Lily Allen / Sheezus

Por | 05 May 14, 12:48

Lily-Allen-SheezusQue Lily Allen hiciera un disco sobre la absurda guerra de pop femenino que se ha vivido en foros y redes sociales en los últimos años se podía considerar casi una necesidad. Cinco años después de ‘It’s Not Me It’s You‘, tiempo en el que se ha dedicado a su pareja y a sus dos hijos, la cantante se ha encontrado con un mundo lleno de tetas, culos, twerking y, de manera más ridícula todavía, la aparente imposibilidad de ser fan de algunas cantantes a la vez, de tener que escoger entre unas u otras, algo que no sucede tan frecuentemente entre artistas masculinos.

Lily ha decidido feminizar el nombre del sobresaliente último disco de Kanye West, ‘Yeezus‘, bromeando sobre todas estas cuestiones en temas tan importantes para este lanzamiento como el titular, producido junto a DJ Dahi, en el que habla expresamente de su retorno con menciones a Lady Gaga, Katy Perry o Rihanna («no dejéis a mis hijos mirar cuando entre en el ring», dice antes de sentenciar «ser la segunda mejor nunca será suficiente para las divas) o el propio primer single, ‘Hard Out Here‘ («me vas a encontrar en el estudio y no en la cocina / no voy a alardear de mis coches ni hablar de mis cadenas / no necesito mover el culo para vosotros porque tengo cerebro»). Pero además salpicando otros cortes como ‘Silver Spoon’ (menciona a una multi), ‘Close Your Eyes’ («I’ll be Beyoncé / Baby say my name») o ‘Insincerely Yours’, que critica la industria y en concreto a las modelos Delevigne y Jourdan Dunn y a Rita Ora con un estribillo que repite insaciable «estoy aquí por el dinero».

En sintonía con la vertiente de pop electrónico ultra artificial aparecen los sencillos ‘Air Balloon‘, ‘Our Time‘ y ‘L8 CMMR‘, un tema sobre lo bueno que es su hombre en la cama que Lily ha decidido incluir aquí. Son escuchables, el reflejo de una era en la que mandan dubstep y Auto-Tune y logran arrancar una sonrisa en su retrato costumbrista (una de las señas de identidad de las letras de Lily, la referencia al período en ‘Sheezus’, por poner un ejemplo, es hilarante). El problema es que ‘Sheezus’ no contiene corte alguno que pueda mirar de frente a los mejores momentos de los dos álbumes anteriores. Tras escucharlo, es inevitable pensar que la mejor manera de luchar contra el machismo en la industria, la uniformidad de estilos o la EDM es haciendo buenas canciones, tan frescas como ‘Smile’ o ‘LDN’, tan inolvidables como ‘Not Fair’ o tan sentidas como ‘Littlest Things’ (o bien un álbum tan experimental como el propio ‘Yeezus’, claro). Esta vez la compañía de su hombre de confianza Greg Kurstin no le ha servido para tanto y duele de verdad que la canción más emocionante sea la versión de Keane, ‘Somewhere Only We Know’, único hit verdadero de esta era y por tanto finalmente incluido como bonus track.

Es reseñable que los intentos por hacer canciones menos electrónicas sean a veces modestos y frustrados. Si ya te parecía que la mejor idea para ‘URL Badman’, una canción sobre los trolls de internet con mención a Pitchfork, Tyler the Creator y un remix de xx, no era meter un poquito de ese dubstep con el que Lily ironiza en las letras (mucho mejor las ovejas balando), lo cierto es que el poso soul de ‘Insincerely Yours’ y ‘Close Your Eyes’ no puede sonar más añejo, como a discos de las Spice de 1997 («let’s spice it up», propone la última sin conseguirlo), y el country de ‘As Long As I Got You’, más fuera de lugar.

La suma de Auto-Tune con estas canciones deja un efecto algo kitsch, casi con olor a tienda de segunda mano. Pero son varias las cosas que salvan este disco de la hecatombe: que Lily estaba más o menos capacitada para repetir los discos anteriores queda reflejado en ‘Take My Place’ y en la vibrante ‘Life for Me’. Igualmente, ‘Miserable Without Your Love’ logra unir a la Lily artista y a la Lily vulnerable en un tema que no debería haber sido un simple bonus track. Y finalmente, el disco sí consigue esa singularidad de «álbum complicado» (la mejor cualidad en un mundo en el que se editan decenas de álbumes por semana): ‘Sheezus’ sólo podría haberlo firmado Lily Allen. Porque hay que agradecer que la cantante desistiera de su idea de firmar este álbum con el apellido de su esposo. Sí, en algún momento en estos cinco años llegó a anunciar que este álbum lo firmaría como Lily Rose Cooper. No tenía mucho sentido firmar ‘Sheezus’ con el nombre de casada, no…

Clasificación: 7/10
Lo mejor: ‘Our Time’, ‘Life for Me’, ‘Sheezus’, ‘Somewhere Only We Know’
Te gustará si te gusta: las canciones con Auto-Tune, los anteriores
Escúchalo: iTunes (en una insoportable versión censurada)

La Tienda JNSP