carpa pero demasiado pequeño como para programar allí a grupos que son ya masivos como Beach House o, en menor medida, Neon Indian. Quizás lo ideal sería que el escenario ATP no estuviese tan pegado al Primavera y al Optimus (los Kings of Convenience lo tuvieron difícil para sonar por encima de Dirty Three), pero en general el Parque da Cidade es el sitio que toda organización desearía para su festival.

Como también desearían poder controlar la climatología, claro. El viento frío que empezó a soplar el viernes al ponerse el sol no auguraba nada bueno para la jornada del sábado. Y así fue que diluvió, y de repente desapareció todo lo que tenía de idílico el recinto, impracticable en algunos sitios a causa del barro, más cuando el único espacio cubierto disponible para el público, el escenario Club, tenía una de sus mitades inundadas. Para colmo, el momento en el que más agua caía coincidió con la entrega de entradas de los conciertos del domingo, para lo que se formó una cola monumental que soportaron muchos valientes que, aun a riesgo de pulmonía, no quisieron quedarse sin butaca. Con todo, y a pesar de que la cancelación de Death Cab For Cutie hacía temerse lo peor, el Primavera siguió su curso más o menos normal. Donde el día anterior la empresa patrocinadora había regalado manteles, el sábado hizo lo propio con chubasqueros (convertido, sin querer, en el símbolo del festival) y no fuimos pocos los que aguantamos bajo la lluvia para ver a Spiritualized (imaginad los ciento diez minutos de ‘Hey Jane’ en esas condiciones…), aunque también es cierto que, después, el concierto de The Afghan Whigs nos pilló a muchos de vuelta al hotel en busca de ropa seca para poder aguantar el resto de la noche. Mejor suerte corrieron Mujeres, Veronica Falls o Baxter Dury, que tocaban bajo techo y probablemente convencieron a más de uno que no se había planteado ni verlos en otras circunstancias.

- Publicidad -

En lo musical, sin muchas diferencias con respecto a lo leído de Barcelona, las grandes sorpresas fueron las pequeñas decepciones de Neon Indian y Saint Etienne. Los primeros, con problemas de sonido desde el principio, no llegaron a cuajar a pesar del gran material de sus dos trabajos, y los segundos, ante un público mayoritariamente inglés que, sin embargo, parecía pasar del asunto tanto como los que se habían ido a cenar, mejoraron el directo de Barcelona, pero tampoco fue como para echar cohetes. Tampoco les resultó beneficioso a los londinenses ni coincidir con unos muy solventes Washed Out ni estar programados entre dos de los mejores y más masivos conciertos del festival, el de Kings of Convenience, con un Erlend Oye desatado casi de más, y el de The xx, hipnótico e inolvidable. Tampoco convencieron The Rapture hasta el punto de ser el tema de conversación más recurrente de la jornada del viernes.

Cumplieron Yo La Tengo, esta vez no tan apagados como en Barcelona (de hecho nuestros oídos agradecieron el cambio de tercio con unos simpáticos Tennis, que no sabemos si algunos interesados se perdieron por culpa de un error en los horarios); The Flaming Lips, a pesar del desgaste del repertorio de siempre y del cansino recurso al confeti, a los globos y demás zarandajas; y Rufus Wainwright, a pesar de su evidente desgaste físico (siempre tan él, dijo amar Porto por, entre otras cosas, “sus librerías”). Por encima de la media, que fue muy alta, destacar el show de los Black Lips, loquísimo (sigo sin tener muy claro qué pasó sobre el escenario en ese atropelladísimo final) y el de Chairlift, confirmando su buena racha.

Foto: Hugo Lima para Optimus Primavera Sound.

Lo más visto

No te pierdas