‘Rock of Ages’: ‘Mamma mia!’ glam-metalera

Por | 09 Ago 12, 19:51

¿Es el director Adam Shankman un agente infiltrado cuya misión es acabar con la Cienciología en el mundo del cine? Yo creo que sí. Si no, ¿cómo explicar que haya sido capaz de convencer a sus dos máximos representantes en Hollywood, John Travolta y Tom Cruise, para que realicen las dos interpretaciones más bochornosas de sus carreras? Shankman tiene un plan oculto, seguro. Después de engañar a Travolta en ‘Hairspray‘ (2007), disfrazándolo de Divine para humillarlo con la promesa de una “sorprendente reinvención”, ahora hace lo mismo con Cruise. Aprovechando la actual vulnerabilidad emocional de la estrella, el director y coreógrafo le ha convencido para que “saque su vis cómica” regalándole un personaje que no sacaría adelante ni Baron Cohen: una susurrante mezcla entre Steven Tyler y Axl Rose que da más cosica que la vuelta de Guns N’ Roses.

‘Rock of Ages’ ha sido uno de los grandes batacazos del verano en EEUU. No es de extrañar. Por muy degradado con esté actualmente el género musical, este “homenaje” al heavy ochentero (destinado a ofender a los amantes del género) no se lo traga ni el más fan de las camisetas rockeras de H&M. Siguiendo la línea marcada por franquicias musicales como ‘Mamma Mia!’, ‘Rock of Ages’ pone un argumento calcado al de ‘Burlesque’ (2010) -paleta cantarina llega a la ciudad, conoce a camarero cantarín y acaba trabajando en un club con dificultades económicas- al servicio de unos números musicales con menos gracia que ir a un karaoke sin amigos. Una colección de greatest hits del glam metal que incluye canciones de Def Leppard, Journey, Bon Jovi, Twisted Sister, Poison o, cómo no, el ‘More Than Words’ de Extreme.

Favorita desde ya a los Razzies de este año, ‘Rock of Ages’ no funciona ni como homenaje nostálgico para cuarentones ni como divertido revival posmoderno. Pero eso sí, hay dos razones para no huir en dirección contraria a los cines donde la proyecten: 1) sale un mono (que no es la gran Crystal, pero no está mal), y 2) esconde una lectura de lo más esperanzadora: después de su fracaso en taquilla quizá nos libremos de… ¿qué sería lo próximo? ¿’Nirvana, el musical’? 2.

La Tienda JNSP