Beach Fossils / Clash The Truth

Por | 02 Mar 13, 11:43

Hay algo extrañamente meditado en lo nuevo de Beach Fossils. Como queriendo “ganar la partida” al par de miembros originales del grupo que lo han abandonado (uno de ellos, por cierto, tan feliz con su exitoso proyecto en solitario, DIIV), el alma máter de Beach Fossils, Dustin Payseur, ha hecho un disco más o menos largo, de catorce pistas, con algún que otro interludio que parece recordar, exitosamente, a Stars of the Lid (van fuertes), y con títulos tan potentes como el de ‘Generational Synthetic’. Por no hablar de la impresionante cubierta, que emula un gran clásico que este disco evidentemente no es.

No es que publicar un trabajo fundamental de ese pop ensoñador teñido de post-punk tan popular en nuestros días, con lo sobadísima que está la propuesta ya a estas alturas, haya sido la meta de Payseur con ‘Clash The Truth’. Pero, de algún modo, se percibe en él álbum la voluntad de crear algo que se aleje ligeramente del sonido de su homónimo álbum debut, un disco que no innovaba nada, pero que ofrecía algo a lo que nadie se puede resistir: buenas canciones. Desde ‘Beach Fossils’, publicado en 2010, la vida de Payseur se ha oscurecido y de lo soleado de temas como ‘Vacation’ (título revelador) no hay ni rastro en este disco.

Con los maravillosos resultados que ha dado la depresión en la historia del rock, pues, no es de extrañar que Payseur haya tratado de hacer algo de lo que la gente (indie) hable durante años. ‘Clash The Truth’ (canción), sin ir más lejos, posee entidad de hit en mayúsculas, compuesta específicamente para que la coree la masa en sus conciertos, mientras el dream-pop de ‘Sleep Apnea’ emparenta al grupo con propuestas como Real Estate, con enternecedores resultados. A lo largo del álbum, no obstante, lo que prima es la confusión que invade la mente de Payseur, un malestar existencial presente, por ejemplo, en la gran canción del disco, ‘Shallow’, o en la rabia de ‘Generational Synthetic’, que incluye la frase “todos mis amigos están lejos” o el sintagma “patético generacional”.

Con satisfactorios resultados, ‘Clash The Truth’ ha sido producido por Ben Greenberg de The Men. Su trabajo a los mandos mantiene en todo momento la atmósfera opresiva de las composiciones de la banda, y brilla en referencia a la calidad cristalina de las guitarras o a su rugir en temas como ‘Birthday’. También destaca la batería de Thomas Gardner, el único miembro original de Beach Fossils que ha quedado junto con Dustin, en los trotes de ‘Generational Synthetic’ o en el sonido post-punk clásico de ‘Caustic Cross’. ‘In Vertigo’, como ‘Sleep Anea’, alcanza las nubes esta vez de mano de Kazu Makino de Blonde Redhead y ‘Crashed Out’ tampoco está mal como cierre.

Los interludios, por su lado, dan sensación de unidad al disco y aportan la variedad necesaria para escapar durante unos segundos del caos que sobrevuela ‘Clash The Truth’. Son olvidables pero están bien si el oyente escucha el disco entero y no en modo aleatorio, para descansar de tanta reverberación y voces autodobladas. Merece la pena, sin embargo, comentar ‘Modern Holiday’, una bella pieza ambiental compuesta a partir de una sección de cuerdas tan Stars of the Lid que parece efectivamente de Stars of the Lid.

Tanto la oscuridad de las letras como la fuerte influencia del post-punk, el uso de interludios o el mismo diseño de la portada del álbum definen a unos Beach Fossils perdidos en el mundo pero con la mirada hacia adelante y un interés por crecer como banda. Aun así, han tardado tres años en sacar este disco, pero el EP que sucedió a su debut podría decirse que les salvó del olvido, por lo que quizás hubiera sido mejor decisión intentar empujar un poco más los estrechos límites del género en el que se mueve la banda y aportar novedades, que tanto hacen falta. Pero, como es el caso de Beach Fossils, por muy poco que innoven siempre les quedarán las canciones, y de esas en ‘Clash The Truth’ hay unas cuantas.

Calificación: 6,7/10
Lo mejor: ‘Clash The Truth’, ‘Sleep Anea’, ‘Modern Holiday’, ‘Shallow’
Te gustará si te gusta: DIIV, Wild Nothing, Real Estate, Cloud Nothings
Escúchalo: Deezer

Etiquetas:
  • Carlos

    El primero ya era flojete, y este es directamente un coñazo. Normal que el de DIIV se hay ido corriendo

  • Pues yo aquí discrepo bastante, a mí me parece muy buen disco, y mucho mejor que el primero. De hecho es de los que más me está gustando en lo que va de año.

Send this to a friend