‘Iron Man 3’, a la tercera va la vencida

Por | 26 Abr 13, 12:06

Siempre se dice que segundas partes nunca fueron buenas. Pero todos conocemos el caso de grandes secuelas que, si bien no lo superan, al menos igualan al filme original. Lo que no había pasado nunca, o casi, es que una tercera entrega fuera la mejor de toda la saga. Hasta hoy, claro, que ya tenemos la excepción que confirma la regla: ‘Iron Man 3’.

Desde luego que no hay superhéroe más unido al actor que le da vida que Tony Stark, personaje que rompe la barrera entre ficción y realidad hasta el punto de que no existiría de no ser Robert Downey Jr. el encargado de ponerle cuerpo, voz y alma. Algo que ya sabíamos por las veces en las que le hemos visto meterse en la armadura de Iron Man (tres contando ‘Los Vengandores’, cuyas réplicas eclipsaron al resto del reparto), pero que nunca había dejado tan claro como en esta entrega dirigida por Shane Black en la que, sin perder arrogancia y chulería, se muestra más vulnerable que nunca. El amor tiene estas cosas.

Pero ojo, que esto no significa que Iron Man se haya “nolanizado” y aparezca ahora con ganas de ser el nuevo Batman. No olvidemos de dónde viene cada uno. Tampoco le hace falta. La oscuridad y profundidad asociadas al hombre murciélago son del todo incompatibles con el espíritu de circo que acompaña las aventuras de este Iron Man que funciona mejor como maestro de tres pistas que como solista de un teatro negro donde todo se cuenta con silencios y sombras. Basta con tener presente que Tony Stark salió del armario en la anterior entrega, mientras que Bruce Wayne prefiere seguir ocultándose tras una máscara.

En cualquier caso tampoco hay que ser muy listo para entender que hablamos de productos distintos. De hecho, cuando comienza la película basta un segundo para darse cuenta de su carácter lúdico, que es lo que tardas en reconocer los primeros acordes del temazo noventero ‘I´m Blue (Da Ba Dee)’ de Eiffel 65, que pone música a la secuencia de apertura que marca el tono de un guión más largo de lo deseado que nunca pierde de vista el chiste referencial, ya sea evocando lo ocurrido en ‘Los Vengadores’ ya sea a costa de productos como ‘Downton Abbey’. Incluso uno de los villanos consigue arrancarnos más de una sonrisa, aunque esto es más por el buen hacer del actor (no diremos cuál para no spoilear nada) que por otra cosa.

Claro que una cinta de acción no vive de los chistes, de ahí que entre réplicas ingeniosas aparezcan secuencias de adrenalina muy bien rodadas y postproducidas como la destrucción de la residencia Stark o un rescate a 17 personas cayendo desde las alturas. Lástima que todas ellas sean más grandes que la traca final, que no termina de ofrecer el clímax de lucha entre el bien y el mal que se espera en este tipo de películas por culpa, volvemos a insistir, de esta manía de alargar las películas sin motivo para que los espectadores ocasionales, como aquellos que compran libros de 600 páginas para leer en vacaciones, sientan que han amortizado la entrada. Menos mal que al terminar los títulos de crédito finales hay una pildorita que deja buen sabor de boca, y lo que es mejor, con ganas de más. 7

  • Q

    Indiana Jones 3 y La Jungla 3

  • Pues si es la mejor de las tres, teniendo en cuenta que las dos primeras fueron bastante aceptables (especialmente la primera), ya voy al cine con otra perspectiva…

    Gracias!

  • Cyclope

    Puede q ésta tenga ese “algo” q en mi opinión, les faltó a las otras dos..

  • forbidden

    Pues sí hay ganas, la primera me sorprendió gratamente y la segunda no estuvo tampoco mal.

  • soldorado

    Toy Story 3

  • El Retorno del Rey

  • PEP

    ‘El fontanero y su mujer y otras cosas de meter 3’

  • Hector

    Antes que nada, de buenas terceras partes esta como yaq dijeron Toy Story 3, El retorno del rey, (matrix revolutions jajaja no). Pero si, Iron Man 3 si es bastante buena, mejor que la dos, al nivel de la 1a entrega, efectos buenisimos y la entrada con I´M BLUE no bueno unica.

  • matmo

    Más equilibrada y con un ritmo más natural que “Iron Man 2”, pero inferior a la primera. El tal Shane Black demuestra gran sensatez al volver a colocar a Tony Stark, el socarrón, cínico, mujeriego y genialoide multimillonario fabricante de armas, en el centro del escenario, con todos los focos apuntando sobre él. Cuando tienes una carta ganadora de la que carecen la mayoría de blockbusters tienes que usarla a fondo, y si en el proceso Robert Downey Jr. debe pasarse el 95 por ciento del metraje fuera de su armadura derrochando gracia y encanto, que así sea. Con todo, es posible que la propuesta de Black esté más cerca del thriller de espionaje con tintes autoparódicos que de la clásica película de superhéroes que muchos aficionados querían ver, para muestra lo del Mandarín, que fastidiará a más de uno. Y pese al ruido aparatoso y espectacular de las escenas de acción, la imagen más memorable de la cinta es aquella en la que Stark arrastra la desvencijada armadura de Iron Man sobre la nieve. Mis impresiones más extensas sobre “Iron Man 3”, por si les interesa, aquí: http://elcadillacnegro.com/2013/04/28/iron-man-3-caballero-sin-armadura/

  • El bueno de Jack

    El tercer testamento de Emily Rose

Send this to a friend