Quantcast

‘Se fa saber’ y ‘Family Tour’, ganadoras del Atlántida Film Fest

-

- Publicidad -

‘Se fa saber’ y ‘Family Tour’, ganadoras del Atlántida Film Fest

family_tour-liliana_torresNo hay duda, el costumbrismo triunfa en España. Y no solo a nivel popular con ‘Ocho apellidos vascos’ o, en otro escalón, con la inminente ‘Carmina y amén’. También en los festivales. El documental costumbrista ‘Se fa saber’ y la comedia dramática (costumbrista) ‘Family Tour’ han sido las ganadoras del Atlántida Film Fest 2014.

‘Se fa saber’ (premio a la Mejor película) es un documental de tipo observacional sobre un pueblo tarraconense (Santa Bárbara) y sus pintorescos habitantes. Una película simpática y curiosa por lo que tiene de testimonio antropológico, pero de muy corto alcance. Es como un ‘Repor’ del canal 24h rodado con maneras de documental de autor: abuelas en la pelu del pueblo filmadas con la cámara atornillada al trípode. ¿Cuántos documentales parecidos han salido de la Pompeu o la ESCAC?

- Publicidad -

El gran valor de la propuesta quizá sea su sencillez, su falta de trascendentalismo (ese que inflama los documentales de muchos de sus colegas). La directora Zoraida Roselló mira a los ojos de las personas a las que retrata, nunca por encima del hombro. No son una mera excusa para construir un discurso poético o político, sino el principal objetivo de su película. ¿El resultado? Cercanía y humanidad.

‘Family Tour’ (Premio Especial del Jurado) es una comedia dramática (o “dramedy”, como dice su directora) que parte de una propuesta argumental muy atractiva: el tour familiar que debe recorrer, quiera o no, cualquiera que viva fuera de su lugar de origen y vuelva a casa a visitar a la familia. Pero si la propuesta es interesante, la forma de rodarla lo es aun más: filmar el tour no con actores profesionales, sino con tu propia familia.

- Publicidad -

La ópera prima de Liliana Torres, que cuenta con la cantante Joana Serrat haciendo de amiga de la protagonista y dando un concierto, es una ficción autobiográfica (y casi terapéutica) traspasada constantemente por la realidad. La directora abre las puertas y las ventanas de su película para que entre el aire fresco en forma de documental. La hermana, el padre, los primos, tíos y abuelos y, sobre todo, la madre (fantástica, una especie de Carmina charnega que se pinta los ojos con rotulador), insuflan vida a la película y le restan rigidez narrativa. Aunque el contraste entre la interpretación profesional de la actriz principal y el amateurismo de los demás es muy acusada, provocando a veces un molesto chirrido (por parte de la profesional), la película consigue su objetivo: hacer una foto de familia donde todos sonríen aunque estén tristes.

Lo más visto

No te pierdas